La Iglesia Vieja de Sancti Spíritus vuelve a sus orígenes

Este domingo se celebró una misa después de muchos años debido a las obras que se realizan en la nueva

FuenteTexto y tofografías: Antonio Fiz
loading...

Después de más de 50 años de celebrarse la última misa de forma regular en la Iglesia Vieja, este domingo se ha vuelto a decir una en este pequeño templo de la ribera del Gavilanes debido a las obras que se realizan en el tejado de la ‘nueva’.

Bien es verdad que el anterior párroco, don Juan José Peña Galante, había dicho una misa en los últimos años antes de su jubilación, y también don Anastasio Vicente Oreja la siguió utilizando un tiempo antes de trasladar los oficios a la actual.

José Ángel Torres Sevillano publicó esto dentro de un extenso artículo: «Recién llegados a las tierras del Yeltes en la primera mitad del siglo XII, los caballeros de la Orden del Temple erigieron tres ermitas, la de Sepúlveda y Santidad en la vega del río Yeltes, y otra a orillas del río Gavilanes, consagrada al nombre de Sancti Spíritus«.

La gestión de esta iglesia está en manos del Ayuntamiento de Sancti Spíritus desde que en el 2002, con el entonces alcalde, Agapito Fernández, alcanzara un acuerdo con el clero para gestionar, conservar y aprovechar el recinto durante 30 años.

En 2005, siendo Consuelo Matías alcaldesa, se hizo la cubierta nueva, antes de 2013 se acometió la obra de renovación del interior, y en 2015, la fachada y la espadaña. Estas últimas ya con el actual alcalde, Bienvenido Garduño.

La Iglesia Vieja viene acogiendo eventos tales como el recibimiento anual de los Reyes Magos, el belén viviente, exposiciones fotográficas y micológicas, la hoguera de San Juan e, incluso, una representación de la Pasión de Cristo, entre otras cosas.

Esta vez, después de que el martes tuviera lugar un funeral, don Gabriel Ángel Cid López, ha tenido la oportunidad de dirigirse a sus fieles desde este templo venido a menos en su dedicación religiosa, sin campanas que llamen a la oración y sin esas peculiares conchas, que evitaban que los mozos de antaño jugaran a la pelota… Pero que sigue ahí, sirviendo a los vecinos de acuerdo con las necesidades de cada época y que por unas semanas vuelve a sus orígenes.

No hay comentarios

Dejar respuesta