Propósito para el 2020, poner en orden nuestras finanzas

Propósito para el 2020, poner en orden nuestras finanzas

|

Muchos pudieran creer que para mejorar nuestra salud financiera solo existe un método válido, ganar más dinero, ya sea en el trabajo o porque los hados han decidido que nosotros seamos los afortunados ganadores de un pellizco de la lotería, pero eso no es cierto en absoluto. Muchas veces basta con que lo que tengamos lo organicemos de la forma adecuada, o que pongamos a trabajar nuestro capital para nosotros, ya sea invirtiendo algo de nuestro dinero en el Ibex, u otras bolsas internacionales o aprendiendo a operar sobre acciones  con CFDs a través un bróker online. Otra opción siempre que nos molestemos en conocer a fondo los riesgos y obligaciones que la operativa con CFDs, calificada de alto riesgo para el  inversor minorista por organismos reguladores internacionales, implica para el capital del inversor. Y siempre teniendo en cuenta que debemos operar solo con dinero que estemos dispuestos a perder y brókeres debidamente regulados.


 Equilibrar gastos e ingresos


La regla 50/20/30 dicta que independientemente de lo que ganemos la proporción ideal de gasto es la siguiente: 50% para gastos básicos; hipoteca/alquiler, comida, agua/gas/luz, tasas municipales, 20% para el ahorro; que puede servirnos para imprevistos, inversiones etc., y un 30% para gastos personales, nuestro premio, porque el palo sin la zanahoria no suele funcionar.


Está claro que la parte más difícil de cumplir es la que corresponde al ahorro, por humilde que pueda parecernos ese 20%, los otros dos tercios de nuestro presupuesto, los destinados al gasto personal y a las obligaciones, siempre intentarán aumentar a expensas del ahorro. Si no nos vemos capaces de cumplir ese apartado del presupuesto sin ayuda, siempre podemos utilizar alguna app que nos sirva de apoyo, al menos durante los primeros meses, he incluso podremos programar la app de algunos banco para que retiren directamente una porción de nuestros ingresos para el ahorro, igual que si domiciliásemos cualquier otro gasto.


Algunas de las apps más utilizadas para controlar nuestras finanzas son:


Fintonic: aplicación multientidad (permite centralizar en nuestro dispositivo móvil nuestros bancos, seguros…) de ahorro que además nos alertará ante cualquier actividad inusual en nuestras cuentas.


Coinscrap: interesante app centrada en el redondeo. Básicamente redondea los céntimos necesarios para llegar al euro más cercano después de cada compra, y los transfiere a algún producto de ahorro. Por ejemplo, si realizamos una compra por valor de 1,57 euros, Coinscrap transferirá 43 céntimos de euro al ahorro. Se puede programar para que ahorre a los dos, tres, etc., euros más cercanos.


Spendee: otra app para controlar mejor nuestros gastos y ahorros, pero presentada de una forma visualmente muy agradable. Se pueden programar ahorros para ocasiones especiales, como vacaciones o cumpleaños.


Poner a trabajar el ahorro de forma activa


La inversión tradicional como comprar acciones o las inversiones inmobiliarias suelen poner a trabajar nuestro capital para nosotros, con lo que el inversor llega a convertirse en sujeto pasivo que recibe unas rentas periódicas, pero puede que necesiten de demasiado dinero, un dinero que no tenemos la mayoría de los ciudadanos.


Sin embargo, existen otras opciones, como es el trading de CFDs. Los CFDs son contratos por diferencia, las operaciones se abren sobre la cotización de un instrumento (criptomonedas, índices bursátiles, materias primas, acciones etc.) y se cierran cuando dicha cotización alcanza un valor predeterminado por nosotros, ya sea apreciándose o depreciándose.


En este tipo de operativa nunca poseemos el activo sobre el que especulamos, y aunque esta forma de invertir nos permite abrir operaciones con un capital menor de lo que exigiría por ejemplo la compra real de acciones en los mercados financieros, exige atención y control por parte del trader. Además es mucho más arriesgada, ya que la posibilidad de perder la inversión en su totalidad, o de contraer deudas dependiendo del bróker que utilicemos, es muy real, debido al apalancamiento.


El apalancamiento, la razón de que una pequeña inversión ofrezca la posibilidad de generar mayor beneficio, y a la vez la razón de que sea tan fácil perder la inversión rápidamente. El apalancamiento es deuda (financiación por parte del bróker de la mayor parte de nuestra operación), y multiplica nuestra inversión con un depósito inicial pequeño como garantía por nuestra parte. Por ejemplo, un apalancamiento 1:2 significaría que a pesar de poner 1 euro de nuestro bolsillo operamos como si pusiésemos 2, y así sucesivamente.


Si nos decidimos a introducirnos en el mundo del trading tenemos mucho que aprender, pero tener unos pocos conceptos claros desde ya nos hará menos dura la inmersión.


Dos de las herramientas más importantes para el trader que opera con CFDs son el stop loss, un seguro que salta cuando la operación se mueve en nuestra contra demasiado (pérdidas) y el take profit, imagen especular del stop loss, pero que salta cuando la operación se ha movido lo suficiente a nuestro favor (ganancias). Sin embargo, siempre habrá que estar atentos para que la volatilidad del mercado no haga que nuestra orden se ejecute a un precio distinto del prefijado, lo que se denomina slippage, o encontrar un bróker que nos ofrezca protección ante esta y otras eventualidades.


Esperamos que tanto si han decidido convertirse en traders, como si solo quieren poner en orden sus finanzas planificándose ustedes solos o con la ayuda de una app, este artículo les haya sido de utilidad.