Un cura condenado por abusos sexuales, en un tribunal para juzgarlos

Joaquín Galán Pino fue sentenciado a un año de cárcel en 1998 cuando era párroco de Espeja por abusar de una niña de diez años. El Obispado de Ciudad Rodrigo lo mantuvo y destinó después a Serradilla del Arroyo, pero incluso figura en la página web como notario de la vicaría judicial mirobrigense

Iglesia de Espeja

El escándalo de los abusos sexuales en la Iglesia católica no cesa en la provincia de Salamanca. Ahora es la Diócesis de Ciudad Rodrigo la que se ve envuelta en la polémica, según publica el periódico ‘El País’, porque el cura Joaquín Galán Pino, condenado a un año de cárcel por abusar de una niña de diez años, siguió en su ministerio e incluso forma parte como notario de la vicaría judicial mirobrigense, según consta en la propia página web de la Diócesis.

Los hechos se produjeron en 1998, cuando el sacerdote estaba al frente de la parroquia de Espeja. Como no tenía antecedentes, no fue encarcelado al no no ser la condena superior a dos años. Entonces no había las redes sociales ni la concienciación contra los abusos sexuales que existe en la actualidad, de ahí que la condena pasara desapercibida. Incluso el entonces obispo de Ciudad Rodrigo, Julián López, hoy prelado de León y que ha confirmado los hechos a ‘El País’, lo destinó a la parroquia de Serradilla del Arroyo.

Se da la circunstancia de que la Diócesis de Ciudad Rodrigo está actualmente sin obispo, pues Raúl Berzosa solicitó este verano al Papa Francisco un retiro temporal por motivos personales. Una decisión que sorprendió a los feligreses porque es un obispo muy cercano con la gente y muy querido por los mirobrigenses. Mientras, en Salamanca, la situación de Carlos López se complica cada semana por los nuevos casos de abusos sexuales que surgen, muchos silenciados durante años e incluso habiéndose realizado tratos económicos con las víctimas.

Esta denuncia llega precisamente un día después de que el presidente de la Conferencia Episcopal Española y arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, reconociera la “honda conmoción” y el “comprensible escándalo” causado por los casos de “abusos” cometidos por el clero, ha pedido que no se “encubran” y asegurara su “firme decisión de erradicarlos”, pero rechazando abrigar “sospechas sin fundamento”.

“La Iglesia reconoce abiertamente los abusos de diversa índole y tiene la firme decisión de erradicarlos; también agradece la dedicación paciente de tantos cristianos, ministros, consagrados y laicos. No es legítimo abrigar sospechas sin fundamento”, subrayó el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, durante su discurso inaugural de la CXII Asamblea Plenaria de los obispos.

Comunicado del Obispado de Ciudad Rodrigo sobre los abusos sexuales

Reprimenda a los obispos por encubrir abusos sexuales de curas

No hay comentarios