Sin resultados en la búsqueda en la Fosa de Los Ilustres

El primer intento de búsqueda de la fosa común de siete personas de Soria conocidos como Los Ilustres ha resultado infrucutoso.

FuenteEuropa Press
Foto: Asociación recuerdo y dignidad

El primer intento de búsqueda de la fosa común de siete personas de Soria conocidos como Los Ilustres ha resultado infrucutoso. En la mañana del viernes 7 de diciembre, miembros de la Asociación Recuerdo y Dignidad y científicos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi comenzaban esta cata arqueológica en el cementerio de la capital soriana en busca de los restos mortales de las siete personas.

Los trabajos empezaban a las 9 de la mañana con la presencia de los trabajadores municipales, la Policía Local y varios familiares que se dieron cita.

La zona del cementerio donde se decidió intervenir fue una parcela del cuadro sur que abarca unas 17 sepulturas consecutivas, todas propiedad del Ayuntamiento y en las cuales no se enterraba a nadie desde 1930.

El lugar fue indicado a la familia de uno de Los Ilustres, Anastasio Vitoria, por el hijo de una persona que, el día después de los asesinatos, estuvo en el cementerio de la capital y vio movimiento de tierra.

El trabajo consistió en la apertura de una zanja perpendicular a la dirección de los enterramientos, con una anchura de un metro aproximadamente.

Cuando se alcanzaron los 70 centímetros de profundidad, la tierra comenzaba a presentarse alternativamente a capas duras y blandas. Estos indicios correspondían a tierra dura, porque nunca se había movido, y tierra más blanda, debido a que fue excavada en algún momento y a la descomposición de los ataúdes.

Las sospechas más pesimistas se confirmaron unos centímetros más abajo al aparecer unos enterramientos perfectamente delimitados resultando, por el tamaño de los huecos, imposible la ubicación de una fosa común con siete personas. A última hora de la mañana se devolvió la tierra a su lugar dejando el espacio en las mismas condiciones y dando por concluido el trabajo.

El resultado negativo de la prospección, explica Recuerdo y Dignidad, fue un duro golpe para las familias que allí se encontraban, ya que alguna se había dirigido a la asociación soriana en busca de su familiar hace casi una década.

Los siguientes pasos para la búsqueda de la fosa común clandestina pasan por comprobar en los archivos municipales que las posibles ubicaciones que se barajan tengan las características de la analizada el viernes.

La Fosa de los Ilustres es una de las numerosas solicitudes de exhumación que la asociación soriana Recuerdo y Dignidad ha recibido en los últimos años por parte de los familiares de los desaparecidos o asesinados en la provincia de Soria. La fosa común recibe este nombre por albergar los cuerpos de varias personalidades de la época en Soria.

Las siete personas son Juan Antonio Gaya Tovar (padre del crítico de arte Juan Antonio Gaya Nuño. Vicepresidente de la Diputación Provincial de Soria. De 60 años, casado y con tres hijos), Aurelio Bourgeal Vázquez (jefe de Telégrafos. Republicano no adscrito a ningún partido. De 64 años, casado y con cuatro hijos), Anastasio Vitoria García (alcalde de Ágreda y conocido abogado. Perteneciente a Unión Republicana. De 53 años, casado y con tres hijos), Manuel Blanco Sampedro (fotógrafo y director del periódico anarquista ‘Trabajo’. Perteneciente a CNT. De 29 años, casado y padre de los artistas Reden y Ulises Blanco), Jesús Chicote de Pablo (practicante de 31 años. Vicepresidente del PSOE), Nicasio Nájera Blanco (ferroviario, de 28 años) y Joaquín Ranz Borja (delegado de Hacienda, de 45 años).

No hay comentarios