Templum Libri en el Castillo de Ponferrada

Templum Libri en el Castillo de Ponferrada

|

Don Antonio Ovalle García ha donado al pueblo de Ponferrada y se ha realizado una exposición permanente de libros facsimilizados de los grandes códices medievales.


Los facsímiles son copias numeradas bajo notario, casi exactas de libros medievales, por lo general, casi siempre llevan incorporados ilustrados o dibujos o pinturas o miniaturas o miniados o iluminados, con lo cual alcanzan un alto grado de belleza. Ciertamente representando escenas religiosas, sociales, políticas, culturales, costumbres realizados por lo general con los estilos de la época, en España desde el románico hasta el gótico.


La exposición permanente de estos libros ocupan dos salas del Palacio Nuevo de la fortaleza o castillo templario de Ponferrada, León. También, aprovechando se está realizando una biblioteca de temas templarios y similares. Por lo cual, diríamos que existe tres polos de atracción, por una parte, el Castillo en sí, y lo que representa de la historia de la Piel de Toro y de los templarios, el Templum Libri o la exposición permanente sobre facsímiles de libros o códices medievales, y en tercer lugar, la Biblioteca sobre temas templarios y conexos.


- Sin menoscabo del valor enorme de los grandes edificios de la misma época, templos y palacios que se conservan y todas sus obras de arte insertas en ellos, y que los tiempos han ido conservando, no podemos infravalorar en valor estético y conceptual los libros medievales, especialmente los iluminados, los realizados por y para grandes personajes de la época, en los que se tardaban varios años, se tenían que utilizar la piel de docenas de animales, intervenían diferentes personas y oficios, y quizás, eran como las películas de hoy, dónde entran diversidad de profesionales con un mismo fin. En este caso el códice iluminado o miniado.


Esas obras tenían, por lo general, una diversidad de usos y contenidos, quizás ahora no se entienda el valor de la imagen, cuando mi generación éramos niños, se coleccionaban álbumes de cromos, es decir de imágenes. Ahora vivimos en un mundo que ha multiplicado la capacidad exponencial, de creación y de recepción de imágenes de todas las maneras y formas y temáticas y contenidos y significados. En esto ha existido una revolución.


Por lo cual, cada texto tenía una multiplicidad de significados y significantes, contenidos y continentes, no solo los formales o estéticos o de la belleza o de las imágenes, sino la relación y correlación con los contenidos históricos, políticos, sociales, religiosos, etc.  Estas obras son en definitiva, las enciclopedias de sus épocas, en muchos sentidos, incluso los textos puramente religiosos, es decir, Biblias, Libros de Horas, Salterios siempre en sus imágenes tenían una relación o correlación con multiplicidad de sentidos. Entre otros motivos, porque los textos sean del Antiguo o Nuevo Testamento pueden y tienen proyecciones con la realidad. La realidad de todos los siglos, en aquella época con las problemáticas de su mismo tiempo, por ejemplo, la influencia de los llamados Beatos de Liébana…


- Es verdad, que los libros facsimilizados ponen a disposición del público, libros medievales originales, que están conservados en grandes bibliotecas del mundo, y que nadie tiene acceso a ellas. Pero es verdad, que aunque esas copias sean limitadas, cuestan generalmente varios miles de euros cada una, por lo cual, el gran público no tenemos acceso a esas obras, y las bibliotecas en general, no suelen poner, quienes las tienen esas copias a disposición del pueblo. Por lo cual, esta colección y esta exposición permanente y otras similares existentes, ponen para ver y visualizar y contemplar la enorme belleza de estas obras. Más si, como es este caso, cada determinados días, se cambia para la exposición de hoja.


También es cierto que la Biblioteca Digital Mundial, patrocinada por la UNESCO, en el que intervienen bibliotecas del mundo, ponen en Internet estas obras originales escaneadas. Por lo cual, desde cualquier lugar del mundo, pueden ser vistas, contempladas, estudiadas, analizadas, percibidas, y, por cualquier persona, desde su ordenador…


Esta exposición, en su género y en su especialidad es una de las mejores del mundo, el coleccionista dispone, según los datos que conocemos, unas trescientas obras, de temáticas religiosa, científicas, literarias, humanísticas y sobre arte, y también de obra gráfica. De las cuales una parte, un centenar, está en permanente exposición en el castillo templario de Ponferrada.


- Como de todo hay que aprender, la antigua lección de la antigua Grecia, esta exposición permanente, nos enseña que se puede abrir un filón, es decir, museos, fundaciones, centros de exposiciones, exposiciones permantnes en cualquier lugar de Celtiberia y de la Piel de Toro, con diversidad de temáticas, pero con libros facsimilizados.


Ahí dejo el guante, hasta dónde yo tengo noticias existen dos: El Centro Lebaniego de Beatos de Liébana y el Templum Libri. Hasta dónde sé, con una recepción de público interesante. Ahí dejo el guante para que en otras ciudades y regiones de Celtiberia recojan la idea, con diversidad de temáticas o de contenidos o posibilidades…