Igea: "La reforma y el cambio no obligaban a la salida del PP"

Igea: "La reforma y el cambio no obligaban a la salida del PP"

|

Francisco Igea (Valladolid, 1964) dio el salto de la medicina -ejerció como médico especialista en el aparato digestivo en un hospital palentino durante 20 años- a la política en 2014, cuando concurrió como candidato a las primarias de UPyD para presidir la Junta de Castilla y León. En 2015 concurrió por vez primera a la Cámara Baja como candidato de Ciudadanos por Valladolid y, desde entonces se fue haciendo un hueco en el partido naranja: primero como responsable del área de Sanidad en el Comité Ejecutivo en 2017 y, después, como candidato a presidir la Junta.


Las primarias para ser el candidato a la Junta de Castilla y León por Ciudadanos fue más que un 'atragantón' en su lucha frente a la expopular Silvia Clemente, apoyada por la entonces dirección nacional. Las irregularidades en la votación le auparon como candidato del partido en la Comunidad. Y, ahora, Francisco Igea es el 'todopoderoso' vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior.


 Si algo hay que agradecer, de momento, a Cs es su política de transparencia desde el Legislativo y Ejecutivo regional.                                                                Es donde se ha notado más rápidamente la utilidad del mensaje de Ciudadanos y, sobre todo, el cambio. Nosotros, cuando hablamos de cambios, siempre decimos que el cambio no es cambiar a un partido por otro, es cambiar las normas. Y una de las normas más importantes será mejorar nuestros niveles de transparencia. Mucha gente no lo entendía cuando creamos la Consejería de Transparencia, era como una canonjía que no servía para nada. Yo creo que no han pasado seis meses y los ciudadanos ya han notado la diferencia.


"Muy satisfecho. Meses duros, de mucho trabajo, pero de buen nivel de colaboración en el Gobierno regional"


¿Satisfecho en estos seis meses de Gobierno PP y Cs en Castilla y León?               Muy satisfecho. Meses duros, de mucho trabajo, pero de un buen nivel de colaboración. Y con velocidad en los cambios normativos y las reformas, que yo creo que nos van a permitir llegar a final de legislatura con el trabajo hecho, que es de lo que se trata.


¿Por lo que dice, no se arrepiente de nada?                                                              Nadie puede decir que no se arrepiento de nada. Yo me arrepiento todos los días de muchas cosas, pero creo que el conjunto de estos meses es un buen resultado en el que se está viendo el cambio en nuestras preocupaciones. Y la mía personal, más importante, era que la gente entendiese este gobierno como un gobierno diferente, como un gobierno de cambio. Porque ése era nuestro mensaje electoral. Eso era lo que queríamos, no defraudar a los ciudadanos. Yo creo que ese mensaje se está logrando.


¿Cree que los militantes y votantes de Cs entendieron este pacto de gobierno?     Creo que les costó entenderlo al principio, pero estimo que, a día de hoy, -lo contaba en la cena que tuvimos con más de cien militantes, la más grande de militancia de toda España- en las primeras semanas, e incluso en los primeros dos meses, mucha gente me paraba por la calle para manifestarme su enfado y su disgusto.


Pero, últimamente, la gente que me para por la calle es para felicitarnos. Lo cual no es una encuesta, pero sí queda un poco la idea del cambio que se ha producido en la opinión pública, que es bueno porque, efectivamente no salió el Partido Popular, pero sí entró Ciudadanos. Siento que la reforma y el cambio no obligaban a la salida del Partido Popular. Lo importante para nuestros votantes es que se vieran esos cambios que, insisto, son bastante palpables.


 



 


¿Se puede considerar a Cs como el salvavidas del PP?                                             Lo que se puede considerar en la mesa del Gobierno a Ciudadanos es el garante de la reforma y la regeneración. Nosotros siempre decíamos que garantizaríamos una reforma, fuese como fuese, y yo creo que eso lo podemos cumplir.


No se trata de salvarle la vida al PP ni ahogar al PSOE. No se trata de eso. Lo he dicho desde el principio cuando firmamos el pacto, lo dije y lo mantengo cada día. Mi obsesión en este pacto de gobierno no es ni matar al PP ni salvarle la vida. Mi obsesión es seducir a los votantes, es decir, a los ciudadanos que piensen que efectivamente nosotros hemos sido capaces de cambiar las cosas. Tanto en la política regional como en la política nacional la gente busca mucho más cadáveres que soluciones, y yo prefiero buscar soluciones antes que cadáveres.


No me aportan nada esos planteamientos. Los ciudadanos están bastante cansados de esa política, y creo que agradecen bastante más que les demos soluciones que les demos carnaza.


Los resultados de las últimas elecciones generales parece que iban por otro camino.                                                                                                                        Bueno, lo que dicen los resultados no es eso. No, porque tres de las primeras seis provincias en resultados de Ciudadanos están en Castilla y León. La tercera provincia con mejores resultado fue Burgos y Salamanca la cuarta. Entonces parece ser que la labor del Gobierno regional no ha empeorado los resultados globales. No voy a decir que los ha mejorado, aunque también podría decirlo, pero no los ha mejorado mucho.


Los ciudadanos han sabido distinguir, porque nosotros teníamos un problema de mensaje y de estrategia a nivel nacional, y lo hemos sufrido todos los candidatos en todas las provincias. Pero desde luego, del efecto de nuestro trabajo autonómico no se ha derivado un peor resultado a nivel local.


"Nosotros hemos abierto muchos frentes, claro, veníamos a cambiar las cosas"


Respecto a las políticas del Gobierno regional. Algunos frentes abiertos en la Comunidad, como la Sanidad con el supuesto, por la oposición, cierre de consultorios.                                                                                                             Supuesto es la palabra. Nosotros hemos abierto muchos frentes, claro, veníamos a cambiar las cosas. Por eso hay polémica, porque las estamos cambiando. Si no hubiera polémica yo estaría preocupado. Los hechos van a desmentir las opiniones. Ha ocurrido ya durante estos meses, los ciudadanos han visto que se decían cosas de nosotros, unos decían unas y otros otras, y al final se han cumplido.


Estamos trabajando con normalidad. No se va a cerrar ningún consultorio. No viene el Apocalipsis. No nos vamos a comer a los niños. Cuando pasen cuatro años la gente lo comprobará.


¿Qué precisa la Sanidad en Castilla y León, siendo uno de los servicios con mayores quejas por parte de los ciudadanos?                                                          Esta ‘casa’ tiene algunos números que son imbatibles. Conviene decir que estamos en segunda posición en número de médicos especialistas por persona por 100.000 habitantes.


Estamos los terceros, ahora mismo, en las 17 comunidades presupuesto por habitante en Sanidad. Pero lo que es más importante para nosotros, los indicadores de salud, los indicadores de resultados, los indicadores claves del sistema dicen que nuestra Sanidad es de calidad.


En este campo es donde yo creo que estamos peor, no nosotros, sino todo el conjunto del país, porque falta ‘cultura de medición de resultados en salud’, y es uno de los centros que vamos a introducir ya este próximo año. Vamos a tener un Observatorio de Resultados con el que vamos a poder decir a la gente cómo es el nivel de calidad, no sólo el tema de la eficiencia, no sólo el gasto, sino la realidad de la Sanidad en Castilla y León. Qué pasa con los enfermos diabéticos, con las personas que le da un infarto, con las personas que esperamos con cáncer de colon. Cuáles son nuestros resultados de mortalidad, de movilidad. Yo creo que solo le faltaba un poco a la Comunidad, esa cultura de medición y mejora continua de resultados que es lo que nosotros queremos introducir.


Tenemos unos excelentes profesionales. Tenemos unos buenos resultados. Tenemos la esperanza de vida media más alta del país y todos los indicadores que tenemos dicen que tenemos una buena base, una buena Sanidad.


Es que el panorama que pintan algunos no se corresponde con la realidad. Hace que ya empiece a no perder el tiempo en decirle a la gente cuándo es de día, cuándo es de noche.


Otro de los asuntos importantes es la Ordenación del Territorio, ¿qué tiene que decir al respecto?                                                                                                      Sí, todos llegamos a la conclusión de que esta Comunidad necesita una Ordenación del Territorio. Necesita una ordenación de sus recursos, una gestión más orientada a los resultados y, ahí, es donde vamos a trabajar.


Estamos trabajando en ese tema. Pero hay que decirle a la gente que si no hacemos nada, esta Comunidad va a tener problemas muy serios dentro de muy poco tiempo. En Castilla y León, si no somos capaces de hacer una política de crecimiento, de ordenar sus recursos, va a haber un bloqueo presupuestario. Y luego, si hiciéramos caso a lo que dicen los señores que van por ahí anunciando el apocalipsis, se vería en un bloqueo absoluto y en un colapso en muy pocos años. No nos podemos permitir hacer caso a gente que sólo piensa en su horizonte electoral. Estamos pensando, y esto es una diferencia que tiene esta Administración, y yo creo que tenemos nosotros, no estamos pensando para las siguientes elecciones. Ninguno de los consejeros, por lo menos los que son de Ciudadanos, se plantean qué va a ser de nosotros, no nos interesan las elecciones, nosotros no trabajamos con esa mira con la que se trabaja habitualmente, y eso es lo que nos permite hacer reformas.


Tampoco debemos olvidar la despoblación y la fuga de jóvenes. ¿Existe solución a esa ‘Comunidad Vaciada’?                                                                                      Los indicadores demográficos de esta Comunidad son muy preocupantes. Existen pocos sitios en Europa que tengan una densidad tan desértica como tiene la Raya con Portugal, por ejemplo. Estamos entre 5/7 habitantes por kilómetro cuadrado, el desierto del desierto.


Y tenemos que hacer cosas. Pero tenemos que hacer cosas que aumenten nuestra productividad y nuestra capacidad de dar trabajo a nuestros jóvenes.


Todo el debate, cuando he dicho esto, siempre trae polémica, da igual lo que digas, siempre buscamos vueltas. Nosotros no decimos que los servicios no sean necesarios, pero los servicios no son suficientes. Por qué me voy a quedar aquí, porque tengo un médico, porque tengo trabajo, porque tengo un futuro, por la capacidad de desarrollo personal, porque tengo un servicio cultural, incluso el propio medioambiente que lo hace atractivo, es decir, seguridad y proyección de futuro. Eso es lo que hace que la gente se quede y éso, muchas veces, se olvida por parte de quienes ponen todo el foco en los servicios, que además vamos a mejorar, que además vamos a hacer que sean más frecuentes y de mejor calidad. Pero no es suficiente, lo que necesitamos es crecimiento, desarrollo y perspectivas de futuro.


¿Sus relaciones con el presidente Fernández Mañueco, a tenor de lo que se vislumbra en el hemiciclo, son buenas?                                                                    Buenas, buenas. Nunca pensé que bailaría la conga.


"En las elecciones nos vieron como un partido que abandonaba el centro para colocarse en uno de los lados"


¿Es Inés Arrimadas su candidata?                                                                              Lo he dicho ya tantas veces que no puedo decirlo más.


¿Qué precisa Cs para volver a ser esa formación que atraía el interés de los ciudadanos?                                                                                                                 Necesita que los ciudadanos vuelvan a ver a Ciudadanos como es. Ya le he dicho estos días varias veces. Es curioso, porque no cambiamos ni una sola coma del programa. De pronto, dejaron de vernos de la misma manera. Por tanto, no es un problema programático, no es un problema de nuestras propuestas, sino un problema de nuestra estrategia y de nuestra comunicación.


En la estrategia, yo creo que se cometieron errores, que hicieron que la población nos viera como un partido inútil, que no hacía el trabajo que se precisaba y, además, un partido que abandonaba el centro para colocarse en uno de los lados. Esa visión, insisto, no se compadece con la realidad. Lo que marca si es de derechas o de izquierdas, o liberal o socialdemócrata, es su programa, su política, y eso no ha cambiado. Seguimos siendo la gente que cree en la libertad individual, de mercado, en los derechos, en la protección social, en las mismas cosas que creíamos. Pero nuestra estrategia en nuestra comunicación no ha sido muy afortunada. Los resultados lo dicen, y eso hay que cambiarlo.


Finalmente, podría ser usted candidato a las primarias que se abrirán en su partido.                                                                                                                         Nunca descarto nada en política. Pero mi candidata, y yo creo que es la persona más capacitada para llevar el partido adelante, es Inés Arrimadas. Voy a trabajar todo lo necesario para que tengamos el mejor candidato posible, y el mejor candidato posible en este momento es Inés Arrimadas.


Y eso no quiere decir que nosotros no creamos que eso es suficiente. Es necesario ese cambio de organización, y ese cambio de estrategia, que permita al partido salir de esta situación. En ello es en lo que voy a trabajar. Y, además, cada día tiene su afán.