La Escuela de Salamanca y sus alumnos ofrecieron colorido, belleza y arte al recoger el V Trofeo de Tauromaquia de la Junta

La Escuela de Salamanca y sus alumnos ofrecieron colorido, belleza y arte al recoger el V Trofeo de Tauromaquia de la Junta

|

Con un lleno absoluto en la Sala Fray Pío y otra contigua, se celebró el acto de entrega del V Premio de Tauromaquia que viene otorgando la Junta de Castilla y León desde hace cinco años. Un acto presentado con gran fluidez y profesionalidad por la periodista Raquel Sanz (viuda del malogrado torero Víctor Barrio).


En su alocución, el presidente Alfonso Fernández Mañueco destacó que “la Junta considera la fiesta de los toros como un valioso patrimonio cultural, con importantes repercusiones turísticas, económicas y de empleo, que hay que proteger, promover y transmitir a las generaciones futuras”.


Desde hace ya 35 años, la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, auspiciada por la Diputación Provincial, es un vivero incesante de nuevos valores que aseguran la continuidad de esta tradición y, con 60 alumnos en la actualidad, este centro figura hoy como una de las escuelas más importantes de España.


El premio, consistente en una escultura del artista salmantino Venancio Blanco, fue entregado por el presidente de la Junta al presidente de la diputación salmantina Francisco Javier Iglesias, cuya institución es quien ostenta la titularidad de la escuela taurina.


No faltó prácticamente nadie del mundo del toro. La escuela taurina y su historia arrastró a cientos de invitados de todos los estamentos taurinos, predominando toreros de todas las provincias de la Región en una noche mágica, porque el escenario de entrega se tornó en un ruedo improvisado -que diría Molés-.


Y en ese ruedo, un chavalín de 12 años llamado Marco soñó el toreo con capote y muleta, acompañado por otro colega (Ismael Martín) que “embistió” de maravilla a los trastos del llamado a ser alguien en esto del toro. Prodigio de temple, elegancia y con auténticas hechuras de torero. ¡Qué delicia!


Al Maestro Santiago (El Viti) se le veía emocionado desde la primera fila de la sala. Las ovaciones atronadoras se fueron sucediendo ante el desparpajo torero de este jovencísimo alumno, ya apoderado por el empresario y ex torero Juan Bautista.


 


Tuvimos la ocasión -y la suerte-, tras el permiso pertinente del director de la escuela, José Ignacio Sánchez, de entrevistar a Marco para Grana y Oro (Cyltv), y descubrimos que tiene el mismo desparpajo ante la cámara que con los trastos de torear. También pudimos grabar al propio José Ignacio quien se encontraba enormemente satisfecho por este importante premio, junto a los profesores José Ramón Martín y José Javier Martín Corral.


Un buen número de compañeros de Marco dieron el colorido al acto del que hablábamos al principio. A unos cuantos chavales los acomodaron en las primeras filas, y al grueso en la sala contigua, perfectamente equipada con grandes pantallas de televisión.


Perfecta la organización y el desarrollo del acto, coordinada por María Teresa Angulo, en su calidad de secretaria del jurado del premio, y un séquito de funcionarios de la Consejería de Cultura y Turismo que es quién concede y organiza el acto. Por ello su titular, Javier Ortega Álvarez y el secretario general, Gregorio Muñoz Abad, acompañaron al presidente Fernández Mañueco, junto a otras autoridades.


Otro momento emotivo fue cuando los últimos premiados posaron junto a las autoridades para una foto de familia. Raquel Sanz, pasó de la conducción del acto a representar a su esposo, Víctor Barrio, quién obtuvo a título póstumo el II Premio Tauromaquia.


El resto de los premiados fueron Santiago Martín “El Viti” (I Premio), el ganadero salmantino José Ignacio Pérez Tabernero (II Premio) y el alcalde de Cuéllar, Carlos Fraile (IV Premio a los Encierros de Cuéllar), junto a los ganadores del último premio.


Muchos rostros conocidos, sobre todo toreros que fueron infinidad. Periodistas como mi “jefe” televisivo Carlos Martín Santoyo (Diario Palentino y La 8 Palencia), quién vino acompañado del joven periodista de su grupo, Mario González. Las periodistas zamorana y salmantina respectivamente Ana Pedrero y Victoria Rodríguez.


José Luis Lera, decano de la crítica vallisoletana, junto a los López Garañeda y Pepe Estévez; el doctor Antonio María Mateo y su esposa, el ganadero charro Julio Pérez Tabernero. De Medina del Campo su alcalde, Guzmán Gómez, quién está preparando un festival taurino de mucha categoría.


Y de la Pedraja de Portillo saludamos a Aurelio Martin y a su esposa, de la peña “La Aldaba”, quién prepara para abril sus interesantes jornadas, entre ellas dos de carácter taurino. Que no decaiga la fiesta.


Galería fotográfica de  Natalia Calvo 


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo


Fotografía: Natalia Calvo