Comienzan en Salamanca las primeras Jornadas de Cirugía Robótica

Comienzan en Salamanca las primeras Jornadas de Cirugía Robótica

|

La cirugía mínimamente invasiva ha supuesto un gran avance y ha revolucionado la cirugía moderna y, dentro de ella, la cirugía robótica permite intervenciones muy complejas y delicadas con una precisión sin precedentes.


En Salamanca, desde hoy y hasta el 15 de noviembre se están celebrando las “I Jornadas de Cirugía Robótica de Castilla y León” en la facultad de Medicina, cuyo objetivo principal es “facilitar el uso innovador de la cirugía robótica en el ámbito experimental y promover el conocimiento de la cirugía robótica en el ámbito sanitario de pregrado y postgrado”.


El completo programa de actividades, promovido por el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, la facultad de Medicina y el IBSAL, cuenta con el apoyo de Abex Excelencia Robótica, y se está desarrollando en el quirófano avanzado de mínima invasión de la institución académica.


Durante toda la semana Salamanca da un salto al futuro de la cirugía, que ya es el presente. Con la participación de especialistas de los grupos de cirugía robótica de Castilla y León; especialistas quirúrgicos con interés en implementar o profundizar en cirugía robótica; residentes en formación y especialistas quirúrgicos en general, además de estudiantes del Grado de Medicina. En el programa se puede observar la separación diaria y por áreas.


La cirugía robótica es un procedimiento quirúrgico con alta tecnología que facilita la interacción entre el cirujano y el paciente. El objetivo de su uso es potenciar las habilidades humanas. La base de su éxito es la capacidad de repetir tareas con precisión y reproductibilidad. Con el robot, el cirujano principal opera sentado, a distancia desde la consola, y desde ahí maneja virtualmente unas pinzas; la visión es en 3D, con un aumento de hasta 10 veces, y los movimientos de las manos del médico se traducen en impulsos que se transmiten a los brazos del robot y permiten llegar a zonas de difícil acceso.


En Castilla y León son ya cuatro los hospitales públicos los que cuentan con esta nueva tecnología: el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca; el Complejo Asistencial Universitario de León; el Hospital Universitario de Burgos; y el Hospital Universitario Río Hortega, en Valladolid. Con una inversión total de 7,3 millones de euros.