¿Por qué ya caen hojas de árboles si aún es verano?

Muchos parques y plazas de Salamanca muestran ya pequeñas alfombras de hojas secas cuando todavía falta un mes para que concluya el verano. Sin embargo, se trata de un mecanismo natural de protección de algunos árboles frente al excesivo calor, que se aprecia más en el suelo cuando hay días de viento

FuenteRedacción
Hojas caídas de los árboles en una plaza de Salamanca

El habitual calor de agosto, en pleno verano, contrasta con la imagen que presentan muchos parques y plazas de Salamanca, con hojas secas de los árboles sobre las baldosas. En algunos, incluso formando pequeñas alfombras. ¿Cómo es posible que caigan tantas hojas si todavía falta un mes para otoño? ¿Acaso tiene que ver con la escasez de lluvia? ¿Con el cambio climático? La explicación es más simple.

Según explican los expertos, “esto es normal y se debe a un mecanismo natural de los árboles expuestos a altas temperaturas y a la falta de humedad ambiental. Este proceso viene producido por golpes de calor que no sólo afectan a las personas, sino también a los animales y por supuesto, a los árboles, arbustos y otras plantas”.

Y es que “ñas altas temperaturas a las cuales están expuestas las plantas (no temperatura a la sombra sino a la luz y por largas horas), son una limitante para que las hojas y tallos puedan conservar la estructuración de sus proteínas y enzimas requeridas para mantener el crecimiento. El golpe de calor se produce por una excesiva insolación y ambiente muy seco y provoca el marchitamiento, el cambio de coloración en las hojas y la necrosis de estás y los brotes, como consecuencia el árbol se defolia”.

Los árboles urbanos de las vías públicas y los jardines no están tan protegidos de las condiciones meteorológicas como los puedan estar las formaciones arbóreas de los bosques. Los árboles son más jóvenes y se encuentran más soleados, el aire pasa libremente entre sus ramas y se llevan la humedad que transpiran las plantas.

Esta situación afecta a muchas especies vegetales, sin embargo por sus características morfológicas, los plataneros (Platanus hispanica), los castaños de indias (Aesculus hippocastanum), los chopos (Populus nigra), las sóforas (Styphnolobium japonicum) y las robinias (Robinia pseudoacacia) son las especies más sensibles a la caída de la hoja por altas temperaturas y por tanto, las especies más castigadas durante estos días de verano.

“Esta percepción de la caída de hojas en verano se acusa los días de viento que favorece que las hojas se desprendan de los tallos de forma simultánea y el aspecto visual que muestran algunas calles es más propio de los meses de otoño que de los meses estivales, dispensando la duda de si lo que les pasa a los árboles es que se encuentran enfermos”, añaden los expertos. Por tanto, se trata de un mecanismo natural de protección de algunos árboles.

No hay comentarios