El IBFG impulsa un proyecto ante la crisis antibiótica global

El 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, el cual pretende concienciar acerca de las bacterias resistentes a antibióticos

FuenteRedacción
Laboratorio del IBFG./ EUROPA PRESS
loading...

El Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG), centro mixto de la Universidad de Salamanca y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), llevará a cabo en febrero de 2020 su tercera edición de “MicroMundo/SWI”, un proyecto internacional que pretende concienciar a los jóvenes universitarios, alumnos de la ESO y de Bachillerato acerca de las bacterias resistentes a antibióticos.

En estos últimos años, esta iniciativa se enmarca dentro del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos. Su objetivo es concienciar sobre los riesgos asociados al uso indebido de los antibióticos y realizar un llamamiento al consumo responsable, tanto en salud humana como en sanidad animal, para prevenir la aparición y el desarrollo de la resistencia. Además, desde 2014 España cuenta con un Plan Nacional de Resistencia a Antibióticos (PRAN) cuya finalidad es reducir el riesgo de selección y diseminación de resistencia a los antibióticos y, consecuentemente, reducir el impacto de este problema sobre la salud de las personas y los animales, preservando de manera sostenible la eficacia de los antibióticos existentes.

La iniciativa “Small World Initiative” (SWI) nace en 2012 en la Universidad de Yale, EE. UU, como reacción frente a la escasez de inversión en investigación y desarrollo de antibióticos por parte de la industria farmacéutica. Cuatro años más tarde llega a España de la mano de la Universidad Complutense de Madrid, como plan educativo y colaborativo para el descubrimiento de nuevos antibióticos. Posteriormente, durante el curso 2017- 2018, la Universidad de Salamanca entra a formar parte de la iniciativa, junto con tres institutos involucrados, entre los que se encuentra el IBFG. Debido a su masivo crecimiento, el proyecto de origen estadounidense se fragmenta y se divide en SWI y “Tiny Heart”. Como consecuencia, algunos países, entre ellos España, deciden dotarle un nuevo nombre: “MicroMundo”.

Los antibióticos son sustancias químicas que tienen actividad antibacteriana y, por tanto, sirven para tratar infecciones producidas por bacterias en animales y en seres humanos. Las bacterias se pueden hacer resistentes a ellos y, en nuestro entorno, existen “superbacterias” que son resistentes a la mayoría de los antibióticos conocidos. Esta resistencia causa 33.000 muertes al año en Europa y se estima que en el 2050 habrá más muertes por resistencia a antibióticos que por cáncer y diabetes juntos.

De esta forma, “MicroMundo” forma parte del conjunto de planes para concienciar sobre el problema y combatir el problema, buscando microorganismos productores de nuevos antibióticos y explorando la biodiversidad microbiana del suelo.

No hay comentarios

Dejar respuesta