Nuestros pueblos quieren vida

Entre primos anda el juego de política y toros

FuenteLuis Falcão | @luischiado
loading...

Supongo que a más de uno le suena, o quizás le zumban los oídos aún, ese estribillo ‘… quiere vida‘, si antaño, no muy lejos en el tiempo, no hablamos de 1986 cuando el PSOE, sino de 2010/2011 con el PP, referido a Arribes, ahora con PP+Cs vuelve a ponerse de moda con el más que probable candado de muchas puertas de consultorios rurales. Se mire como se mire, y el diputado no adscrito en la Diputación de Salamanca, José Francisco Bautista, que sí conoce la realidad de los pueblos más pequeños, dio en el clavo, «no hace falta cerrar consultorios, si no va el médico malamente habrá consultas».

Pleno de la Diputación de Salamanca correspondiente a noviembre 2019

El pleno de la Diputación de Salamanca discutía esta mañana una moción, presentada por el Grupo Socialista, referida a ‘la defensa de la asistencia sanitaria rural’, que instaba a la Junta de Castilla y León (PP+Cs) a retirar el documento marco presentado y publicado el pasado 21 de noviembre referente al modelo de asistencia sanitaria para el medio rural de Castilla y León. Donde, concretamente, y ahí está la madre de todas las batallas, en el «reagrupamiento de consultorios». Si se reagrupa, por lógica, alguno tendrá que cerrar, don José María Sánchez Martín. Esta propuesta marco, la quiera ver o no la quieren entender el señor Sánchez y don Jesús Luis de San Antonio (Cs), dice claramente: «La actividad del médico de familia se concentrará en el centro de salud o en el consultorio rural de agrupación CRA». Y en los demás consultorios? Más. «Consultoriso de Proximidad (C-PROX), a los que el personal sanitario «se desplazará con la periodicidad que se establezca en casa caso, siempre y cuando exista una necesidad asistencial sentida por las personas interesadas (cita previa a demanda) o detectada por el profesional, médico o de enfermería (cita concertada)». En nuestras manos tenemos ese proyecto marco de la Consejería de Sanidad desde hace varios días. No hay que ser muy lumbreras, sin utilizar el lenguaje escabroso del señor Sánchez Martín al que acude una vez tras otra, para darse cuenta de que, este proyecto marco, no es más que dejar sin médico -no hablo de cierre- los consultorios de los pueblos que no sean agrupación CRA. Lo demás, son palabras vanas y buscar seis patas al gato, sean políticas interesadas, da igual PSOE que PP, que salir como se pueda adelante, caso de Cs.

Es que el diputado Bautista Méndez también incidió en el segundo aspecto de la población rural. Su envejecimiento y escaso o nulo acceso a las nuevas tecnologías para realizar citas previas. Alguien se imagina a un vecino/a de La Redonda, de 70 o más años -por ejemplo- pidiendo cita previa por internet o llamando al dichoso teléfono de citas donde un robot nos vuelve a todos locos? Esa es la cuestión, señores políticos.

El PP de sobra se sabía que votaría en contra de la moción, no porque venga del Grupo Socialista -del que no dudamos tampoco su provecho político- sino porque también votó a favor, en su día, 2010/2011 con gobierno de mayoría absoluta del PP en la Junta de Castilla y León, a favor del cierre de las urgencias médicas nocturnas en pueblos alejados casi 100 kilómetros de la capital como Villarino de los Aires y Barruecopardo -el diputado y alcalde de Barruecopardo, Jesús María Ortiz, puede explicar todos los pormenores de primera mano, porque no fue ajeno a toda esa movida en Arribes-. Y, gracias a la presión ciudadana, que costó cientos de horas de sueño a los mayores de los pueblos- la Junta no tuvo más remedio que dar marcha atrás y retirar ese proyecto. No fueron los políticos, fueron los ciudadanos quienes con su lucha vencieron. Pero lo de Cs clama al cielo. Bueno, se supone que tendrá que defender las ocurrencias de su consejera de Sanidad. Pero la gente de los pueblos no entiende de ocurrencias.

No sabemos si aún quedan gentes en los pueblos para luchar por sus derechos. No sabemos qué pensarán los alcaldes y concejales -no los sumisos- como también los castigados ciudadanos rurales cuando vean como su consultorio se queda sin consultas. El caso es que los partidos se someten a los designios de los de allá lejos obviando su propia autonomía para decidir qué es lo que más conviene a sus gentes, a sus cargos y a los habitantes rurales… Y hablamos, concretamente, de Cs. Por ello, esperemos acontecimientos, pero a este paso, entre unos y otros, y los de más allá que no conocen la realidad de cada día en los pueblos que agonizan, la España Vaciada -o la de las oportunidades, como le gusta decir al presidente Fernández Mañueco– será cada día más evidente en su longevidad con el sudario del ataud ya puesto.

Solo recordar aquella voz que ahora se vuelve a hacer realidad, ‘Arribes quiere vida’ y los pueblos también vivir, ay!

 

No hay comentarios

Dejar respuesta