Valverdón, un pueblo dividido por los gatos

La presencia de los animales es masiva, lo que ha provocado un bando del alcalde para no darles de comer. NOTICIASCYL comprueba in situ que hay más gatos de lo habitual en un pueblo. Algunos vecinos consideran que es un problema de salud pública, otros le restan importancia y creen que el primer edil se ha excedido

Los vecinos de Valverdón, un pequeño pueblo de la comarca de Ledesma a trece kilómetros de Salamanca, están divididos. El alcalde, Carlos Gallego, ha emitido un polémico bando en el que prohibe dar de comer y atender a gatos sin dueño. Una medida que ha despertado polémica en el pueblo, pero sobre todo en las redes sociales, siendo duramente criticada por colectivos animalistas. Incluso el pueblo ha sido noticia en telediarios de ámbito nacional y se ha promovido una recogida de firmas a través de internet, que ya cuenta con más de 4.000 apoyos.

El primer edil explica en el escrito: “Ante las quejas vecinales recibidas en esta Alcaldía sobre la proliferación de gatos en algunas zonas del municipio que presentan aspecto de abandono y carencias de atención sanitaria, queda prohibido dar de comer y atender a estos gatos en la vía pública y espacios abiertos, a fin de erradicar su presencia en las calles y evitar con ello molestias y problemas de salud pública”. No obstante, se trata de una prohibición orientativa, que no acarrea sanción alguna si se incumple.

NOTICIASCYL ha comprobado in situ que hay más gatos de lo habitual en un pueblo, con presencia de excrementos en repisas de ventanas, escalones de puertas y aceras en general. Es algo que molesta mucho a quienes respaldan el bando del alcalde, pues consideran que se puede generar un problema de salud pública si se produce un efecto llamada porque en Valverdón los gatos encuentran comida fácil, de manera que se asientan allí.

Sobre esta cuestión precisamente alertaba ayer una autoridad en medio ambiente como el responsable de la Fundación Tormes EB, Raúl de Tapia, ubicada en la cercana Almenara de Tormes. Así, explicó que por ejemplo “en zonas turísticas hay verdaderas manadas de gatos salvajes que se alimentan de lo que pueden, y en Canarias lo hacían de un lagarto protegido, lo que termina siendo destructivo hacia un proyecto medioambiental”. Pero claro, tampoco se puede dejar de morir de hambre a los animales, por lo que la raíz del problema está más en quienes abandonan a los animales, algo sobre lo que habría que tener un mayor control, con más apoyo a las protectoras de perros y gatos.

Ése es el principal argumento de los detractores del bando del alcalde. En primer lugar, la falta de humanidad que se promueve, algunos vecinos incluso aseguran que es una medida salvaje que favorece el exterminio de los gatos en el pueblo dejándoles morir de hambre. Pero muchos también lamentan la mala imagen que se ha dado del pueblo en toda España, cómo solo se habla de pueblos pequeños como Valverdón sólo cuando hay alguna polémica, dejándolos olvidados el resto del año.

Polémico bando del alcalde de Valverdón sobre alimentar a gatos callejeros

Debate sobre alerta sanitaria en Valverdón por la proliferación de gatos

No hay comentarios