Arrimados a Ciudadanos y fotos comprometedoras

ALEA JACTA EST / Raúl Martín

Quinta semana de 2018, la de los datos del paro, importantes congresos de la Universidad de Salamanca y la llegada de los concursantes de la última edición de ‘Operación Triunfo’, que vuelve a ser un fenómeno televisivo y vuelve a ilusionar con ganar el festival de la canción Eurovisión.

Varios apuntes al respecto. El primero sobre el paro. Los datos dicen que la lista registró en enero el segundo menor aumento en una década y que ahora hay tantos desempleados en la provincia de Salamanca como en el año 2009. Pero… y es mucho pero, la afiliación a la Seguridad Social es similar a la del año 2012, Salamanca es la séptima provincia de España que menos empleo crea y los contratos firmados en enero no superaron los cuarenta días de duración. Sí, hay trabajo en Salamanca, pero no todo el que debería y en las condiciones necesarias para vivir. Temporalidad y precariedad son la nota predominante. Y así, la emigración, sobre todo de jóvenes, continúa siendo un hecho. Dos mil durante el último año. Por eso baja principalmente la lista del paro.

Fue también otra semana importante para la Universidad de Salamanca, primero con la toma de posesión de los cargos directivos que faltaban para completar el esquema del nuevo rector Ricardo Rivero. A quien, por cierto, ven más delgado. Y es que no para, acude a todos los congresos, mantiene reuniones por doquier, en Salamanca, en Béjar, en Zamora, en Ávila, porque ya dijo que quería dar protagonismo a todos los campus. Pero a este ritmo se va a quedar sin resuello. Le sobra vitalidad, dicen sus allegados. Que así sea, por el bien de nuestra universidad, porque de su ímpetu y conocimiento solo podrán salir cosas buenas. Por ejemplo seguir impulsando el Octavo Centenario de la institución académica, cuyo vicerrector encargado de su gestión, Enrique Cabero, sigue enriqueciendo mientras Salamanca es epicentro de congresos y reuniones de ámbito nacional e internacional.

Pero no podía faltar la política en esta semana en que ayer sábado medio millar de jóvenes de toda España participaban en el campus invernal de Ciudadanos. Con presencia de su gurú económico, Luis Garicano, pero sobre todo de su presidente y aspirante a dirigir el Gobierno, Albert Rivera. Ciudadanos está de dulce y así lo reflejan las encuestas, afirmando los expertos que este partido es ya una realidad como alternativa de gobierno. En el PP lo saben bien y lo están padeciendo.

Ese futuro de Ciudadanos pasará antes por las elecciones municipales y autonómicas de 2019. El partido se encuentra en ese momento en que todos se arriman, sobre todo tras el triunfo electoral en Cataluña con Inés Arrimadas, por cierto, hija de salmantinos, de Salmoral. Arrime que en anteriores comicios dio entrada a Ciudadanos a personas de dudosa ideología liberal o rebotados de otros partidos, como Antolín Alonso en Vitigudino y Luis Holgado Lopo en Villamayor de Armuña, ahora denostados. Si Ciudadanos quiere hacer algo grande en 2019 deberá formar candidaturas en el mayor número de pueblos posible, porque voto a voto podrá contribuir a dar más procuradores en las Cortes de Castilla y León y ser un partido decisivo en la formación de gobierno de la Junta.

Eso sí, cuidado con los arrimados. Duro trabajo tendrán Luis Fuentes y Pablo Yáñez para que no se alborote el gallinero. Que sepan distinguir entre Ciudadanos en Salamanca y Ciudadanos en los pueblos será fundamental para el éxito o no de su resultado electoral. Sobre todo en una provincia como Salamanca, con 362 municipios, la mayoría de menos de quinientos habitantes, donde se vota a la persona, no al partido. Y ojo con las personas que reclutan, que de cara a 2020 pueden dar muchos dolores de cabeza. El PP estará al acecho para no pasar ni un traspié, ni un despiste, ni una metedura de pata.

Metedura, y hasta el fondo, como la protagonizada por el alcalde de Pajares de la Laguna, Juan Antonio Benito de Dios, quien despachó su rabieta por tener que cambiar el nombre de calles franquistas a instancias del Senado, por acción de Compromís, con una carta a la Cámara Alta en la que llamaba mamporrero a su presidente, Pío García Escudero, indigente mental a José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente del Gobierno, y acusaba al partido valenciano de ser defensor de los crímenes republicanos durante la Guerra Civil. Podría aprender de otros alcaldes que están a lo que deben, con su gente, y aquí hoy quiero destacar al de Barruecopardo, diputado provincial de Deportes, Educación y Escuela de Tauromaquia, Jesús María Ortiz, que este domingo podría estar en su casa descansando pero ha comenzado apoyando las carreras de Villares de la Reina y Cabrerizos, y por la tarde estará en la fina del Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo.

Después este alcalde de la comarca de La Armuña, que hizo honor a su apellido montando ‘la de dios’, invetigado por la Fiscalía, expedientado por su partido, el PP, y expedientado por la Consejería de Educación como director del colegio San Mateos de Salamanca que es, pidió disculpas y dijo que se había exagerado, que no eran ataques personales, sino reflesiones políticas. Con un par, manda huevos, que diría Federico Trillo, ex ministro de Defensa y ex presidente del Congreso de los Diputados, también ex embajador.

Porque el Partido Popular parece que se encuentra en esa fase, la de los ex. Sobre todo ex militantes, en busca de nuevos horizontes, de arrimarse a lo nuevo, a la moda, a Ciudadanos. Está muy revuelto el gallinero de las gaviotas… y más que lo estará a partir del verano. No viví conscientemente la Transición Española, por entonces estaba en pañales, pero he hablado con mucha gente que la protagonizó intensamente, leído y visto al respecto, y esta situación me recuerda al auge de la Unión de Centro Democrático tras disgregarse la derecha. Ésta había permanecido fuertemente unida en torno a Francisco Franco, pero muerto el dictador, comenzó a separarse y el ala más moderada terminó gobernando con la UCD. Esa derecha volvió a unirse con fuerza en torno a José María Aznar, y presidir el país durante dos legislaturas tras un largo mandato del socialista Felipe González. Pero con Aznar vilipendiado incluso por los suyos, el liderazgo de Mariano Rajoy llega a su ocaso, sino no lo ha alcanzado ya.

Tal es el marcaje del PP a Ciudadanos de cara a las próximas elecciones que ya incluso se comenta que hay fotos comprometedoras que pueden ser utilizadas como arma arrojadiza en las redes sociales, donde tiene cabida toda la ‘mierda’ y ataques personales desde el anonimato. Por ejemplo, me dicen que los populares tienen fotos de la juventud musical de un dirigente ciudadano, con una imagen más propia de podemita, por aquello de dar a conocer a la parte más conservadora de los salmantinos que si le votan lo harán por alguien que no es de los suyos. Pero también me dicen que los de naranja tienen la foto de una gaviota de altos vuelos con una camisa azul de infausto recuerdo y brazo en alto con ominoso saludo. ¿Será verdad? ¿Lo será también que hay fotos comprometedoras de la pasada noche con la juerga que algunos jóvenes de Ciudadanos se pegaron en Salamanca? ¿Saldrán a la luz algún día esas imágenes? Ya saben, se dice el pecado, pero no el pecador. La próxima semana, les prometo más madera.

No hay comentarios

Dejar respuesta