Una sentencia obliga a la Diputación a abonar una subvención denegada a San Miguel del Valle

Una sentencia obliga a la Diputación a abonar una subvención denegada a San Miguel del Valle

|

El Grupo de Izquierda Unida en la Diputación ha dado a conocer una sentencia del 7 de noviembre que obliga a la Diputación a abonar una subvención de alumbrado a San Miguel del Valle denegada por  haber ampliado la petición inicial.


Desde IU señalan que la sentencia cuestiona una práctica habitual de la Diputación con todos los Ayuntamientos que el Grupo de IU ha propuesto que se rectifique para que éstos puedan reinvertir en su pueblo las bajas y mejoras en la contratación de las obras subvencionadas por la Diputación.


La Sentencia recoge los siguientes HECHOS:


El Ayuntamiento de San Miguel del Valle recurrió ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo la decisión de la JGL (Junta de Gobierno Local) de 27 de marzo de 2019  de “pérdida del derecho al cobro de la subvención para la obra de alumbrado público en San Miguel del Valle por importe de 24.467€ correspondiente a los Planes Municipales 2016/2017).


El Ayuntamiento considera la decisión no ajustada a derecho porque con la misma cuantía había colocado luminarias en casi todo el pueblo y no sólo en las dos calles que había solicitado inicialmente: Travesía Barrero y Doctor Marañón.


La Diputación alega que se han incumplido las bases para recibir la subvención, en las que se incluye como causa de reintegro “el incumplimiento total o parcial de la actividad para la que se concedió la subvención”, puesto que según la inspección realizada por el técnico de la Diputación, la obra se ha realizado en las calles citadas (Travesía Barrero y Doctor Marañón), y en varias calles más.


La Diputación requiere por lo tanto al Ayuntamiento que certifique “la parte de la obra ejecutada que se corresponde con la subvención concedida” (la de las dos calles), a lo que la Secretaría del Ayuntamiento responde inicialmente que la obra se ha realizado conforme a la subvención y, tras otro requerimiento, que no tiene conocimientos técnicos para determinar “qué parte de la obra se corresponde con la solicitud y cuál no”, por lo que se inicia el trámite de reintegro de la subvención.


La sentencia entra en el fondo del asunto, y además de consideraciones de tipo administrativo respecto a los plazos para recurrir y otras y de reconocer que el Ayuntamiento pudo actuar solicitando alumbrado para todo el pueblo y concretar posteriormente las calles, concluye lo siguiente:


-       Que la finalidad de la subvención se ha cumplido, por lo que la retirada total de la subvención sería desproporcionada.


-       Que se concedió para dos calles, pero que “si ha servido para poner más luminarias” (como es el caso) no hay desviación de fondos públicos, ni falta de adecuación para la finalidad para la que la subvención fue concedida, ni hay incumplimiento total o parcial del objetivo para el que fue concedido, ni incumplimiento de la obligación de justificación.


A mayores dice la magistrada que “como mucho procedería un reintegro parcial”,  (con una simple regla de tres calculando el número de luminarias puesto en total y el correspondiente a las dos calles), que  las bases no imponen la devolución de las cantidades que sobren, que a los técnicos no les pareció mucho dinero para 20 luminarias de dos calles cuando se podrían poner 100 “y aun así el contratista gana dinero”, y que la finalidad de la subvención se ha cumplido “y el exceso se ha utilizado para los mismos objetivos, mejorando de esta forma tanto el bienestar de los ciudadanos como las arcas municipales que gastarán menos fondos públicos en el pago de suministro de luz para el pueblo.”


VALORACIÓN DEL GRUPO DE IU


La sentencia, que impone los costes a la Diputación, “supone un varapalo a la actuación habitual de la Diputación en las subvenciones de los Planes Municipales, en los que no permite que los municipios puedan ampliar las obras o servicios solicitados inicialmente si les sobra dinero de la subvención por las bajas o mejoras de las empresas. En los últimos años ha sido habitual el reintegro de subvenciones por asfaltar más calles de las previstas o poner más metros de tubería si la empresa contratada por los municipios proponía mejoras. Sólo se admitían mejoras en la calidad de materiales en el proyecto inicial pero no su extensión a otras zonas del pueblo, incluso cuando eran colindantes”, señalan desde IU.


La formación señala que supone así mismo una defensa de los municipios y del bienestar de los ciudadanos frente a la burocratización de la Diputación cuando finaliza antes del fallo diciendo respecto a este caso: “mejorando de esta forma tanto el bienestar de los ciudadanos como las arcas municipales que gastarán menos fondos públicos en el pago de suministro de luz para el pueblo.”


“Esta sentencia debe cambiar radicalmente la actuación de la Diputación en la gestión de los Planes Municipales, que en los últimos dos años ha supuesto la mayor inversión dedicada a los pueblos (9 millones de euros en 2018-2019), y que desde el Grupo de IU hemos planteado en la Diputación”, resaltan.


IU volverá a reiterar en los Presupuestos de este año que los municipios puedan reinvertir las bajas y las mejoras de las obras y servicios con cargo a los Planes Municipales y otras subvenciones en el propio pueblo “con lo que se consigue la eficiencia en la gestión, se favorece la autonomía municipal y se mejora el bienestar de la ciudadanía que vive en la zona rural y en consecuencia el asentamiento de la población”.


 


Finalmente, IU considera que la Diputación “no puede seguir tratando a los municipios como los hermanos pequeños de las administraciones, sometidos a su tutela, cuando son sus concejales y alcaldes los elegidos por los habitantes de los pueblos (algo que no sucede en las diputaciones)”.