CENEAM organiza la excursión didáctica ‘El paisaje de la lana’ en Valsaín

Se trata de un recorrido de 7 kilómetros en donde contemplar los paisajes relacionados con la trashumancia, las vías pecuarias y la cultura pastoril

'Feria de la Trashumancia'

El Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM) celebra este domingo, 21 de abril, la excursión didáctica ‘El paisaje de la lana‘, orientada a niños a partir de los 10 años y que forma parte de los paseos por el entorno de Valsaín para conocer y disfrutar de “paisajes con historia”.

La excursión estará guiada por el técnico de la sección de Educación Ambiental y Cooperación del CENEAM, Carlos de Miguel, que acompañará a los participantes por un recorrido estimado de 7 kilómetros con un grado de dificultad bajo y previsto para una duración de cinco horas, han informado fuentes ministeriales.

Según han precisado desde el departamento que dirige Teresa Ribera, en el recorrido se podrán contemplar los paisajes relacionados con la trashumancia y lo que rodeaba a la denominada “cultura de la lana”. La importancia de las vías pecuarias, la influencia en la economía local de la industria lanera, los oficios relacionados con la extracción de la lana o la cultura pastoril, serán algunos de los temas de los que se tratará.

El paseo discurrirá por un tramo de la Cañada Real Soriana Occidental, también conocida como la Cañada de la Vera de la Sierra, en el que se visitarán las ruinas de uno de los ranchos de esquileo más representativos de la zona como es el del Marqués de Iturbieta, también conocido como rancho de Santillana al haber sido construido en las proximidades de la venta del mismo nombre.

Según han recordado las mismas fuentes, los ranchos de esquileo eran construcciones complejas que permitían esquilar a miles de ovejas. A finales del S. XVIII funcionaban en la provincia de Segovia, en el entorno de la Cañada de la Vera de la Sierra, unos 40 esquileos, debido, entre otras razones, a que la citada vía pecuaria se sitúa en el centro del sistema de cañadas y a que las condiciones geográficas y climáticas de las laderas de la sierra de Guadarrama, en su vertiente norte, con hierba fresca y agua de calidad, permitiera el esquileo de un gran número de animales en el mes de mayo, que era cuando pasaban los grandes rebaños trashumantes de vuelta hacia los pastos de verano.

En los esquileos segovianos se esquilaban en el citado siglo unas 750.000 cabezas de ganado ovino, lo que representaba 1/5 parte de todo el contingente encuadrado en el Honrado Concejo de la Mesta. “Esto, sin lugar a duda, influyó sobremanera en la historia, la cultura y el paisaje de la zona”, han destacado desde el Ministerio para la Transición Ecológica.

No hay comentarios