Docentes de la Comunidad afirman sentirse “hartos y frustrados” por el "excesivo" trabajo burocrático

Docentes de la Comunidad afirman sentirse “hartos y frustrados” por el "excesivo" trabajo burocrático

|

El 90,4 por ciento de los docentes de Castilla y León está "harto y frustrado" por el "excesivo" trabajo burocrático en los centros, según una encuesta del sindicato CSIF realizada a un millar de profesionales de la Comunidad.


Según ha señalado la presidenta del sector de Educación de CSIF en Castilla y León, Isabel Madruga, este incremento de tareas "perjudica" el trabajo académico y formativo de los profesores, así como la "atención educativa" a los alumnos.


En el marco de la campaña 'Stop Burocracia', el sindicato ha urgido a la Administración a dar "una respuesta y una solución", para lo que este lunes, 20 de enero, iniciará una recogida de firmas y remitirá un escrito a la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León para exponer este problema.


De acuerdo con la encuesta de CSIF, el 71,5 por ciento manifiesta que el profesorado "no dispone de los medios" ni de "la formación necesaria" para realizar determinadas tareas burocráticas, mientras que el 24,7 considera que "sólo en algunas ocasiones dispone de formación y medios" y tan sólo el 3,8 por ciento cree que dispone de las "herramientas adecuadas" para realizar esas tareas burocráticas.


Asimismo, el 90,7 por ciento de los encuestados opina que hay "papeleo" o determinados trámites institucionales que "se podrían simplificar" porque "son demasiado complejos y difíciles de interpretar".


Ante la pregunta de si es "necesaria y útil" toda la información que se pide en los centros, el 77,4 por ciento de los encuestados afirma que "no es significativa" o muchas veces "resulta redundante", en tanto que el 92,6 por ciento considera que los procesos de evaluación por estándares se han convertido en "pura burocracia" que "socava el proceso de enseñanza-aprendizaje" y "condiciona la tarea del profesorado", muchas veces "desvirtuando su materia", ha alertado Isabel Madruga.


Sobre las posibles soluciones que pueden reducir esta carga burocrática, más del 80 por ciento cree que sería "positiva" la contratación de personal de administración y servicios en todos los centros docentes.


Entre las tareas que consideran que debería realizar el personal administrativo y no el docente se encuentran, en primer lugar, los datos de becas y matriculación del alumnado, seguido de las tareas relacionadas con el comedor escolar, el servicio de transporte y madrugadores, con incidencia mayor en los centros de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial.


Releo Plus


Por otro lado, el 87,7 por ciento del profesorado de la Comunidad considera que el programa Releo Plus "debe ser llevado a cabo por personal administrativo" y, sobre si las tareas burocráticas interfieren de alguna manera en la labor docente, el 87,3 responde que sí.


Para "casi el cien por cien" de los docentes este tipo de tareas provoca "desmotivación y malestar", en vez ser un apoyo a sus labores docentes.


Entre las opiniones de los encuestado aparecen valoraciones como que "con el uso de las nuevas tecnologías, en vez de simplificarse tareas, se han duplicado, porque mucha documentación hay que enviarla en formato digital y en papel", o que "se pide mucha información de alumnos a los centros que los servicios centrales tienen a su disposición".


Además, se insiste en que "es preciso reponer y actualizar" los equipos y programas informáticos, sobre lo que apuntan que programas de gestión de datos con los que se traslada información de calificaciones o de absentismo escolar como IES Fácil o IES 2000 "no funcionan debidamente o están obsoletos", lo que "duplica y dificulta el trabajo de los equipos directivos y del profesorado".


Así, algunos advierten de que cada vez son mayores los "papeles y tramitaciones" que se encargan a los docentes, tiempo que "se deja de dedicar al aula y no repercute en el alumnado". "Hay que hacer tareas de comedor cuando hay una empresa que cobra por ello, o se está asignando al profesor la gestión y control de administración de medicamentos de los alumnos, responsabilidades que exceden el ámbito educativo", se indica en la encuesta.


Además critican que "se están haciendo tareas del Releo Plus que, aunque se asigne un importe a quien las hace, no son propias de los centros", los cuales "se están convirtiendo en lugares en los que hay que hay que hacer de todo menos dar clase".


"Oficinista de la educación"


Por otro lado, se señala que el profesorado realiza gran parte de estas labores burocráticas "excediendo su jornada laboral", por lo que Isabel Madruga ha censurado que "el profesor, cada vez más, se siente oficinista de la Educción".


Para CSIF, muchas de estas labores burocráticas esconden "un interés desmesurado por las cifras y por la elaboración de estadísticas" con las que los políticos "sacan pecho" a costa de "sobrecargar al profesorado".


Para corregir esta situación, el sindicato apunta la "necesidad" de "una adecuada estabilidad legislativa", alcanzar un Pacto por la Educación, sacar adelante el Estatuto Docente o incrementar las plantillas de personal de servicios administrativos, así como "cubrir todas las bajas y jubilaciones que se produzcan".


También pide cambiar el modelo de evaluación del alumnado, para lo que hay que modificar la normativa nacional "partiendo de la experiencia de los profesionales educativos", que "son los únicos que conocen la realidad de las aulas".


En este sentido, ha pedido la implicación del Ejecutivo autonómico tanto en los aspectos de su competencia como para trasladar la queja sobre aquellos más relacionados con la Administración General del Estado, ya que "para cosas como la EBAU única la Junta sí hace públicas sus quejas al Gobierno".


Otros aspectos de calado aludidos en la encuesta, como la reducción de ratios y de horarios lectivos, "ayudarían a mejorar la situación y la carga laboral del profesor", según el sindicato independiente, además de suponer "un verdadero refuerzo de la labor docente".