Crónicas camperas…de toros, de amigos y de gastronomía (2ª parte)

FuenteSantos García Catalán
loading...

En la primera parte narramos nuestra visita a los distintos cercados de bravo y manso para carne. Posteriormente fuimos recorriendo los distintos recintos hasta llegar al de:

LOS BRAVOS “AJENOS” PARA LA TAUROMAQUIA POPULAR

Es un cerrado especial para los utreros y toros de las calles, encierros y toros de cajón que Nacho va adquiriendo a las distintas ganaderías que ofrecen su mercancía. Cerca de 200 animales vende el ganadero ledesmino para la otra tauromaquia, la popular, que tanto arraigo tiene en los pueblos de nuestra España taurina.

Por ello, cada temporada acuden a Calzadilla muchos “ojeadores”, comisiones de ayuntamientos, peñas y asociaciones taurinas, en busca de buen género para las calles que, en épocas de crisis, han salvado de muchas quiebras a los ganaderos de bravo.

En estos cercados la variedad de pelaje es enorme, así como la diversidad de hierros. Predomina el negro en sus dos vertientes. Pero los hay albahíos, retintos, colorados, jaboneros, castaños, melocotones, sardos, etc.

EL TORO “ENSABANADO” DE ANTOÑETE ERA DE OSBORNE

Sí nos extrañó en nuestra visita al cuartel de las vacas ver un becerrito ensabanado (el toro blanco de Antoñete que lidió en Las Ventas en 1966 y al que le hizo una extraordinaria faena, pero que no era blanco sino “berrendo en negro, alunarado y botinero”. Y de Osborne).

Sin embargo este becerrito es completamente blanco, por lo que en el pelaje del toro se denomina ensabanado. Posiblemente cuando vaya avanzando en edad surja algún que otro complemento que determinará definitivamente su pelaje.

Y curiosamente tiene ascendencia Osborne, como el semental de Núñez del Cuvillo que le fue prestado a Nacho en su momento. Los genes no mienten…

LAS GRANDES MOLES DE GRANITO, LA PLAZA NUEVA DE TIENTAS Y SU PRIMO DEL ALMA…DOMINGO LÓPEZ-CHAVES, EL TORERO.

Como tampoco mienten las enormes piedras graníticas que se encuentran en lo más alto de la finca, denotando que estas tierras fueron canteras donde se extrajeron toneladas de granito. En esta zona suelen andar desperdigados algunos animales de carne, buscando la sombra o el refugio entre las encinas más que centenarias.

Y desde Este sector se divisa todo el entorno, la plaza de tientas nueva, donde tuve ocasión de ver tentar machos a Domingo López Chaves en su otra época esplendorosa (2006). Mingo es el primo del alma de Nacho y, obviamente, es el torero de la Casa para todo.

Era su preparación para Sevilla. Y su debut. Esa tarde le esperaba una corrida de Cuadri de trapío imponente. Tuve la suerte de presenciar el festejo junto a mi amigo José Luis Palomares -ejecutivo de ACS- y ver dos faenas importantes del ledesmino. Una oreja del quinto y pudo ser otra del primero. Pero la espada…

Así finalizaba su crónica de aquella tarde el gran Barquerito: “Una tanda por cada mano, una detrás de la otra, fueron las joyas del trabajo, que se pasó de tiempo pero que Chaves coronó de excelente estocada. La música estuvo tan generosa como en el primer turno. Es decir, empeñada en reventar el negocio. Pero pudo más la fuerza de la gente. Una oreja bien reclamada. Y un respeto imponente”. Grande Barquerito.

Ahora, “Mingo”, como le llaman sus allegados, está en plena sazón de torero maduro y mostrando su bien aprendido oficio. 2019 ha sido la recuperación de un torero macho de siempre, pero con sabor y saber.

LAS CHARCAS, LOS PAJARES, LOS 63 KILOMETROS DE PAREDES DE PIEDRA Y EL ANTIGUO BALNEARIO

Además de la plaza nueva de tientas, por esa franja se encuentran algunos pajares, charcas y un antiguo balneario de aguas sulfurosas que en su día tuvo mucho atractivo. Unas termas con hotel, cuyo edificio destaca por encima de todo el conjunto. En su día se denominó “Balnearios Termales de Guejuelo del Barro”, localidad que dista unos siete kilómetros de Calzadilla, siguiendo la carretera DSA 541 que parte de Ledesma y finaliza en Tremedal de Tormes.

Curiosamente, para acceder al antiguo balneario hay que atravesar las tierras ganaderas de Nacho, entre ellas sesenta y tres kilómetros de paredes de piedra. “Nunca puse reparos, son gente conocida de muchos años y no hace ningún mal que atraviesen mis tierras”.

La generosidad y la amistad destacan entre las grandes virtudes del joven ganadero.

Las instalaciones de la finca ganadera, la iglesia, la vieja plaza de tientas, los chiqueros, los comederos de granito, la casa en suma, permanecen inalterables al tiempo. El bisabuelo Andrés tenía todo atado y bien atado.

Luego vendría el abuelo Ignacio y sus hermanos: Cándido, Pedro y Víctor, estos últimos solteros, que finalmente legarían en testamento la plaza de toros de Ledesma a Ignacio (Tiri), el padre de Nacho. Un coso que data de 1915.

En la tercera parte nos adentraremos en la casa familiar de Ledesma, una auténtica joya donde mi amigo, el catedrático bejarano Gonzalo Santonja, gozaría plenamente. Invitado queda, en palabras de Nacho.

FOTOS: NATALIA CALVO

Crónicas camperas…de toros, de amigos y de gastronomía (1ª parte)

No hay comentarios

Dejar respuesta