La solución a la despoblación se encuentra en Escocia

El programa de La Sexta 'Enviado Especial' ha viajado hasta las tierras altas de Escocia para conocer qué políticas han realizado para aumentar un 22% la población en los últimos años. Dinero y un proyecto a largo plazo son la solución. Charlamos con el presentador, Jalis de la Serna

FuenteJavier Vicente
loading...

La despoblación y la llamada ‘España Vaciada’ se ha convertido en un problema de primera índole para la nación. En Salamanca, la provincia no vive ajena a él, sino que forma parte importante. Hasta 81 municipios cuentan con 100 habitantes o menos de los 362 existentes en la provincia según los datos del Instituto Nacional de Estadística correspondiente a 2018.

Con ello, el programa de Atresmedia ‘Enviado Especial’ recorre este miércoles en La Sexta los parajes escoceses más remotos en los que se ha conseguido aumentar la población en un 22% en los últimos años. Su presentador, Jalis de la Serna, charla con NOTICIAS CYL SALAMANCA sobre ello y opina que se debe atajar el problema desde la raíz y pensando en un periodo medio.

Una agencia pública con un buen presupuesto

De hecho, este «tema de máxima actualidad y que importa a una gran parte de los españoles» no cuenta con un plan específico para ser revertido como sí ocurre en Escocia. «No se está haciendo nada por evitarlo. En Escocia fundaron una institución, la ‘Highland and Island Enterprise’, una agencia pública que se gestiona de manera independiente que decide qué hacer en la zona».

Y lo cierto es que su trabajo ha sido arduo y positivo, como demuestran las cifras. En apenas 50 años, la población se ha incrementado un 22% en las islas altas de Escocia. «Han hecho un plan integral. Trabajan en muchos aspectos. Fomentan la creación de empresas, el mantenimiento de la banda ancha para tener acceso a un mundo globalizado que permiten tener una universidad a distancia con 70 campus físicos…», recuerda.

Banda ancha

De hecho, la banda ancha, esa promesa anclada ya en los discursos actuales de políticos, en Escocia consigue que sea la red que más se utiliza para hacer videoconferencias para casi todo y así generar riqueza en la zona y el desarrollo de múltiples empresas.

Sin embargo, no hay población sin servicios sociales y para ello la videoconferencia es también su punta de lanza. Clases por videoconferencia y hasta el médico se realiza para que todos tengan asegurados unos servicios mínimos esenciales para poder vivir en zonas que puedan parecer más austeras.

Sanidad

Así, existe un enfermero de zona o persona con conocimientos médicos que se desplaza por los pueblos con un ordenador. Así, el médico puede auscultar a la persona y valorar lo que necesita con la ayuda del profesional. «Son cosas casi de lógica, poniéndole voluntad y un plan integral se puede revertir», insiste.

Ocio

¿Y el ocio? Es otro de los factores que se patrocinan. Con un tráiler llevan el cine a cualquier zona, incluso a través de un ferry. «Hay una cosa importante y es que no encuentran carencias. No es imposible que sigan viviendo en el campo», opina.

¿Qué hacer en España?

Todo ello llega con un conocimiento de causa sobre la situación española. De hecho, el programa arranca en Teruel con el actual diputado de Teruel Existe. «Vimos de cerca cómo es la ‘España Vaciada’. Pueblos sin médico, a veces no hay institutos… No hay servicios básicos para desarrollar una vida normal».

Por ello, considera que muchas de las cosas del norte de Europa pueden ser directamente trasladables con solo el hecho de pensar un plan integral, «tal vez una agencia similar que tenga cierta capacidad presupuestaria para fomentar iniciativas que permitan verse a las zonas rurales como una elección de vida».

Proceso de largo plazo

La solución, así, pasa por una buena gestión del dinero que se recauda a través de los impuestos (los escoceses pagan más) y priorizar ciertos problemas. «El tema de la despoblación es algo serio. 1.800 van a desaparecer delante de nuestra vista. La falta de un plan real es el principal problema. Te das cuenta de que en España lo que falta es pararse a mirar cuáles son los principales desafíos y hacer un plan real», insiste. «El problema es el cortoplacismo. Nadie tiene una varita mágica. Se trata de hacer un plan integral que vaya del fomento de la natalidad a unas escuelas y una atención sanitaria de calidad. Eso te va a llevar más de 20 años».

Y es que la situación entre Escocia y España es diferente pero no tanto. Se trata de un país con muchas islas y una geografía accidentada con zonas recónditas que, en principio, podrían tener más problemas pero «ves que haciendo un plan integral se revierte la tendencia».

Con ello no solo han llevado gente a la zona, sino personas capaces, profesionales muy cualificados. «Intentan aprovechar todos los recursos que ofrecen las zonas rurales. La agencia destina dinero para patrocinar y sacar adelante los mejores proyectos. Son personas que tienen salarios altos porque son gente muy cualificada».

«Duele hasta escucharlo»

En España, además, el problema de la despoblación llega hasta las ciudades más pequeñas en favor de las más grandes. «Es una pena. Forma parte de lo mismo. Duele hasta escuchar que una ciudad de la importancia de Salamanca pierda población. Más allá de las comodidades o bellezas arquitectónicas, hay que que pensar qué falta o qué estamos haciendo mal».

Pero lo cierto es que, y el espejo se encuentra en Escocia, «con voluntad política y llevando a cabo políticas activas se consiguen resultados increíbles». Precisamente ello es a lo que aspira este reportaje y anima a todos a reflexionar y a darnos cuenta de que «no deberían desaparecer pueblos, va a llevar la superpoblación de las ciudades» y que, por tanto, «deberíamos empezar a plantear como un problema y exigir a los políticos que lleven a cabo políticas para hacer atractiva la vida en las zonas rurales».

No hay comentarios

Dejar respuesta