Puente Ladrillo se convierte en un horno fundidor de chatarra

Durante las últimas semanas se suceden las intervenciones de los Bomberos de Salamanca para sofocar incendios intencionados de muebles y electrodomésticos para extraer cobre o piezas que poder revender

FuenteRaúl Martín
Restos de incendios en la calle Sierra Quilama del barrio Puente Ladrillo

Desde hace un par de meses, los Bomberos de Salamanca tienen que acudir con frecuencia hasta las últimas calles del barrio Puente Ladrillo, donde con frecuencia se producen incendios. Todos intencionados, y no precisamente para quemar rastrojos o maleza.

Durante las últimas semanas se sucede la quema de chatarra, muebles y electrodomésticos que arden para facilitar la extracción de cobre y piezas que después revender para obtener dinero. Terrenos que se han convertido en una especie de horno fundidor.

Para separar el cobre de su recubrimiento, que generalmente suele ser de goma, adhesivos ceras o polímeros, queman la parte externa del cable para dejar libre el metal. Una práctica que no es beneficiosa para el medio ambiente, porque los gases que se expulsan son muy contaminantes.

Los cables se han convirtiendo en un elemento habitual en la vida diaria, aunque haya aumentado en los últimos años las transmisiones por ondas (WIFI) o las baterías individuales. Mucha gente los tira en contenedores normales pese a que se pueden dejar en los puntos limpios de reciclaje. Los revendedores recorren los recipientes de basura y van apilando los cables para después quemarlos y extraer el material que les va a proporcionar dinero.

No hay comentarios