“Tenemos que desterrar el yo soy así, sirve para poco”

Patricia Ramírez, la psicóloga, más mediática e influyente de España, con más de 100.000 seguidores en Twitter, avanza en una entrevista con NOTICIASCYL los detalles del libro ‘Si salieras a vivir’ que presentará el próximo martes 17 de abril a las 19:00 horas en la Librería Santos Ochoa. “Todo lo que tiene que ver con los valores, el orden, la disciplina, la fuerza de voluntad, todo eso se entrena”, asegura

El próximo martes 17 de abril estará en Salamanca (librería Santos Ochoa, Gran Vía 12) la prestigiosa psicóloga Patricia Ramírez para presentar su último trabajo, ‘Si salieras a vivir’. La psicóloga más mediática e influyente de España, con más de 100.000 seguidores en Twitter, habla en este libro sobre los hábitos fundamentales para llevar una vida equilibrada y plena, y sobre aquellos que debemos modificar o incluso eliminar. Y ofrece las herramientas más prácticas para lograrlo, técnicas que ella utiliza también con los deportistas de élite a los que trata.

Patricia Ramírez es licenciada en Psicología, máster en Psicología clínica y de la Salud y docto¬rada en el Departamento de personalidad, evalua¬ción y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada. Asimismo, es socia fundadora del centro de psicología y neuropsicología Ramirezcaracuel que, desde hace diecisiete años, atiende todo tipo de trastornos psicológicos. En el ámbito deportivo, formó parte del cuerpo técnico del primer equipo del Betis con Pepe Mel y del Mallorca con Gregorio Manzano, ade¬más de trabajar con deportistas individuales que compiten a nivel nacional e internacional. Es con¬ferenciante habitual de temas relacionados con el trabajo en equipo, liderazgo, cohesión, optimismo y actitud y da clases en la Federación Espa¬ñola de Baloncesto y en la Real Federa¬ción Española de Balonmano sobre psicología del deporte en el alto rendimiento. Es autora de varios libros de carácter divulgativo.

– Si salieras a vivir, reza el título del libro, pero la sociedad actual invita más al individualismo y el aislamiento social.
– Pero es también un mito, que queremos demonizar las redes sociales y decir que la gente no se relaciona en persona. Yo creo que todo eso invita hoy en día a estar más conectados y que si haces un mal uso de ello pues entonces es algo malo. La gente sigue necesitando quedar, hablarse, tomar una cerveza, compartir un café, eso sigue gustando, sobre todo en un país como el nuestro, que además goza de una de las mayores cotas de bienestar. Si le preguntas a la gente cuál es su fuente de bienestar, una de ellas es tener amigos.

– El título del libro tiene una segunda parte entre paréntesis para lograr una vida plena y también serena. ¿No hay felicidad sin serenidad? El ritmo actual de la sociedad, sobre todo las nuevas generaciones, es celeridad y su lema aprovecha al máximo el momento.
– Para mí la palabra serena es más importante que la palabra feliz. Cuando vas rápido y corriendo a todos los sitios al final no llegas antes, lo que llegas es muy estresado. Con esa velocidad cometes más errores, te bloqueas más, sientes más ansiedad y lo que haces ni siquiera lo disfrutas. Entonces no hay una ventaja en hacer las cosas corriendo salvo que estés en medio de un fuego y tengas que huir.

– En el libro recoge doce hábitos, uno por mes.
– Es un libro para poder trabajar durante todo un año, con un objetivo cada mes, aunque luego la gente se lo lee del tirón. Porque los hábitos se entienden, se comprenden, pero para cogerlos tienes que repetirlos y trabajarlos. Mi idea es hacerlo durante un mes.

– Como una dieta, pero en lugar de eliminar grasas, elimina mal rollo.
– Y es posible conseguirlo.

“Cuando vas rápido y corriendo a todos los sitios al final no llegas antes, llegas muy estresado”

– El primer capítulo habla de planificación y organización. Hay quien lleva el desorden y el caos en los genes. ¿Cómo luchar contra eso?
– Es el primer capítulo porque si hay que hacer un cambio de hábitos no se puede poner la excusa de no tengo tiempo. Vamos a organizar la agenda, a ver de qué cosas puedo prescindir, porque para hacer un hueco tenga que sacar cosas de mi vida. Vamos a ver cómo trabajar la puntualidad para que las personas puedan hacer hueco en todos los hábitos. Tenemos que desterrar el yo soy así, sirve para poco. Eso sólo sirve para componentes genéticos como cantar bien, dibujar bien, tener facilidad para el cálculo matemático, pero todo lo que tiene que ver con los valores, el orden, la disciplina, la fuerza de voluntad, todo eso se entrena. La etiqueta yo soy así hace que nos condicionemos y nos comportemos de esa manera.

– Prueba de ello es que ‘Si salieras a vivir’ es un libro práctico, no sólo para leer.
– Un libro que te invita a pensar está muy bien, pero un libro que te da herramientas para cambiar, te va a ayudar a que generes ese cambio de hábitos.

– A continuación habla del estrés y la ansiedad. Difícil cuando ya de por sí es una lucha constante conciliar la vida laboral con la familiar.
– Efectivamente, la sociedad en este momento no invita a tener una vida serena, pero si nos pasamos toda la vida echando la culpa al entorno y a la sociedad nos desarmamos. Tenemos que pensar en qué medida puedo cambiar mi entorno. Si el trabajo que tengo ahora no me permite conciliar ni tengo vista de que vaya a ser así, igual tengo que empezar a echar curriculums en otros sitios, igual tengo que hacer alguna renuncia. Sí hay cambios y renuncias que podemos hacer en nuestro entorno para tener una mayor calidad de vida.

– Calidad en la que influye la comida, un tema en el que hay tantas teorías y recetas mágicas como alimentos. ¿Por qué ésta es la adecuada?
– Es un complemento, las dietas las pone un nutricionista y yo como psicóloga enseño cambios de hábitos para aprender a calmar las emociones. La mayoría de la gente que come de manera compulsiva, productos basura como la bollería, no lo hace porque tenga hambre sino para calmar su ansiedad, su miedo o su aburrimiento. Yo ofrezco estrategias para calmar esas emociones sin recurrir a la comida, y aprender a relacionarse con la comida de una forma serena.

– Ahí entra también el siguiente capítulo, aprender a decir no. ¿Sobre todo a qué debemos decir no en la vida?
– A lo que te roba tiempo importante de ti mismo. Las personas tenemos el valor de ser serviciales, y está bien porque hace que seamos amables y pertenezcamos a una comunidad, pero todo tiene un límite, no puedes hacer una renuncia completa a tu tiempo. Si tienes algo innegociable a lo largo de la semana, si alguien te pide un favor en ese momento le tendrás que decir que no.

– Dedicarse tiempo a uno mismo. ¿Cómo pueden hacer quienes consideran que su día debería tener al menos 25 horas?
– Empezar por el primer capítulo, gestionar su tiempo. No hay más. Hay gente con un cerebro multitarea y está con veinte cosas a la vez para aprovechar el tiempo. Doy unas claves sobre cómo gestionar el tiempo de forma eficaz para que la gente sepa concentrarse mejor, para que uno sea puntual, para que el cerebro esté enfocado en el aquí y en el ahora, y evite dispersarse y perder el tiempo.

“Hay que aprender a decir no a lo que te roba tiempo importante de ti mismo”

– En eso influye el autocontrol y la voluntad.
– Es algo que tenemos que educar, se puede entrenar con pequeños ejercicios cada día. El autocontrol es algo que se desgasta durante el día, hay que repartirlo, tenemos que elegir dónde lo ponemos. Y luego también es importante valorar las consecuencias antes de dejarnos llevar por la consulta impulsiva, trabajar la meditación, no hablar con un pensamiento de duda o pereza, eso sólo hace que nos liemos. Hay que actuar más y pensar menos.

– Actuar, y moverse, el siguiente capítulo. ¿Qué tipo de movimiento? Porque lo del ejercicio físico es como la comida, para gustos los colores.
– El ejercicio físico es una manera muy fácil de prevenir la salud mental, porque cuando uno hace ejercicio mantiene su cerebro joven, genera neurogénesis y tu cerebro está atento, con más memoria, con más capacidad de concentración.

– Precisamente dice que el cerebro necesita gasolina. ¿Cuáles son los aditivos de ese carburante?
– Se trata de una serie de ejercicios mentales que favorecen que el cerebro se mantenga joven. Aprender cosas nuevas, manejar vocabulario distinto, abrocharte la ropa con la mano no dominante, hacer el cálculo del carro de la compra antes de pasar por la caja, coger un camino diferente de regreso a casa, que el cerebro esté continuamente de su zona confortable para que se esté manteniendo joven, que no se acomode siempre en lo mismo.

– El ser humano es animal de costumbres, y cuando se acomoda…
– Pues no salimos de ahí, y el cerebro también se acomoda y deja de esforzarse.

– También habla de cocinar el amor con la mejor receta. ¿Cuáles son los ingredientes?
– El entendimiento, el respeto, la complicidad, el deseo, la amistad, el compartir valores, compartir aficiones.

– Concluye el libro con un capítulo, ande yo caliente… Complicado en un mundo de apariencias, donde prima la imagen, el continente sobre el contenido.
– Si tus valores son caerle bien a la gente pues sí es complicado, pero si tus valores son voy a hacer mi vida independientemente de a quién le guste y a quién no, pues seguramente será más fácil. Tenemos que aprender a convivir con nosotros mismos y eso supone renunciar a lo que los demás esperan de nosotros o a estar continuamente satisfaciendo al resto de la gente, pero así no vas a vivir tu vida. No puedes vivir la vida que otros quieren que vivas.

– En resumen, la felicidad también se puede entrenar.
– Más que la felicidad, la vida serena. Podemos entrenar la actitud igual que entrenamos el físico.

– Entonces, ¿qué papel juega el azar? Porque haberlo, como las meigas, haylo.
– Efectivamente, la actitud no lo es todo. Las circunstancias de la vida no las vas a elegir tú, pero sí vas a elegir como vivir esas circunstancias. Eso es lo que nos diferencia muchas de veces de los que se quedan en el camino y de los que se sobreponen y siguen adelante.

– ¿Y qué es lo que hace Patricia Ramírez para tener un día pleno?
– Pues dedicarme momentos tranquilos. Para mí es importante tener un equilibrio entre mi vida profesional y mi vida personal, también la familiar. Me dedico pequeños momentos para mí. Quien quiera saberlos, en el libro están escritos y lo voy contando. Invito a los salmantinos a que compartan esta experiencia el próximo martes, será algo muy interactivo y práctico para que todos participemos.

No hay comentarios

Dejar respuesta