El Kit de la chapuza

Sobre el atasco en la AP6 a causa de la fuerte nevada

La concesionaria de las autopistas de peaje y la DGT son los únicos responsables de que cientos de personas permaneciesen atrapadas en sus coches por horas, noche fría, borrascosa y nevada, que por repetidamente anunciada -no es excusa- no se esperaba fuese tan profusa.

Unos conductores y pasajeros guiados hacia una ratonera, “los peajes”, sobre una vía que, por tener un coste adicional para su uso, se le debe suponer cierta habilitación extra, sobre todo en este tipo de circunstancias.

La DGT, que lanza tantas excusas para evitar asumir sus responsabilidades, confirma la nefasta opinión que tengo sobre su gestión y su gestor que ya expuse en un anterior artículo sobre seguridad vial, en aquella ocasión escribía a este respecto:

No he visto nunca un anuncio en el que la DGT -aunque sea de forma positiva- asuma que determinados accidentes se pueden producir por vías mal señalizadas, o carreteras en mal estado-……Estoy por ver -por una vez- aunque solo sea eso, una vez, que la DGT asuma la responsabilidad de que parte de las causas de un accidente es responsabilidad suya y, créanme si les digo, que las hay. Al fin y al cabo es esta su forma de escurrir el bulto echando la culpa siempre sobre el general sin personalizar.

Después de la gestión de este problema se confirma la mayor: la DGT vuelve a no asumir sus responsabilidades volcándolas en la propietaria de la concesión de la AP6 y, esta bien! pero no tan bien si se hace sobre “los conductores” (que no fueron previsores temerarios dice la DGT). Responsabilidades lanza sobre otros, cuando previamente sí tenía conocimiento del problema (por el control que tiene en directo de la vía) permitiendo la entrada en la AP6 sirviendo ésta de trampa sin salida.

18 horas bajo el frío y la nieve sin daños personales graves -afortunadamente- confirma que no eran conductores desprevenidos y sí son ahora unos conductores muy cabreados.

Y cuando las excusas y el tiempo pareciese tener un efecto mitigador y las responsabilidades presumiblemente las asimilaba la DGT, se sacan de la manga el famoso y breve “Kit de emergencia, Kit de la chapuza” (era como volver a decir que la culpa la seguían teniendo los conductores por no llevar este KIT).

La DGT borra el tuit donde pedía a los conductores llevar una pala para la nieve
La DGT borra el tuit donde pedía a los conductores llevar una pala para la nieve

La sentencia irónica a este kit se la dio Twitter que obligó, por vergüenza, a retirarlo, esconderlo, pero ya era tarde.

Las televisiones han utilizado este kit, analizándolo como parte de distintos programas de actualidad.

Yo lo he hecho también y, salvo error u opinión en contra, encuentro elementos que deberían estar fuera de este -recordemos “KIT recomendado” no obligatorio-  y (espero que se quede en eso, en una mera anécdota porque si lo hacen obligatorio, las multas de los radares serán una propina en comparación a las multas que se pueden imponer por no llevarlo o llevarlo incompleto). Decía, que en este “KIT recomendado” hay elementos que ya son obligatorios llevarlos en el coche por lo que incluirlos en este “KIT recomendado” puede llevar a error, es decir, si la DGT dice que es un KIT recomendado no será obligatorio…a saber: son obligatorios siempre llevar en los vehículos: los triángulos de señalización, el chaleco de seguridad (y es recomendable por seguridad) tantos chalecos como plazas tenga el coche.

Como profesional de la carretera con más de quince años, conduciendo por toda Europa y en todo tipo de situación meteorológica, recomiendo llevar siempre una “caja de herramientas, botiquín, cables de arranque, linterna” (las hay muy potentes que ocupan un espacio muy pequeño) y en invierno aparte, una manta de viaje, cadenas y en el caso de que su conducción sea por zonas de temporalidad difícil unos neumáticos de invierno.

Entre los muchos elementos que considero inútiles, “la pala”, sobre todo la pala, porque una vez que estas metido en la ratonera, difícilmente se puede solventar un problema -con esta herramienta- que se deberá hacer con las máquinas adecuadas.

Entre los muchos vehículos implicados estoy por asegurar que el 100% de todos ellos van dotados con radios, incluso alguno seguramente llevan radios digitales que no pierden la señal, por tanto “La radio”, otro elemento inútil, así como inútil es también “el silbato, las barras energéticas, chubasquero, guantes y gorros”. En estos casos la indumentaria habitual mejora la eficiencia de los elementos recomendados.

Y ahora voy a lo más grave, la DGT ha recomendado llevar un elemento “la cinta de remolcaje” que el código de la circulación “prohíbe su uso taxativamente” en autovías y autopistas y, en otro tipo de vías -bajo normas de seguridad- es decir con la presencia de los agentes y de forma excepcional. El artículo 130/5 del RD 1428/2003 así lo especifica, vamos! dicho popularmente el código de la circulación.

Nos encontramos año tras año cómo este problema se hace desgraciadamente habitual y sobre todo en un tipo de vías especifico, la autopistas de peaje. Por lo tanto ya se ha convertido en un problema sistémico, mismos elementos, mismas circunstancias, mismas consecuencias. Por tanto hay que sentarse a analizar exhaustivamente qué elementos participan en este cóctel y de qué manera se puede mitigar al menos, si no se puede eliminar definitivamente.

Por lo pronto saber si el Ministerio de Fomento controla y obliga a las concesionarias de las vías de peaje a estar debidamente avitualladas con maquinaria y personal suficiente para hacer frente a este tipo de situaciones, como así se obliga a los conductores a cumplir, bajo apercibimiento de sanción.

Por que no todo es poner el cazo, no todo es cuantos más coches entren mejor, siempre que pasen por el aro.

Pero hasta que esto se solvente y en espera que el siguiente año vuelva a pasar lo mismo,  tendremos que seguir aguantando que, desde un palco viendo un partido de fútbol a 600 kms de sus responsabilidades, el director de la DGT, las reparta.

No hay comentarios

Dejar respuesta