El Atlético Valladolid se da una alegría

El Atlético Valladolid se da una alegría

|

El  Atlético Valladolid sumó un nuevo título en el Torneo Diputación tras derrotar al  Guadalajara (37-30) en la quinta edición de este encuentro que hoy se celebró en la localidad de Arroyo de la Encomienda.


Los de David Pisonero firmaron un partido muy serio, pese a ser pretemporada, y se mostraron mucho más rodados que su rival, dejando muy buenas sensaciones tanto en defensa como en ataque. Los tres partidos de la semana anterior en Francia, muy exigentes en lo físico, sirvieron para que el Recoletas Atlético Valladolid se llevará la victoria de forma muy cómoda y el equipo sumara su quinto título del Torneo Diputación Alimentos de Valladolid.


El choque sirvió además para que pudiera verse la firma de David Pisonero, recién llegado al banquillo del Recoletas. Su equipo jugó a un ritmo altísimo, con gran intensidad, rapidez y llevando siempre la voz cantante. Pisonero utilizó a todos los jugadores disponibles (Roberto Turrado y Robin Dourte no jugaron, y Arthur Patrianova solo pudo jugar diez minutos), rotando continuamente el banquillo y sin dar respiro a un Quabit Guadalajara que se fundió en la segunda parte. Por ello, el choque se fue a muchos goles, pero los vallisoletanos aguantaron y fueron más fuertes. El nuevo entrenador también empleó con más frecuencia la defensa 5-1, que puede ser de nuevo una seña de identidad de este Recoletas en la segunda vuelta de la Liga ASOBAL.


El conjunto vallisoletano salió muy fuerte al partido desde el comienzo y pudo pronto hacer brecha en el marcador (6-1, minuto 9). Una ventaja que supo administrar durante toda la primera parte gracias, sobre todo, a su enorme acierto ofensivo. Los de David Pisonero supieron leer muy bien la defensa del Quabit Guadalajara y con mucha continuidad el Recoletas fue sumando goles con facilidad (17-12, minuto 25). Dani Pérez y Adrián Fernández, con 4 goles cada uno, fueron protagonistas en estos primeros minutos. Al final, los gladiadores azules se fueron hasta los 21 goles en el descanso y mantuvieron su ventaja (21-15).


En la segunda parte, la mayor fortaleza física del Recoletas fue determinante. Su defensa, dura, muy activa y a un nivel casi de competición, desarboló al Quabit Guadalajara y la ventaja a su favor se prolongó (27-22, minuto 43). No cejó el Recoletas con su fuerte ritmo y su ventaja fue aumentando (32-25 minuto 48).


Además, a la gran defensa se sumó la actuación de César Pérez en esta segunda mitad (11 paradas) y la ventaja alcanzó su mayor diferencia a favor de los locales (35-25, minuto 51). El Quabit Guadalajara contó bajo palos con Barkhordari en la segunda mitad, que también estuvo a gran altura, pero no pudo frenar el fuerte ritmo impuesto por los vallisoletanos. Solo en los minutos finales la ventaja se quedaría en siete goles (37-30).