DAZ da a espalda al Ayuntamiento y rechaza el convenio de gestión de colonias felinas

DAZ da a espalda al Ayuntamiento y rechaza el convenio de gestión de colonias felinas

|

Desde la Junta Directiva de la Asociación Defensa Animal Zamora (DAZ) han comunicado la decisión de dar por finalizada la colaboración, así como su labor de voluntariado, en relación a la gestión de las colonias felinas mediante convenio firmado con el Ayuntamiento de Zamora.  


Asimismo, han informado a los ciudadanos de que a partir de ahora, y al menos mientras los responsables municipales no den marcha atrás en sus planteamientos y mientras otra entidad no pase a realizar la labor desarrollada en estos años por DAZ, tendrán que acudir al Ayuntamiento para resolver los asuntos relacionados con los gatos de la calle.


Las razones que han llevado a los miembros de la Junta Directiva de DAZ a tomar esta decisión han sido las recientes acciones llevadas a cabo desde el Área de Hábitat sostenible, gestión urbanística, infraestructuras y movilidad del Ayuntamiento de Zamora, de la cual depende la gestión de colonias felinas en la ciudad y que han consistido en “la captura de gatos pertenecientes a colonias y su posterior traslado a jaulas del Centro Municipal de Recogida de Animales (la perrera)”.


En DAZ consideran que se trata de una actuación totalmente contraria a los principios de la gestión ética de colonias felinas, los cuales fueron la base para los convenios firmados en los años 2017, 2018 y 2019 entre dicho Ayuntamiento y la asociación. Tras la constatación de los hechos referidos y tras diversas conversaciones mantenidas con los responsables municipales correspondientes, entienden que se ha incumplido la gestión ética que era la base del Convenio y del acuerdo entre el Ayuntamiento de Zamora y DAZ.


Desde DAZ señalan que el pasado mes de octubre de 2019, el equipo que conforma la Junta Directiva recibió la información de que personal del Ayuntamiento estaba realizando capturas de gatos pertenecientes a una colonia de la ciudad y trasladando a los mismos a las instalaciones de la perrera municipal. “Teniendo en cuenta que el convenio entre la asociación y el Ayuntamiento estaba en vigor, en DAZ no entendimos ni semejante decisión ni la falta de comunicación. Nos sentíamos engañados y que se estaba engañando también a la ciudadanía, a toda esa gente que ha aplaudido la iniciativa y especialmente a vecinos y alimentadores de colonias felinas, que habían encontrado en la colaboración entre las dos entidades soluciones a conflictos entre zamoranos y un apoyo para el cuidado de los gatos que habitan en calles, parques y solares”.


Dada la situación, desde DAZ se pusieron en contacto con la concejala de Salud pública, cementerio y consumo (María del Carmen Turiel Gago) para solicitar una reunión con carácter urgente en la que poder aclarar los hechos de los que habíamos sido conocedores. Sin embargo, “la concejala respondió aludiendo a que estaba muy ocupada en su vida privada y rechazó la solicitud. Posteriormente, solicitamos por correo electrónico la reunión y, al no recibir respuesta mediante esta vía, presentamos un escrito registrado en el Ayuntamiento de Zamora. No obtuvimos contestación a ninguna de estas peticiones, de modo que seis semanas después acudimos al superior de la mencionada concejala, Romualdo Fernández Gómez, coordinador del Área, quien manifestó no tener conocimiento de nada de lo que le contábamos y quien se reunió con varios miembros de la Junta Directiva de la asociación con el objetivo de ser informado de lo sucedido”.


Tras esta reunión, en la que transmitieron los hechos ocurridos, los cuales fueron confirmados por el citado Coordinador, éste se comprometió a darles una respuesta de forma ágil. Transcurrido un mes, les citó el 16 de diciembre a las 13:30 horas y les informó de que “no iban a rectificar con respecto a las capturas y traslados a jaulas de los gatos de la colonia en cuestión, ante lo cual nosotros mismos, DAZ, le comunicamos nuestra decisión de no continuar trabajando con el Ayuntamiento de Zamora (trabajo que, recordamos, realizamos de forma completamente voluntaria, sin contraprestación económica y sin ningún ánimo de lucro), ya que la gestión ética de colonias felinas contempla las acciones propias del método CES (captura – esterilización – suelta en su colonia) y considera posibles reubicaciones, pero no admite el enjaulado de gatos”.


El coordinador “se mostró sorprendido e incluso enfadado por la decisión. Por nuestra parte, le explicamos la enorme gravedad que supone mantener a un gato feral, que no está socializado con seres humanos y que está acostumbrado a vivir en espacios abiertos, en una jaula de la perrera, algo que consideramos inadmisible desde el punto de vista del bienestar animal. Asimismo, insistimos en la ineficiencia de los actos que estaban llevando a cabo en la colonia, ya que los gatos que son capturados y extraídos de la misma terminan siendo reemplazados por otros que llegan y que encuentran refugio y alimento en el mismo lugar. Esto es una dinámica bien conocida y que debe ser tenida en cuenta a la hora de planificar y ejecutar la gestión de una colonia felina. Es más: la colonia por la cual se ha llegado a este punto ha sido tratada de eliminar durante al menos quince años, pero los gatos siguen naciendo, se siguen quedando, y siguen llegando y habitando allí. Finalmente, manifestamos que resultaba obvio que desde DAZ no íbamos a hacerle el trabajo a una corporación municipal que toma tal tipo de decisiones y que apuesta por seguir adelante con ellas, a pesar de los argumentos en contra aportados desde la asociación”.


Desde DAZ remarcan que no es la primera ocasión en la que sucede algo similar, pero hasta ahora habían rectificado. Recuerdan un caso de 2017, cuando se hicieron capturas de gatos en la colonia del Portillo de la Traición. DAZ se puso en contacto con el responsable (el propio Romualdo Fernández), que de inmediato ordenó la devolución de los animales. Así, pudieron acudir a la perrera, recogerlos y soltarlos en la colonia. Cabe reseñar que el primer convenio de gestión de colonias felinas mediante CES se firmó unos meses más tarde. Al tener lugar aquellos hechos, no se había firmado ningún documento al respecto, pero ya había un compromiso por parte del Ayuntamiento de trabajar en esa dirección. Si entonces se entendió que aquellos gatos pertenecían a su colonia, desde DAZ se preguntan: ¿por qué no se actúa ahora de manera similar?


“Ante esta situación que nos decepciona y que lamentamos, desde DAZ queremos expresar que durante estos años de colaboración con el Ayuntamiento hemos cumplido nuestra parte de forma impecable. El trabajo realizado por DAZ ha sido enorme e intachable, contribuyendo a emplear correctamente y como estaba estipulado el dinero público destinado por el Ayuntamiento a esta gestión”, lo cual se puede constatar repasando los resultados que han  presentado al término de cada año en las debidas memorias:


- Año 2017: 38 gatos esterilizados (22 hembras y 16 machos), pertenecientes a 7 colonias (presupuesto del Ayuntamiento de Zamora: 3.000€).


- Año 2018: 35 gatos esterilizados (25 hembras y 10 machos), pertenecientes a 16 colonias (presupuesto del Ayuntamiento de Zamora: 3.000€).


- Año 2019: 66 gatos esterilizados (34 hembras y 32 machos), pertenecientes a 16 colonias (presupuesto del Ayuntamiento de Zamora: 5.000€).


Se preguntan si desde la ciudadanía no se verá ese dinero como tirado a la basura, en el caso de que el Ayuntamiento no rectifique y de que deje de llevarse a cabo la gestión ética de colonias felinas en la ciudad de Zamora mediante el método CES.


Reseñan también que no solo han gestionado las colonias felinas mediante CES y utilizado como estaba estipulado el presupuesto público destinado a este asunto, rindiendo cuentas y siempre en base a los convenios firmados, sino que además han:


- Gestionado una multitud de llamadas y avisos de todo tipo que nos ha trasladado la propia Concejalía de Salud Pública.


- Mediado en conflictos entre vecinos causados por la presencia y el cuidado de colonias de gatos.


- Atendido casos de gatos enfermos, heridos, atrapados en coches o garajes, por los que los ciudadanos se preocupan y para los que necesitan una solución.


- Atendido a los alimentadores de colonias autorizados, habiendo gestionado, asimismo, la entrega de carnés para ellos, pero también a los alimentadores no autorizados, que son muchos todavía en la ciudad.


- Ayudado a alimentadores que no disponen de recursos económicos, entregándoles pienso seco, obtenido en varias ocasiones mediante campañas de recogida que nosotros mismos hemos organizado.


“Todo esto es responsabilidad municipal y durante todo este tiempo ha sido gestionado por DAZ, voluntariamente y de la mejor manera que hemos podido, gracias a la experiencia de años haciéndolo sin tener firmado ningún convenio y con la falta de recursos económicos y humanos que los socios, voluntarios, seguidores, colaboradores y simpatizantes de la asociación de sobra conocen. Ahora bien, llegados a este punto, DAZ se aparta, porque no toleramos ni toleraremos que gatos de colonias sean trasladados a jaulas, sin ninguna esperanza de ser adoptados, con el único futuro de ser presos hasta la muerte porque, a día de hoy, no existe un espacio adecuado para mantener a este tipo de animales en las instalaciones de la perrera municipal”.


Defensa Animal incide en que “hasta ahora, los ciudadanos de Zamora interesados por las colonias felinas, los afectados por los problemas que perciben debido a la existencia de las mismas y los preocupados por su estado sanitario, han tenido a DAZ al otro lado del teléfono y del correo electrónico, y también en persona. Animamos a todos a poner de manifiesto el apoyo recibido por DAZ día a día y a preguntar al Ayuntamiento de la ciudad a quién pueden acudir a partir de ahora. Si los responsables municipales de la gestión de las colonias felinas en la ciudad no dan marcha atrás, los zamoranos deberán solicitar a ellos tanto la esterilización de los gatos como la desparasitación, la atención a heridos y enfermos, etcétera. A ellos deberán dirigir tanto sus quejas como sus peticiones de ayuda”.


Por último, DAZ no entiende que “la política de un Consistorio sea como una veleta. Consideramos deseable que rectifiquen una decisión tan equivocada como la de enjaular gatos ferales. Mientras que otros municipios de nuestra provincia ya han dado un paso adelante en la gestión ética de colonias felinas (Puebla de Sanabria, Villaralbo) o se interesan por comenzar a hacerlo, Zamora, la capital, que debería ser un referente para ellos, por desgracia lo da hacia atrás, no manteniendo su propia política, su propio proyecto”.