El Abejarock, entre los festivales señalados por Facua por la normativa autonómica

Facua critica la pasividad de las autoridades autonómicas de protección al consumidor ante estas irregularidades que se producen en numerosos eventos musicales y que impiden meter comida y bebida a los asistentes

FuenteRedacción
Foto de archivo / AbejaRock
loading...

FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a las empresas organizadoras de más de cuarenta festivales y conciertos por no permitir el acceso con alimentos o bebida adquiridos en el exterior.

Se trata de cuarenta y dos eventos celebrados entre mayo y agosto en nueve comunidades autónomas. Seis de ellos se han organizado en Andalucía, uno en Cantabria, seis en Castilla y León, cinco en Cataluña, siete en la Comunidad de Madrid, siete en Comunidad Valenciana, cuatro en Euskadi, cuatro en Galicia y dos en Navarra.

Las denuncias se han presentado contra las promotoras de los eventos ante las administraciones de consumo de las comunidades donde se celebran estos eventos. Los últimos festivales denunciados por FACUA son el Abejarock, que tendrá lugar el 17 de agosto en la localidad salmantina de Béjar y el No Sin Música, que se celebrará en Cádiz del 15 al 17 de agosto.

Desde la organización del Abejarock señalan a este diario que cumplen escrupulosamente con la normativa impuesta por la Junta de Castilla y León y destacan sus precios populares en la venta de comida y bebida. Incluidos productos aptos para celíacos y una fuerte inversión para reducir el consumo de plástico y utilizar vasos reciclados. Todo ello, para llevar a cabo un festival de música, en pleno crecimiento, que cumple su undécima edición, y que se organiza con fines «100% benéficos».

Cláusulas abusivas

FACUA advierte de que el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios considera que no permitir la entrada con comida y bebida de fuera es una cláusula abusiva según el artículo 82.1, que establece como tales todas aquellas prácticas que causen «un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato».

De la misma manera, la Comisión de Cooperación de Consumo, órgano ejecutivo de la Conferencia Sectorial de Consumo, estableció en su consulta número 5 del año 2000, relativa a esta limitación del derecho de admisición en los cines, que «las cláusulas en las que se impone al consumidor limitaciones en orden a la adquisición de los productos sin fundarse en circunstancias objetivas, deben ser consideradas abusivas».

La misma Comisión, en la que participan el Ministerio de Sanidad y Consumo y las autoridades de consumo autonómicas, ya indicó en su consulta número 53 de 1998 que «puede señalarse que la prohibición de introducir bebidas y alimentos del exterior, cuyas características no comportan ningún riesgo o problema objetivo y que en muchas ocasiones se venden en el propio establecimiento –en ocasiones a precios más elevados- pudiera constituir una cláusula abusiva (…), que entiende como tales aquellas cláusulas que perjudiquen, de manera desproporcionada o no equitativa, al consumidor, o comporten una posición de desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes, en perjuicio de los consumidores y usuarios».

FACUA también señala que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, sobre la prohibición de entrar a los cines con comida y bebida, recoge que «resulta irrazonable entender la limitación de la capacidad de elección del consumidor» y que «si se limita la posibilidad acceder a la sala en función de la procedencia de los productos y sólo se pueden consumir los adquiridos en su interior, resulta que de manera indirecta se está imponiendo que utilice servicios que en principio no ha solicitado pero que se ve forzado a pedir a la propia empresa».

Además, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) publicó en 2016 un informe, también relacionado con la prohibición en cines, en el que concluía que existía una «cláusula abusiva» ya que el consumidor «se ve privado de la prestación principal, de forma injustificada, habiendo abonado la entrada, en base a una limitación impuesta unilateralmente respecto a un servicio accesorio que no ha solicitado, y teniendo en cuenta que la actividad básica de la empresa no es la venta y distribución de comida y bebida».

FACUA recomienda a los usuarios que se encuentren con esta limitación ilícita del derecho de admisición en festivales, conciertos, cines o parques de atracciones que procedan a denunciarla, para lo que pueden pedir y tramitar la hoja de reclamaciones en los establecimientos o presentar un escrito con la denuncia a la administración de consumo de su comunidad autónoma. Asimismo, la asociación invita a los afectados a que le den a conocer estas irregularidades para proceder a interponer denuncias de oficio ante las autoridades competentes.

Comunicado íntegro del Abejarock

Horas después del anuncio de la denuncia por parte de Facua, desde la organización juvenil ABEJAROCK, promotora del festival benéfico del mismo nombre, ha emitido un comunicado en el que aclara algunos puntos con respecto al evento.

«1.-Que la organización no tiene constancia de denuncia alguna y que la primera noticia que se tiene de la misma ha sido por dicho canal, sin que ningún responsable de FACUA se haya puesto en contacto con nosotros ni con el Ayuntamiento de Béjar.

2.-Que la organización permite el acceso al recinto general con todo tipo de comida y bebida, exceptuando el recinto específico de conciertos, y que esto lo hace con arreglo al Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas. Título segundo, Capítulo IV, Sección Tercera, Art 59, punto 1 citado a continuación:

“e) Entrar en el recinto o local sin cumplir los requisitos a los que la Empresa tuviese condicionado el derecho de admisión, a través de su publicidad o mediante carteles, bien visibles, colocados en los lugares de acceso, haciendo constar claramente tales requisitos”.

Y que dicho artículo se cumple taxativamente. Permitiendo cualquier excepción de índole médica que pueda suponer un problema para el usuario mediante el correspondiente justificante.

3.-Que en ningún caso la venta de comida y bebida responde a otra causa que no sea la seguridad jurídica de la asociación y que FACUA MIENTE en su afirmación: “Al no imponerse multas contundentes desde las administraciones de protección al consumidor autonómicas, se está facilitando que las empresas inflen sus beneficios al provocar que los usuarios tengan que adquirir la comida y bebida en los establecimientos de los propios recintos, a precios que además son generalmente muy elevados.”

Al llevar nuestros precios varias semanas publicados y ser objetivamente inferiores a los ofrecidos en cualquier otro establecimiento de la provincia de Salamanca.

Y por encima de todo, al ser esta una asociación SIN ÁNIMO DE LUCRO y tener un fin benéfico, DONANDO EL 100% DE LOS BENEFICIOS a causas sociales

4.-Que nuestra organización siempre responde ante cualquier comentario, y que siempre se ha escuchado cualquier tipo de queja como se puede demostrar en toda nuestra actividad en redes sociales, que nos adecuaremos siempre a la legalidad imperante y que durante años ninguna administración nos ha advertido de esta supuesta ilegalidad. A fecha de hoy, ni la Consejería pertinente ni FACUA, ha contactado con nuestra asociación para referirnos queja alguna.»

No hay comentarios

Dejar respuesta