Un reto tecnológico para la sostenibilidad y los residuos

Esta primera etapa ha permitido la instalación de sensores en varias localidades sorianas

Presentación del Proyecto Territorio Rural Inteligente. Fotografía: Twitter Diputación de Soria

La directora general de Telecomunicaciones, María Victoria Seco Fernández, ha presentado este lunes junto al presidente de la Diputación de Soria, Luis Alfonso Rey de las Heras, el alcance de la primera fase del proyecto Territorio Rural Inteligente de Castilla y León en la provincia de Soria. Este proyecto, pensado para aumentar la sostenibilidad y el ahorro, está basado en tecnologías del máximo avance.

En la presentación también han estado presentes el delegado territorial de la Junta en Soria, Manuel López Represa, y el jefe de Servicio de la Sociedad de la Información en la Junta, José Antonio González.

Esta primera etapa ha permitido la instalación de sensores en varias localidades sorianas: once sensores en contenedores de orgánico, papel y envases, uno en alumbrado público, seis para el control del agua, cinco que permitirán la monitorización de contadores de agua y uno más para el control del riego.

Con este tipo de sensores se pueden visualizar mapas de rutas de recogida de residuos, conocer patrones de consumo, calidad del agua, detección de fugas y políticas de riego y bombeo en el caso de la gestión del agua o definición de políticas de regulación lumínica para el caso del alumbrado.

El proyecto Territorio Rural Inteligente, cuya plataforma desarrolla Telefónica, cuenta para su despliegue con diferentes tecnologías de comunicaciones y entre ellas una que está llamada a revolucionar el sector según ha explicado la Junta de Castilla y León.

Se trata de la Narrow Band IoT (NB IoT), una tecnología de comunicación inalámbrica basada en el bajo consumo energético que permite conectar toda clase de dispositivos con un gasto mínimo de batería y una implementación rápida en la red de los operadores.

Territorio Rural Inteligente ha logrado la instalación del primer sensor NB IoT en entorno rural que se realiza en Europa, según Telefónica, con la utilización de esta tecnología en un sensor de detección de fugas de agua, ubicado en la localidad palentina de Grijota, la cual también podrá ser utilizada en el futuro en localidades de la provincia soriana.

Adaptabilidad del servicio

El uso de los sensores permite comprobar en tiempo real el estado de cada servicio público gestionado, lo que facilita una actuación inmediata para mantener a punto dichos servicios. Esto proporciona la posibilidad de adaptar el funcionamiento del servicio a las condiciones específicas de cada momento, así como contar con un análisis de la información generada que permitirá apoyar la toma de decisiones que puedan mejorar y optimizar la prestación del servicio.

El proyecto Territorio Rural Inteligente se encuentra ahora en la primera fase, en la que se han instalado un número limitado de sensores y actuadores por control remoto en puntos determinados por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a modo de prueba para comprobar su correcto funcionamiento; en la segunda fase, que durará tres años, las diputaciones instalarán y mantendrán los sensores y actuadores que gestionarán los servicios públicos de alumbrado, agua y recogida de residuos.

No hay comentarios