Asaja reivindica a la ganadería como motor de empleo y vida

Asaja reivindica a la ganadería como motor de empleo y vida

|




Los responsables de Asaja en Castilla y León han reivindicado a la ganadería "como motor de empleo y de vida" en el medio rural de la Comunidad Autónoma y ha significado, en concreto, la importancia de este sector ya que aporta más de la mitad de la producción final agraria regional.


A través de un comunicado de prensa con motivo de la festividad de San Antón, santo protector de los animales y patrono de los ganaderos, Asaja ha recordado que el sector ganadero requiere "de muchos sacrificios" al mismo tiempo que soporta una gran parte de las inversiones que se hacen en el campo a lo que ha añadido que genera mano de obra asalariada y que lucha cada día contra infinidad de trabas
administrativas.


Según ha recordado la OPA, los datos de 2018, el último año contabilizado que se caracterizó por una cosecha normal, demuestran que un 47,6 por ciento de la renta agraria tuvo su origen en la producción animal frente a un 46,4 por ciento procedente de la producción agraria, una proporción superior en Castilla y León respecto a la media nacional en la que la producción vegetal supone un 60,4 por ciento y la producción animal un 36,3 por ciento.


"La ganadería es, pues, vital e insustituible, para una región como Castilla y León, dedicada mayoritariamente a una agricultura de cultivos herbáceos extensivos", han defendido desde Asaja que ha insistido en la necesidad de poner en valor el sector ganadero al que van destinado de forma principal los cereales y forrajes, "transformándolos en productos de más valor, como son la carne y los lácteos, que están abriéndose importantes mercados dentro y fuera de la Unión Europea".


Asaja ha recordado a este respecto que Castilla y León es una comunidad "claramente exportadora" de productos alimenticios de origen animal, con el porcino como el principal exponente.


Dicho esto la OPA ha advertido de que el sector ganadero sufre "en mayor medida" los efectos de la competitividad y de la globalización lo que derive en el cierre definitivo de muchas explotaciones que no logran ser viables, si bien ha reconocido que, de momento, los censos se mantienen o incrementan con el crecimiento de las más eficientes.


"El sector ganadero, más que el agrario, ocupa todo el territorio de Castilla y León siendo casi el único en las zonas más desfavorecidas o de montaña, y fija población al medio rural al ser una actividad que requiere la presencia física del ganadero los trescientos sesenta y cinco días del año", han significado desde Asaja que ha aprovechado la festividad de San Antón para reivindicar precios para la leche de oveja y de vaca y para la carne que permitan cubrir los costes y un legítimo margen de beneficio.


La organización agraria también ha llamado a una reflexión a quienes "desde las ciudades y sin tener intereses directos en el campo" se oponen a la implantación de nuevas granjas, "descalificándolas por su tamaño o por unas prácticas que, según ellos, perjudican al medio ambiente o al bienestar animal".


Asaja ha recordado en este punto que todos los proyectos que se aprueban cumplen con una legislación vigente, "que es de las más exigentes del mundo, tanto en la calidad de los productos, como en materias como el medio ambiente, el urbanismo o el bienestar animal,
entre otras".


Finalmente, ha pedido a las administraciones seguir avanzando en la sanidad animal, apoyo a los ganaderos que modernizan sus explotaciones, flexibilización de "ciertas normas administrativas relacionadas con el medio ambiente y la gestión de las explotaciones", control de las poblaciones de lobos y otras especies salvajes que atacan al ganado e identificación del origen de los productos que llegan al consumidor.


Y ha pedido a la industria agroalimentaria y a la gran distribución que remuneren a los ganaderos con precios justos, que establezcan compromisos a largo plazo, y que apuesten por la producción local en vez de por las importaciones.