Las persecuciones policiales más sonadas en Salamanca en los últimos tiempos

En el presente año ha habido ya varias persecuciones a coche y a pie. La más sonada, en cambio, se produjo en 2017 tras más de 100 kilómetros de huida por la autovía que finalizó en Ciudad Rodrigo

FuenteJavier Vicente

La última persecución a alta velocidad por las carreteras y calles de Salamanca ocurrida este pasado martes no ha sido la primera de los últimos años. De hecho, ya han sido varias las que han protagonizado los diferentes cuerpos policiales presentes en la provincia y ciudad de Salamanca.

Muchas de ellas, además, han ocurrido este mismo año. Ya en julio, la Policía Local pidió la colaboración de la Nacional y la Guardia Civil al localizar a un vehículo circulando de manera temeraria en el barrio de Pizarrales. Así se inició una persecución en la que, además, hubo dos personas heridas al estrellarse el coche huido contra otro aparcado. Finalmente, el conductor pudo ser detenido, aunque no en el mismo día ya que huyó a pie.

Precisamente de esta última forma también intentaron escabullirse de la Policía dos jóvenes que robaron en un bar de la calle Isidro Segovia en enero y que finalmente fueron hallados dentro de un contenedor y junto a un vehículo, respectivamente.

Un mes más tarde, la Policía Nacional también tuvo que emplearse a fondo para detener a otro joven que infringía las normas de circulación, según informó el propio Cuerpo. De hecho, en la huida, que comenzó en Buenos Aires y se desarrolló por la autovía y caminos secundarios hasta llegar incluso a Castellanos de Moriscos, impactó contra dos vehículos policiales ya en Cabrerizos provocando lesiones en dos agentes.

En abril también hubo otra persecución por parte de la Policía Local y Policía Nacional después de que no hiciera caso a un control en el centro de la ciudad un joven que luego se descubrió que había robado en una iglesia. Finalmente pudo ser alcanzado en la calle Peña Primera. También se produjo otra en Pizarrales que finalizó asimismo con la detención del huido.

Y en mayo, poco después, la persecución se desarrolló entre Santa Marta de Tormes y Linares de Riofrío y la detención fue realizada por la Guardia Civil después de que se saltara un control. En el momento en el que fue localizado por los agentes de la segunda localidad, el detenido agredió a dos de ellos causándoles lesiones leves.

Otros años, además, también se recuerdan otras persecuciones que quedarán en la retina de los que las vivieron. Dentro de la ciudad, quizás la que más se recuerdan ocurrieron en los dos últimos años. En 2018, en plena Semana Santa y en la procesión del Cristo de la Vela, un vehículo con dos ocupantes acabó siendo alcanzado cerca del cementerio San Carlos Borromeo tras chocar con una farola. Poco antes, uno de los ocupantes de este vehículo, un conocido delincuente, también fue alcanzado en El Zurguén después de varios kilómetros de fuga.

Sin embargo, fue en 2017 cuando un coche, a plena luz del día, se recorrió la mayor parte de la ciudad para ser alcanzado en la rotonda de La Fontana de Santa Marta al taparles los vehículos policiales todas las salidas. Y este mismo año, fuera de las fronteras de la ciudad, todavía se recuerda la huida de una pareja francesa desde Aldeanueva de Figueroa hasta Ciudad Rodrigo con un coche robado. Más de 100 kilómetros que culminaron con la detención de la pareja y tiros al aire por parte de la Guardia Civil ante el asombro de los conductores en la autovía.

No hay comentarios

Dejar respuesta