Una guardia civil salmantina lidera la protesta contra el polémico curso

Alicia Sánchez, de la asociación AUGC, denuncia un curso para gestionar las emociones dirigido exclusivamente a mujeres, unas jormadas formativas que se impartirán en octubre con el objetivo de “complementar los conocimientos y aptitudes requeridas por el personal femenino de la Guardia Civil en la gestión de emociones en lo referente a la autoestima”

Una guardia civil conduce a un detenido al interior de un vehículo oficial / Foto: AUGC

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) denuncia un grave caso de discriminación por razón de género que ha provocado la indignación de muchas agentes, pues la Benemérita ha publicado en su Boletín Oficial las Jornadas de Desarrollo Personal y Liderazgo para personal femenino para la escala de Cabos y Guardias.

Estas jornadas, de carácter exclusivo para mujeres guardias civiles, serán impartidas el próximo octubre, y tienen como objetivo “complementar los conocimientos y aptitudes requeridas por el personal femenino de la Guardia Civil en la gestión de emociones en lo referente a la autoestima”. La polémica surge porque son sólo para mujeres y el enunciado asegura que es para controlar sus emociones y mejorar su autoestima.

Desde la Secretaría de la Mujer de AUGC, que lidera la salmantina Alicia Sánchez, se preguntan si el hecho de estar este curso dirigido única y exclusivamente a mujeres significa que sus compañeros ya están sobradamente capacitados personal y colectivamente “para gestionar sus emociones en lo referente a la autoestima” para progresar en el Cuerpo gracias a sus innatos conocimientos y aptitudes “en la gestión de emociones” en cuanto a su autoestima, y que por lo tanto los hombres en la Guardia Civil no necesitan mayor ayuda o formación al respecto, fomentando así una imagen de la mujer que no corresponde con la realidad.

Cabe recordar que esta agente fue noticia nacional en 2016 porque se enfrentó a prisión por utilizar un chaleco antibalas femenino adaptado a su fisonomía en lugar de un chaleco masculino, que mermaba su seguridad y a lo que le obligaba su superior. Tras pleitear, quedó absuelta del delito y sólo fue sentenciada a una sanción administrativa.

Para AUGC esto supone un nuevo caso de discriminación, “pues ya hemos denunciado en reiteradas ocasiones la desigualdad existente entre hombres y mujeres en la Guardia Civil. Una desigualdad que no sólo se refiere al porcentaje de mujeres guardias civiles (las agentes apenas constituyen menos del 7% del personal del Cuerpo), sino a su situación dentro de la institución, en la que se incluyen carencias de materiales adaptados a su anatomía, como es el caso de los chalecos antibalas”.

A juicio de Alicia Sánchez, “nuevamente hay que lamentar el paternalismo que se desprende de esta convocatoria, pues restringirse tan solo a mujeres denota el trato discriminatorio que éstas sufren en su condición de guardias civiles. A estas alturas resulta insólito que una institución, tanto pública como privada, ofrezca cualquier tipo de formación y actividad a personas de un único sexo, pero quizás resulta más alarmante que sea una institución como la Guardia Civil, encargada de proteger los derechos y libertades del conjunto de los ciudadanos, quien muestre este trato discriminatorio por razón de género”.

Desde AUGC se insta por tanto a la Dirección General a que rectifique esta convocatoria, “cuya segregación por sexos señala directamente hacia una inferioridad de uno de ellos, en este caso el femenino respecto al masculino, algo totalmente intolerable”.

No hay comentarios