Enusa, referencia internacional de formación e investigación en gas Radón

Gestionado por el Grupo LARUC de la Universidad de Cantabria se ha celebrado en Laboratorio de Radiación Natural del Centro de Saelices el curso de formación en Radón “Radon for Building Professionals". Los participantes proceden de 13 países de Europa y de Sudáfrica y han sido seleccionados y subvencionados por la Comisión Internacional de Energía Atómica con sede en Viena

FuenteRedacción
Planta de Juzbado

El Laboratorio de Radiación Natural del Centro de Saelices el Chico, perteneciente a la empresa ENUSA ha vuelto a convertirse en referencia internacional de formación e investigación en Gas Radón acogiendo el curso “Radon for Building Professionals” que gestiona el grupo LARUC de la Universidad de Cantabria y que convoca a participantes, procedentes de 13 países de Europa y de Sudáfrica, seleccionados y subvencionados por la Comisión Internacional de Energía Atómica con sede en Viena.

Frente a las diferentes opcines que presentan otros laboratorios europeos, la Comisión ha elegido las instalaciones de la empresa ENUSA por segunda vez consecutiva por los buenos resultados y excelentes valoraciones arrojados en la primera edición del curso, celebrada en noviembre del pasado año. También sumaron a su favor las posibilidades que ofrecen tanto las instalaciones del Laboratorio, junto con el módulo experimental construido en la zona de Sageras, para estudiar la viabilidad y la efectividad de las acciones de remedio frente a la presencia de gas Radón en los edificios existentes como las propias explotaciones mineras en proceso de recuperación. De hecho, el Laboratorio de Radiación Natural es un laboratorio de referencia en su campo de actuación y, particularmente, en la relativo al gas Radón a nivel europeo.

Ignacio Vecillas, director de la Instalación, fue el encargado de inaugurar el curso quien, tras dar la bienvenida a los asistentes, hizo una breve exposición sobre las explotaciones y las actividades de recuperación del emplazamiento que se están llevando a cabo.

El curso combinó las clases teóricas con el desarrollo de medidas experimentales a través de prácticas relacionadas con el gas Radón y su comportamiento en interiores. Durante las sesiones, se impartieron clases relacionadas con los fundamentos físicos del Radón, su comportamiento en el medio ambiente y sus efectos sobre la salud, así como las técnicas de medida de dicho gas en aire, suelo y agua.

La relación de profesores estaba compuesta por expertos internacionales como el Dr. Matej Neznal (RADON v.o.s. Corporation), de la República Checa, y el Dr. Bernard Collignan (Centre Scientifique et Technique du Bâtiment), de Francia, además de por catedráticos y doctores de la Universidad de Cantabria y del Instituto Eduardo Torroja de Madrid.

El Centro de Saelices colaboró con sus recursos en la buena ejecución del curso, prestando la asistencia requerida en cada momento por la Universidad de Cantabria y facilitando las infraestructuras necesarias.

El gas Radón es un gas radiactivo de origen natural presente en los suelos de la corteza terrestre y en los materiales de construcción. Por su naturaleza puede escapar de ambos, acumulándose en el interior de las viviendas y de los lugares de trabajo y pudiendo alcanzar concentraciones elevadas y peligrosas para la salud de las personas que residen o permanecen tiempo en ellos.

El radón y los elementos radiactivos que genera al ser inhalados se depositan en nuestro sistema respiratorio y allí provocan la irradiación de los tejidos pulmonares, aumentando el riesgo de cáncer de pulmón. La Organización Mundial de la Salud establece que entre el 3 y el 14% de los cánceres de pulmón se deben a este gas.

Es, pues, muy importante evitar la presencia del Radón o, al menos, mantener las concentraciones en el interior de las viviendas y los lugares de trabajo en concentraciones inferiores a los límites marcados por la normativa. Concretamente, la nueva Directiva 2013/59/Euratom del Consejo, de 5 de diciembre de 2013, por la que se establecen normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes, ha establecido nuevos niveles de referencia y recomendaciones para evitar o minimizar la exposición a Radón en interiores, con actuaciones previas a la construcción de viviendas o con medidas de remediación en locales ya existentes.

La Comisión Internacional de la Energía Atómica ha diseñado un programa específico para reducir el impacto de este gas y, entre otras actuaciones, realiza cursos de formación dirigidos a profesionales y especialistas en edificación, calidad del aire, etc. Concretamente, la finalidad del Curso celebrado en el Laboratorio de Radiación Natural ha sido proporcionar a los asistentes el conocimiento y la experiencia práctica en las acciones que se pueden adoptar para minimizar la exposición del público al Radón en interiores, bien a través del desarrollo de códigos de edificación para el diseño de nuevas viviendas, que impidan la entrada del Radón, bien  a través de la aplicación de acciones correctivas en viviendas ya existentes, para reducir la presencia del gas y evitar que se alcancen concentraciones superiores a los niveles de referencia.

No hay comentarios