Los buitres negros sobreviven a los incendios de la Sierra de Guadarrama

La organización no descarta que en la colonia de la Granja (Segovia) algún nido haya quedado dañado

FuenteEuropa Press

El grueso de la colonia de buitre negro de la zonas de Rascafría (Madrid), que alberga 153 parejas, y de La Granja (Segovia), que cuenta con 93 parejas, parecen haber quedado a salvo tras los recientes incendios en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, pero en esta última colonia no se descarta que algún nido esté dañado, según ha señalado SEO/BirdLife.

En este sentido, la ONG ha indicado que, aunque el fuego no ha afectado a la colonia de buitre negro de Rascafría, pues ha quedado muy distante, se desconoce si algún ejemplar se ha visto afectado en la zona de La Granja, donde el fuego ha quedado más cerca.

Sin embargo, ha destacado que las llamas sí han afectado a varias áreas protegidas de gran valor ecológico y de significativa importancia para las aves como el Parque Nacional Sierra de Guadarrama o Zonas de Especial Protección para las Aves de la Red Natura 2000. La zona afectada necesitará una media de unos 50 años para recuperarse.

SEO/BirdLife ha explicado que en el Parque Nacional se encuentran 133 tipos de aves con presencia regular entre las que destaca esta especie, además del águila imperial ibérica, el águila real o el milano real.

Asimismo, ha señalado que los mismos valores tienen las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Sierra de Guadarrama y Alto Lozoya que se han visto afectadas por el fuego en mayor o menor medida. Además, el Área Importante para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA) Umbría de Guadarrama destaca por albergar especies como el milano real, el buitre negro o el águila imperial ibérica. Esta ocupa principalmente la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama en la provincia de Segovia, incluido el Pinar de Valsaín y finca de Riofrío, y cuenta con melojares, pinares de pino albar, encinares, matorrales de jara, cantueso y retamas, sabinas y pastizales de montaña por encima de los 1.800 metros de altitud.

Consecuencias para la fauna y la flora 

Des este modo, el responsable de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife, Juan Carlos del Moral, ha subrayado que «en estas fechas el buitre negro se encuentra en pleno periodo reproductor, con pollos en los nidos hasta finales de agosto o mediados de septiembre por lo que el el humo y los trabajos de extinción del fuego podrían haber provocado que individuos adultos se hayan alejado de los nidos». «Esperemos que vuelvan a dar de comer a los pollos», ha agregado.

«El impacto de los incendios en sí no solo afecta a especies que están terminando su reproducción, sino que destruyen el hábitat de campeo, reproducción, alimentación y descanso de multitud de especies. Las consecuencias van más allá del momento actual, ya que la pérdida de hábitat se mantendrán en el tiempo durante muchos años», ha agregado el responsable del Programa de Especies de SEO/BirdLife, Nicolás López.

La organización trabaja en el seguimiento de esta colonia de buitre negro en Madrid desde 1997, un enclave que acoge la mayor parte de la población madrileña de buitre negro y cerca del 5% de la europea. Así, conocen con detalle la ubicación de todos los nidos cada temporada, la evolución de la población y de sus parámetros reproductivos, lo que permite la gestión y conservación del buitre negro en la zona basándose en este conocimiento.

La ONG ha destacado que a partir de esta población, la especie se ha expandido los últimos años a zonas cercanas. La población ha pasado de 42 parejas en 1997 a 153 en 2019. Además, este aumento se ha logrado manteniendo los usos tradicionales, fundamentalmente la obtención de madera, de importancia para las actividades del valle y los puestos de trabajo.

No hay comentarios

Dejar respuesta