Menudo brochazo dio este ladrón, pero terminó emborronado

Un delincuente habitual con casi una treintena de antecedentes aprovechó un descuido de un pintor en la calle Isidro Segovia para llevarse su riñonera con documentación y 400 euros. Una asociación de mayores la encontró, pero ya no estaba el dinero. Con su ayuda se pudo detener al ladrón

La Policía Nacional de Salamanca ha detenido a un hombre de 55 años, al que le constan 28 detenciones policiales anteriores, como presunto autor de un delito de hurto. En esta ocasión, por sustraer la riñonera de un pintor que trabajaba en un local de la calle Isidro Segovia, en el barrio del Oeste.

Según informa la Comisaría, la víctima denunció que cuando estaba trabajando en el local escuchó cerrar la puerta. Pensó que eran los dueños, pero se extrañó al no recibir respuesta. Entonces dejó de trabajar y comprobó que de una de las salas, donde había dejado sus efectos personales, le habían sustraído una riñonera en la que tenía su cartera con documentos personales y 400 euros en efectivo.

La cartera con la documentación le fue devuelta posteriormente, ya que fue encontrada por los miembros de una asociación de mayores en su buzón, aunque no contenía ya el dinero. La Policía, gracias a la colaboración de vecinos del barrio, pudo identificar y detener al presunto autor de los hechos para su puesta a disposición judicial.

No hay comentarios