La confianza de los inversores de CyL cae a niveles negativos inéditos desde 2016

La confianza de los inversores de CyL cae a niveles negativos inéditos desde 2016

|


La confianza de los inversores de Castilla y León ha caído a valores más negativos durante el segundo semestre de 2019, al situarse en -1,7 puntos en el índice de confianza de J.P.Morgan Asset Management (AM).


La lectura del índice muestra una continuación a la baja respecto a los resultados del semestre anterior, cuando entró en niveles negativos por primera vez desde el segundo semestre de 2016.


De esta manera, la confianza de los inversores castellano leoneses ha descendido 1,5 puntos en la segunda mitad del año, según los datos recogidos por la Encuesta de Confianza del Inversor Español, que elabora la gestora desde hace más de 10 años.


El Índice de Confianza actualiza cada seis meses la visión de los inversores por Comunidades Autónomas. Si en la revisión del primer semestre de 2019 se observaban resultados muy dispares, con cuatro CC.AA. en negativo (Asturias, Cataluña, Castilla y León y Aragón), en la lectura correspondiente a final de año solo hay dos regiones que se mantengan en positivo por la mínima, Aragón y Andalucía, con 0,1 puntos cada uno.


Cataluña y la Comunidad de Madrid se posicionan como las regiones con valores más negativos, al registrar sus índices de confianza caídas hasta los -2,5 y -2,3 puntos, respectivamente. Madrid es, además, la segunda Comunidad que ha experimentado una caída más fuerte de la confianza, con un retroceso de 3,1 puntos, solo por detrás de Castilla La Mancha, donde el índice ha descendido 3,2 puntos, hasta -0,6.


Además del balance por Comunidades, la Encuesta de Confianza del Inversor Español de J.P. Morgan AM toma el pulso a las percepciones de los inversores españoles de manera global una vez al trimestre.


La última revisión, correspondiente al segundo trimestre de 2019, sitúa la confianza de los inversores españoles en -2,13 puntos, experimentando un retroceso de 1,86 puntos con respecto al trimestre anterior. De esta manera el índice profundiza en una racha negativa que se inició en el tercer trimestre de 2019, alcanzando niveles de pesimismo nunca vistos desde el primer trimestre de 2016.


Este notorio descenso refleja un mayor pesimismo por parte de los inversores españoles: alrededor del 41% de encuestados estima como muy probable que las bolsas caigan en los próximos meses, frente al cerca del 21% que ve más probable una subida.


Entre los factores que lastraron el ánimo de los españoles, los dos más señalados han sido la percepción de que se acerca una nueva recesión (40,5%) y el clima de inestabilidad política en España (33,2% de respuestas).


Esta percepción contrasta con la visión macroeconómica de J.P.Morgan AM para 2020, que espera un entorno de crecimiento global y de menor inestabilidad que será positivo para las bolsas, gracias a que precisamente durante el último trimestre del año se sentaron las bases para despejar parte de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China y la incertidumbre sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, a lo que suman las señales de apoyo continuado al mercado por parte de los bancos centrales, que previsiblemente mantendrán políticas acomodaticias a lo largo de 2019.