Los drones del Catastro contra el fraude sobrevuelan un pueblo salmantino

Tabera de Abajo presenta un 37,1% de fraude en obras sin declarar, el décimo municipio en todo el país, según ha detectado el Ministerio de Hacienda haciendo uso de estos novedosos aparatos voladores, fotos por satélite e inspectores en el terreno

FuenteJavier A. Muñiz

Salamanca alberga uno e los diez municipios que más fraude en el Catastro presentan. Así lo arrojan los datos del Ministerio de Hacienda recogidos este viernes por ABC. El citado diario elabora una clasificación en función del porcentaje de obras fraudulentas detectadas por la Inspección y arroja que Tabera de Abajo presenta un 37,1%, ocupando el décimo lugar.

Lo cierto es que después de la crisis proliferaron las obras y rehabilitaciones son declarar y el Ministerio de Hacienda se puso manos a la obra en el año 2013 para detectar todas y cada una de las actuaciones fraudulentas. Para ello utilizó los inspectores sobre el terreno, como venía siendo habitual, las fotos satélites y también las herramientas que brindan las nuevas tecnologías, en este caso los drones, aparatos capaces de sobrevolar las fincas recogiendo imágenes de su interior.

La mayoría de las actuaciones irregulares de Tabera de Abajo son nuevas construcciones, aunque también ampliaciones y rehabilitaciones, reformas y cambios de uso y, en menor medida, nuevas piscinas. Obras que, todas ellas, deben se comunicadas al Fisco y por las que es necesario tributar. En el municipio salmantino ha habido asimismo 104 regularizaciones durante el último periodo hasta completar ese 37,1% de obras fraudulentas.

La mayoría de los municipios en los que los drones han detectado más fraude están en Andalucía. El primero es Peñarroya-Pueblonuevo, en Córdoba, que acumula un 48,9%, aunque también están Cardeña, Paymogo y Villanueva del Ariscal. El ‘top ten’, lo completan los muncipios manchegos de Llanos del Caudillo y Chozas de Canales, el cántabro San Pedro del Romeral, el catalán San Miguel de Campmajor y el aragonés Fago.

No hay comentarios