Detenido por pegar y amenazar de muerte a una mujer

Además, la Policía Nacional tuvo que esposarlo para evitar daños personales y a terceras personas al ser una persona violenta

FuenteRedacción

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre, de 30 años, venezolano, como presunto autor de un delito de amenazas graves a una mujer y resistencia y desobediencia a agentes de la Autoridad.

Sobre las 21:45 horas de ayer, domingo, la Policía Nacional fue avisada por la Sala del 091, para que se dirigieran a una vivienda, sita en la calle Avda. de Comuneros de Salamanca, donde al parecer, había una fuerte discusión entre los moradores de un piso del inmueble. Cuando llegan al lugar escuchan a una mujer que requiere ayuda a gritos. Acceden por la escalera y al llegar al 3º, observan a un joven que baja por las escaleras de forma precipitada y con la cara ensangrentada.

Se le solicita que se detenga y explique qué es lo que ocurre pero, lejos de atender a los requerimientos de los agentes, trata de evadirse, teniendo que ser sujetado y ante la fuerte resistencia que ofrece, engrilletado para evitar que se pueda lesionar él mismo o lesionar a alguna otra persona. Se puede observar la presencia de varios vecinos y una importante cantidad de macetas tiradas por el suelo y rotas. Se interpela a los presentes que refieren que está loco y que, momentos antes, han tenido que salir en auxilio de una de sus compañeras de piso, ya que pedía ayuda a gritos.

Se identifica a la víctima y a otro inquilino del piso, ambos de nacionalidad marroquí, los cuales estaban excitados y nerviosos, teniendo dificultad para narrar lo sucedido por lo que esperan un poco para que se relajen. Finalmente, refiere la chica que conviven los tres desde hace unos meses en el mismo domicilio. Que momentos antes, ella le había recriminado al venezolano que la cocina estaba muy sucia y había que limpiarla. En ese momento, el joven ha comenzado a tirar el mobiliario de la cocina, a insultarla y amenazarla de muerte, al tiempo que la sujetaba fuertemente por los brazos, hecho por el que ha solicitado ayuda a gritos. El otro compañero, al escuchar los gritos, acude en su ayuda, teniendo que emplear la fuerza física para evitar que siguiera haciéndole daño.

Por todo lo acontecido y como quiera que existen indicios racionales de la existencia de un  ilícito penal como son las amenazas graves de muerte a la joven y la resistencia/ desobediencia a los agentes intervinientes, se procede a su detención, informándole de los motivos de la misma y de los derechos que le asisten en conformidad con lo dispuesto en la Legislación vigente, siendo conducido hasta dependencias policiales donde, después de serle reiterados sus derechos por escrito, quedó ingresado en los calabozos de la Comisaría a la espera de prestar declaración y pasar a disposición judicial.

Al detenido le constan dos detenciones, una por malos tratos y otra por atentado a agentes de la Autoridad.

 

No hay comentarios