Confianza en el vestuario del Pucela ante una semana complicada

Confianza en el vestuario del Pucela ante una semana complicada

|

Confianza plena es el mensaje que ha transmitido este lunes Kiko Olivas en sala de prensa, después de la disputa de la jornada 20 de competición en la cual el Real Valladolid obtuvo un punto complicado de sacar en Pamplona pero muchos de los rivales directos vencieron.


El central aseguró que "la jornada no ha acompañado mucho, ha habido resultados que no esperábamos pero que pueden pasar en una liga muy igualada" pero se mostró seguro de las posibilidades del Pucela al completar que "hay que centrarnos en nosotros, tenemos confianza plena, ventaja sobre el descenso y esto es muy largo; el equipo está tranquilo".


Sobre el choque ante Osasuna indicó que "en casa están muy fuertes y crean muchas ocasiones, y nosotros los mantuvimos a raya" y que el cambio de sistema planteado "salió bien, en la primera parte tuvimos el partido más controlado y es verdad que luego apretaron y nos metieron atrás". Además, interrogado sobre si ese sistema se verá en los próximos partidos de LaLiga, aclaró que "el míster lo tendrá perfectamente analizado, después del partido de Tenerife veremos cómo hacemos daño al Madrid para conseguir algo positivo".


El malagueño, quien se mostró "contento" por la "confianza que tiene el míster en mí" ya que es uno de los jugadores que ha disputado todos los minutos del campeonato, aprovechó la oportunidad para normalizar las victorias de los rivales. "No era normal que llevaran tan pocos puntos porque tienen buena plantilla, la cuestión es que nosotros sigamos sumando, consiguiendo puntos y ganando partidos, porque vamos a meter ventaja", completó.


Kiko Olivas fue interrogado sobre el próximo partido liguero pero él también puso el foco en el duelo de dieciseisavos de final de Copa del Rey ante el Tenerife, este miércoles: "El Madrid supone mucho a nivel mediático pero nos tenemos que centrar en Tenerife. Si ganamos al Tenerife el equipo se vendrá un poco más arriba, sumar victorias da confianza y moral, da felicidad".


Por último el defensor también apuntó sobre su estado de salud que se encuentra bien, después del apartoso golpe sufrido el sábado que le obligó a llevar un vendaje debido a una brecha que sangraba en abundancia. "Sigo con las grapas, me pusieron cinco. La primera vez me pusieron un gorro de baño por mi comocidad, en la segunda parte el gorro no retenía la sangre y me pusieron un vendaje. Lo peor fue tener que salir del campo pero por lo demás bien" completó con serenidad sobre un golpe que debe esperar "una semanita para que cure bien, pero al menos no tengo dolor de cabeza".