La Oficina de Bienestar Animal, un espacio de convivencia en Salamanca

La Oficina de Bienestar Animal, un espacio de convivencia en Salamanca

|

NOTICIASCYL SALAMANCA continúa este domingo con su serie dominical de reportajes sobre los servicios municipales. Todo aquello que el Ayuntamiento de Salamanca tiene en marcha en su labor de servir al ciudadano y mantener la ciudad en el mejor estado posible. Áreas municipales de las que puede disponer cualquier vecino de Salamanca y que este diario acerca para que pueda conocerlas un poco mejor. Hoy, la Oficina de Bienestar Animal de Salamanca.


Una iniciativa que arrancó ya la legislatura pasada, aún si estar constituida como tal, con medidas como el inicio de la reforma de la ordenanza de animales de compañía, que está en sus últimas fases, o la instalación de zonas para perros en diferentes vecindarios, hasta alcanzar las actuales 23 que existen en la ciudad. Ya en este mandato, la Oficina se ha formalizado con nombres y apellidos. “Pretende ser un órgano que aglutine todas las políticas centradas en animales de compañía y garantizar su bienestar, además de asegurar la convivencia entre las personas que tienen animales y las que no”. Es una definición de la encargada del área, la teniente de alcalde Ana Suárez.


Esta Oficina responde a una creciente demanda por parte de los vecinos y cada vez tiene mayor calado. Se estructura a través de tres líneas de actuación. Por un lado aborda los problemas que surgen con “los animales con nombre”, es decir, aquellos que viven en un hogar y tienen un responsable de su cuidado. Desde este área se impulsa la instalación de zonas para perros a lo largo y ancho de la cuidad con el objetivo último, tal como indica Suárez, de que haya al menos una en cada barrio.



Por otro lado, en este apartado la Oficina trata de facilitar la comunicación entre los ciudadanos con mascotas y el Ayuntamiento. “Hasta ahora se diluía un poco porque hay muchas áreas implicadas, pero faltaba un interlocutor único que derive cada caso hacia donde sea necesario. En este sentido, el consistorio pondrá en marcha una aplicación móvil específica con el objeto de facilitar todos estos trámites. Además, la Oficina abrirá un nuevo espacio para su trato presencial en el edificio Victoria Adrados donde trabajará una persona ejerciendo de nexo entre los dueños de animales y el resto de áreas municipales.


Para los animales perdidos la primera iniciativa es la construcción de un centro municipal de perros abandonados. “No me gusta nada la palabra perrera. Este será un centro propio en el que puedan permanecer los animales mientras se busca a su propietario. El objetivo es que este centro dé servicio a un nuevo modelo de recogida. Ahora mismo está limitado, pero podemos dar un paso más allá. Queremos potenciar las adopciones, siendo conscientes de que algunas son muy difíciles, y si no es posible, que permanezcan allí en las condiciones más adecuadas posibles”.


Otro de los objetivos marcados por la Oficina de Bienestar Animal es el control de las colonias de gatos. Se trata de un fenómeno que existe en todas las ciudades y que, en palabras de Ana Suárez, es imposible de erradicar, pero sí es necesario controlar porque si se hace en malas condiciones puede acarrear problemas de salubridad. “Aplicamos la captura, esterilización y suelta. Se devuelve cada gato a su colonia ya esterilizado con el objetivo es que no críen indiscriminadamente”.


En este sentido, también tienen en cuenta a aquellas personas que se dedican a alimentar a estas colonias de gatos. “Para muchas personas que están solas, esta actividad es terapéutica para ellos, al estar ocupados y emplear su tiempo. Me parecería muy duro prohibírselo, pero tenemos que conseguir que lo hagan de la manera correcta, que trabajen en coordinación con las asociaciones y, sobre todo, que utilicen la comida correcta que es el pienso seco”. Por ahí la Oficina también pretende ser un eje de coordinación entre las asociaciones de animales, que hay unas 15 en Salamanca, y pretenden que tengan un papel importante en este proceso.


Asimismo, otra de la líneas de actuación es la formación y la sensibilización. “El respeto hacia los animales pasa por el conocimiento”, cree la concejala. Por ello se han encargado de abrir perfiles en todas las redes sociales y se dedican a trabajar en distintas campañas. Por ejemplo, algunas relacionadas con el abandono de animales en vacaciones, la perspectiva de que no son un juguete para regalar en Navidad o los beneficios de la esterilización. También realizan talleres de educación canina puesto que “muchos de los conflictos surgen porque el propietario no sabe cómo educar a su perro y se encuentra con problemas de convivencia”. Estos talleres tienen lugar una vez al mes en el parque de El Baldío. El próximo taller será el 25 sábado con el título 'Aquí no, aquí sí'.


En esta línea, la Oficina está trabajando a título formativo con conferencias teóricas que se abordan desde distintas perspectivas. Por ejemplo, los primeros auxilios para perros, en el que mostraron qué había que hacer ante determinadas situaciones ge emergencia que requieren de intervención. Para las charlas, simplemente hay que presentarse para asistir, los talleres, sin embargo, tienen plazas limitadas a 10 o 12 personas y es necesaria la inscripción a través del 923123119 o del correo saludpublica@aytosalamanca.es, así como cualquiera de los perfiles en redes sociales de la Oficina de Bienestar Animal.


Pero además de fomentar los buenos hábitos, este área también se encarga de luchar contra los peores, como el maltrato. Según indica Ana Suárez, lo primero es poner una denuncia en la Policía Local. “Si no, no podemos hacer nada. Con denuncias en redes sociales no se solucionan los problemas”. Cuando hay una denuncia es cuando empiezan los trámites y por eso, en caso de maltrato, lo recomienda encarecidamente. “A nosotros estos casos nos enervan y nos causan una tristeza infinita, pero es que a la gente que no tiene tampoco le gusta que hagan sufrir a los animales. Esa sensibilidad es la que tenemos que proteger”, manifiesta.


La nueva ordenanza, inminente



La creación de la Oficina de Bienestar Animal viene aparejada con el cambio en la normativa municipal. La actual ordenanza que regula la tenencia de animales de compañía data del año 1989 y los responsables municipales consideran que necesita una actualización. A este efecto se creó un grupo de trabajo en el que ha elaborado una propuesta, contando con todas las áreas que se involucran en el asunto y en breve se ultimarán los trámites.


Según recuerda Ana Suárez, es un texto creado con las aportaciones de todos los grupos, aunque se volverá a llevar a los otros partidos a través de comisión informativa para que puedan revisarlo de nuevo y alcanzar el mayor consenso posible. Después se abrirá un periodo público de alegaciones y, finalmente, irá a la sesión plenaria. Presumiblemente a la de febrero, aunque no está confirmado.


En definitiva, la Oficina de Bienestar Animal ha echado a andar con la percepción generalizada de que “era necesario poner en valor a los animales en Salamanca y cuidar de su bienestar”. Cabe recordar que hay más de 20.000 animales de compañía censados en la ciudad. “No a todo el mundo le gusta, ni tiene por qué, pero tenemos que conseguir que haya espacio para todos. Nos importan las personas, nos importan los animales y es importante que haya espacio para todos”, concluya Ana Suárez.