Nuevo golpe contra una mafia china que falsea documentación estudiantil en Salamanca

Un centenar de implicados y 30 detenidos durante una investigación que sigue abierta

FuenteRedacción

Agentes de la Brigada de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Salamanca, continuando con las gestiones iniciadas en la Operación CHIOLG, y en el marco de la Operación CHIXIO han procedido a desmantelar una trama delictiva dedicada a la comisión de delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y falsedad documental.

La investigación se inició a raíz de la desarticulación, en marzo de este año, de una organización que se dedicaba a confeccionar certificados de estudios en un centro de enseñanza, que acreditaban cursos que no se llegaban a impartir. Esas certificaciones fraudulentas se presentaban en la Subdelegación del Gobierno de Salamanca, acompañando a solicitudes de autorización de estancias por estudios en España.

De esta manera se conseguía justificar el requisito exigido por la normativa de extranjería o para la obtención de este tipo de autorizaciones de estancia, como es la «realización o ampliación de estudios en un centro de enseñanza autorizado en España, en un programa de tiempo completo, que conduzca a la obtención de un título o certificado de estudios», tal y como se recoge en el art. 39 a) del RD. 557/2011.

Continuando con las gestiones de investigación propias de sus competencias, los agentes localizaron otro centro de estudios, ubicado en una céntrica calle comercial de Salamanca, donde se realizaba una actividad delictiva similar a la descrita.

Como resultado de las vigilancias practicadas se constató que dichos cursos no se estaban llevando a cabo, comprobándose que el centro ni siquiera disponía de aulas donde impartir los cursos.

Modus operandi

Ciudadanos orientales, principalmente chinos (aunque también se ha identificado a un japonés y un coreano del sur) que querían permanecer en España contando con una autorización legal pero que no estaban interesados en realizar efectivamente los cursos, contactaban a través de la aplicación de mensajería “WeChat” (muy utilizada por la comunidad china y similar a WhatsApp) con los responsables del presunto centro de estudios.

Como administrador único de la sociedad mercantil que gestionaba el centro figuraba un español, que en realidad era un «hombre de paja» al servicio de los verdaderos responsables, dos mujeres y un varón de nacionalidad china.

Éstos se ofrecían a realizarles todos los trámites necesarios para que consiguieran la autorización de estancia en España, sin necesidad de cumplir el requisito de acudir a ningún centro de estudios, a cambio de cantidades de entre 400 y 800 euros por persona, que siempre pagaban en efectivo para evitar dejar rastro de los pagos.

Posteriormente, se confeccionaban los certificados de los cursos que no se llegaban a impartir, que eran firmados por el ciudadano español, que hacía las funciones de Director del centro, siempre bajo las indicaciones de los cabecillas de la organización.

Una vez confeccionados, los certificados eran adjuntados a las solicitudes de autorizaciones de estancia por estudios que se presentaban en la Subdelegación del Gobierno de Salamanca, con lo que obtenían permisos para permanecer legalmente en España durante largos periodos de tiempo, toda vez que iban encadenando prórrogas sucesivas, utilizando nuevos certificados falsos.

Operativo policial

Como resultado de esta segunda fase de la operación se ha procedido a la detención de tres personas en Salamanca, dos de los principales cabecillas y uno de los presuntos estudiantes.

Se han practicado 2 registros, uno en un domicilio y el otro en el Centro de Estudios, interviniéndose diversa documentación así como dispositivos electrónicos que están siendo analizados por los responsables de la investigación, además de solicitarse el bloqueo y embargo preventivo de las cuentas de la sociedad mercantil que servía de base a las operaciones delictivas.

Como resultado de ambas operaciones se ha identificado a un centenar de implicados, procediéndose hasta el momento a la detención de 30 personas (28 ciudadanos chinos y dos españoles), 9 de ellos en Salamanca y el resto en diversas ciudades del territorio nacional (Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Jaén, Sevilla, Málaga, y el Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez).

La operación continúa abierta, no descartándose más detenciones en los próximos días en distintos puntos de la geografía nacional.

No hay comentarios