Benito Serrano (PP), nuevo presidente de la Diputación de Soria

FuenteEuropa Press
Luis Rey esta mañana ante los medios. Fotografía: Europa Press
loading...

El candidato del Partido Popular y alcalde de Golmayo, Benito Serrano, es el nuevo presidente de la Diputación Provincial de Soria tras el acuerdo alcanzado por los tres partidos que obtuvieron representación además del PSOE, PP, PPSO y Ciudadanos.

El PSOE cuenta con doce diputados provinciales, el PP con nueve, la PPSO con tres y Ciudadanos con uno. A lo largo de estas últimas semanas, se han barajado las dos opciones, o bien una línea de continuidad con el PSOE y Luis Rey a la cabeza, o bien el acuerdo a tres partes.

Este acuerdo, según explicó el único diputado de Ciudadanos, Saturnino de Gregorio, incluye realmente dos pactos, uno entre el PP y la PPSO y otro entre el PP y Ciudadanos. De Gregorio ha reconocido que ayer mismo por la tarde recibió una llamada desde Valladolid, dictándole órdenes de Madrid de que tenía que apoyar al PP, «y no me quedaba otra que acatar o abandonar el cargo».

Finalmente, en el pleno de constitución celebrado este mediodía en el Palacio Provincial, no ha habido sorpresas. Luis Rey ha obtenido los votos de los doce diputados del PSOE y Benito Serrano, los trece del PP, la PPSO y Ciudadanos.

Benito Serrano ganó también el 26 de mayo las elecciones a la alcaldía de Golmayo, por mayoría absoluta. Era su tercera victoria consecutiva y la segunda con el PP, ya que la primera vez se presentó como independiente.

El nuevo presidente, para integrarse hace cuatro años en el PP, consiguió un acta de diputado que ahora repite, con el añadido de una presidencia inesperada.

Tanto antes como después del Pleno, un grupo de simpatizantes del PSOE se han congregado a las puertas de la Diputación para recriminar a los tres partidos que han alcanzado el pacto, con gritos y algunos insultos.

El pleno en sí se ha desarrollado con normalidad y rapidez, salvo algunos gritos de «presidente, presidente» cuando era nombrado Luis Rey.

En su discurso, Benito Serrano ha agradecido el apoyo de los otros dos partidos que le han votado y ha tendido su mano al PSOE para trabajar juntos en estos cuatro años en favor de la provincia.

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Diputación Provincial de Soria, Luis Rey, ha acusado a los tres partidos –PP, Cidudanos y PPSO– que alcanzaron ayer el acuerdo para dejar al frente de la institución provincial a los ‘populares’ de «desleales, títeres y resentidos».

Sobre el Partido Popular, Rey ha subrayado la «deslealtad» demostrada desde el pleno de constitución de los Ayuntamientos el 15 de junio, en el que un acuerdo PP-PSOE desbancó a la PPSO de Antonio Pardo. Rey ha explicado que el PP le expresó ese día que se abstendrían en el pleno de la Diputación de este miércoles. Es más, ha comentado que recibió una llamada del secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, comunicándole esta decisión.

El candidato socialista ha acusado al único diputado de Ciudadanos, Saturnino de Gregorio, de ser «un títere de lo que le dicen en Madrid». Rey ha asegurado que eso mismo se demuestra con las propias declaraciones de De Gregorio de ayer, en las que reconoció que recibió una llamada de Valladolid dictándole órdenes de Madrid, «y no me quedaba otra alternativa».

Luis Rey, por último, ha calificado de resentidos a los miembros de la PPSO y ha dicho que son falsas las palabras de ayer de su presidente, José Antonio de Miguel, en las que aseguraba que Rey no había querido decidirle. Al revés, el candidato socialista ha comentado que tenían una reunión citada para el pasado viernes, y que fue De Miguel el que la desconvocó.

El ya expresidente de la Diputación ha comentado que el pacto firmado entre las tres formaciones «no puede ser muy de fiar cuando se han tenido que obligar a firmarlo ante notario».

Rey también ha asegurado que «por dignidad» no han tocado a ninguno de los candidatos de los tres partidos con el fin de hacerles cambiar el voto, posibilidad surgida ante las reticencias mostradas a este acuerdo por varios de ellos, pertenecientes a los tres partidos. Del mismo modo, y como finalmente ha sucedido, Rey ha expresado antes del Pleno que «también por dignidad, espero que ninguno de los diputados de los otros tres partidos rompa su acuerdo», un pacto que Rey ha llamado varias veces «pacto de la vergüenza».

No hay comentarios