El ya ex alcalde de Pajares continuará como concejal

El pleno del Ayuntamiento, en el que sólo hay concejales del Partido Popular, ha aprobado la renuncia de Juan Antonio Benito de Dios como primer edil tras la polémica carta al Senado en la que llamaba mamporrero a su presidente, Pío García Escudero, por atender los requerimientos de Compromís, grupo al que acusaba de defender los crímenes republicanos de la Guerra Civil, sobre la Ley de Memoria Histórica, que calificaba de memoria histórica o mentira histórica. También llamaba indigente mental al ex presidente Zapatero. El PP le abrió un expediente, la Consejería de Educación otro como director del colegio público San Mateo de Salamanca y ya había renunciado como miembro de la junta de personal docente no universitario

Juan Antonio Benito de Dios ya no es alcalde de Pajares de la Lagura después de que el pleno del Ayuntamiento de la localidad armuñesa haya aprobado su renuncia como primer edil, anunciada ayer. La Corporación se compone de cinco concejales, todos ellos del Partido Popular, que se volverán a reunir para decidir quién es el nuevo alcalde. Entre los ediles que adoptarán esta decisión estará también el ex alcalde, que no renuncia a su acta de concejal.

La polémica en torno a él surgió después de que mandase una carta al presidente del Senado, Pío García-Escudero, llamándole “mamporrero” y criticando la Ley de Memoria Histórica. Benito de Dios, quien también es director del Colegio Público San Mateo de Salamanca, ya renunció el pasado viernes a su puesto como delegado electo de la Junta de Personal Docente No Universitaria de Salamanca por el sindicato ANPE. También retiró de la página web del ayuntamiento armuñés otra ‘rajada’ escrita el pasado verano.

En el pleno celebrado este miércoles, la corporación ha tenido constancia oficial de que Juan Antonio Benito de Dios presentó un escrito en el Ayuntamiento de Pajares de la Laguna, el pasado 2 de febrero, en el que renunciaba a su condición de alcalde y en el que alegaba “motivos personales” para tomar esta decisión. No obstante, la sesión ha servido para conocer que el ya exregidor municipal quiere continuar como concejal, tal y como ha informado el secretario en el pleno de la localidad.

En cuanto a la situación en la que queda Pajares de la Laguna, el concejal Juan Antonio Valle de Dios ha tomado el bastón de mando en funciones, a la espera de que en unos diez días se formalice su nueva responsabilidad como alcalde.

Al terminar la sesión, antes de marcharse de la sala y sin querer hacer declaraciones a los medios presentes, ha tomado la palabra para agradecer a los concejales, al secretario municipal y al municipio en general “todo el apoyo” que le han dado en sus años como máximo responsable en el Consistorio. “Hasta siempre y muchas gracias”, ha añadido como últimas palabras.

“Una metedura de pata”

Posteriormente, el concejal Ildefonso Armenteros, también del Grupo Popular, ha manifestado que a los miembros de la corporación no les ha parecido “correcto” que mandase la carta y los términos que utilizó. Ha explicado que el pleno acordó, tras conocer la inicial carta del Senado para pedir que cambiasen el nombre a la calle Salas Pombo, que contestarían diciendo que estaban estudiando el proceso para modificar la nomenclatura.

El concejal y compañero del ex alcalde ha reconocido que Benito de Dios “ha hecho muchas cosas por el pueblo” pero que la carta remitida a la Cámara Alta ha sido “un fallo muy grave” que “ya no tiene vuelta atrás”. “Ha sido una metedura de pata”, ha reconocido tras finalizar el pleno.

La denuncia ante la Fiscalía sigue adelante

Benito de Dios ya pidió disculpas el jueves en un breve comunicado por la carta remitida como alcalde al presidente del Senado, al que calificaba “mamporrero”, y en cuya carta también se refería al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero como “indigente mental” por promover la “aberrante” Ley de la Memoria Histórica. En el documento, remitido a Europa Press, el alcalde y también director del Colegio Público San Mateo de Salamanca señaló que el escrito estaba “pensado con carácter político, nunca como un ataque personal”.

No obstante, el Senado sigue adelante con la presentación de una denuncia ante Fiscalía por la carta remitida en diciembre a la Cámara Alta, en la que Benito de Dios señalaba que el “claro fin” de la Ley de Memoria Histórica es “manipular la historia, enfrentar a la sociedad española y malgastar recursos públicos”,

Sobre esa misma normativa, se refería a ella como “infame ley de memoria histórica (esa gran mascarada que más bien debería llamarse Ley de Mentira Histórica, o Ley de Memoria Histérica, o Ley de Resentimiento Histórico, etcétera) depuesta por un tal José Luis Rodríguez el Rojo”.

En la misiva, Juan Antonio Benito de Dios argumentaba que “si la institución del Senado que usted preside -en referencia a García-Escuder- no tiene otra cosa mejor que hacer y se dedica a perder el tiempo y los recursos que los ciudadanos se ven obligados a entregar son despilfarrados como éste, mejor es que esa institución se disuelva”.

El alcalde y director del centro escolar salmantino continuaba la carta lamentando que la Presidencia del Senado se haga “portavoz” y “vocero” del senador de Compromís, Carles Mulet, que pidió el cambio de nombre de la calle en Pajares de la Laguna, del que decía que “pertenece a una pandilla de, salvo excepciones, vagos y maleantes, violentos y antisistema”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta