El turismo, qué gran invento

Sobre los últimos avatares de turismo

Cuándo comenzó a definirse como turismo el hecho de visitar un lugar en el que no resides, con el que no tienes una relación, más o menos directa y, durante un periodo, más o menos, extenso?

Podemos ser turistas, por ejemplo, los residentes en la provincia cada vez que vayamos  a un pueblo -distinto al nuestro- de la provincia de Salamanca, cuando disfrutamos de las terrazas, somos turistas también cuando andamos por cualquier calle de Salamanca que no sea la nuestra habitual, o cuando entramos a cualquier edificio de nuestra calle a ver a un vecino y si vamos a un piso del edificio donde residimos a disfrutar de unas cervezas o una merienda con amigos, ¿somos turistas también?

La verdad es que el concepto real asociado a la palabra “turismo” no está perfectamente definido en lo práctico y aunque, la RAE lo delimita (actividad o hecho de viajar por placer) salvo el fin excluyente de los viajes que se realizan para ir al trabajo, todo lo demás, puede ser considerado “turismo”.

Así lo define Arthur Boorman en relación directa con la Organización Mundial del Turismo.

Pero el turismo no es un invento de ahora, siempre ha existido.

Y es que todo lo que puede ser objeto de estudio debe ser perfectamente identificado, delimitado perfectamente, definido y acotado y el turismo como elemento social hoy, por desgracia de actualidad, también lo es.

Mi amiga wikipedia dice:

El término “turismología” surgió en los años ’60, fue el yugoslavo Živadin Jovičić (geógrafo en su formación académica) el científico considerado “padre de la turismología”, quién lo popularizó cuando fundó la revista del mismo nombre en 1972.

Estudios posteriores delimitan el turismo a dos acepciones que vienen determinadas por la pernoctación: Turismo si duermes en el lugar que visitas y, si no es así “excursionista”.

Luego a su vez hay turismo dependiendo del objeto del mismo y el modo o el medio en el que se lleva a cabo. Turismo rural si se hace en este denostado medio, los pueblos, turismo social si se hace con el fin de ayudar a los demás, turismo cultural si el fin es empaparse de cultura. De interior si se hace alejado de las playas, etc.

Así, y en todos los casos, si cualquiera de nosotros puede ser considerado un turista en nuestra relación diaria con la ciudad o pueblo que habitamos, no nos gustaría ver pintadas diciéndonos “tourist go home”.

Que alguien nos dijese largaos, fuera, iros (ahora que puede utilizarse)….

En la celtiberia romana los pactos de amistad y hospitalidad los “hospitutum” que se le reconocía a cualquier persona por medio de las “Tesseras” reflejadas sobre piedra o metal, tenían un valor inquebrantable, incluso transmisible a los herederos.

Hoy, ya directamente las “Tesseras” se han convertido en pintadas más o menos grotescas, insultantes, amenazantes que expulsan el turismo.

Lo que está sucediendo en algunas poblaciones catalanas no tiene nada que ver con el turismo.

Bueno, sí tiene que ver.

El turismo está siendo  utilizado por los nacionalistas en su descerebrada huida hacia adelante como herramienta de propagación de sus planes separatistas.

Si el turismo internacional recepciona un problema social -que no lo es tanto- en los lugares que visitan y, propagan por el mundo la existencia de ese supuesto problema, ¿no es ese uno de los objetivos de los separatistas, hacer de internacional conocimiento la existencia de sus posiciones?.

No es turismofobia, es una utilización del turismo para propagar por el mundo, hey, que estamos aquiii!

Y es que el turismo es un gran invento, sí, pero algunos lo utilizan para otro fin y cuando eso ocurre pasa lo que pasa, que todo lo que has hecho con la herramienta no adecuada, sale mal.

Y eso es lo que les va a pasar a los separatistas, que esa cosa les saldrá mal.

No hay comentarios

Dejar respuesta