Ganemos denuncia la gestión «ilegal» de las piscinas municipales

La adjudicataria está contratando personal para la temporada de verano a través de otra empresa, pero el pliego de condiciones no permite subcontrataciones y especifica que es la propia Clequali la que debería gestionar cualquier asunto laboral

FuenteRedacción
El concejal electo de Ganemos Salamanca Gabriel Risco

Las contrataciones de personal para trabajar en las piscinas municipales durante la temporada de verano se están haciendo de manera ilegal. La empresa concesionaria de la gestión, Clequali, está realizando estos contratos a través de otra empresa, es decir, está efectuando subcontrataciones, cuando el pliego de condiciones lo prohíbe específicamente. Así lo ha podido saber Ganemos Salamanca a través de las denuncias que personas que actualmente trabajan en las instalaciones han hecho llegar al grupo municipal. La situación afecta a todas las piscinas propiedad del Ayuntamiento, incluida la de San José, cuya reapertura tras su reforma está prevista para este verano.

“El pliego de condiciones deja muy claro que todos los temas laborales y de personal deben ser gestionados por la empresa con la que está suscrito el contrato, es decir, con Clequali, por lo que contar con otra empresa es, también este año, ilegal”, explica el concejal del grupo granate, Gabriel Risco. El edil recuerda que la pasada temporada estival Ganemos denunció también esta situación, que perjudica a las personas trabajadoras al hacer que pierdan derechos, en concreto, de estabilidad (son contratadas como fijas discontinuas) y económicos (pierden la antigüedad acumulada).

“Dado que las piscinas son de propiedad municipal, es el Ayuntamiento el órgano que debería velar por los derechos de las y los empleados y exigir que sea la empresa concesionaria la que gestione los contratos laborales, tal y como recoge el pliego de condiciones”, asevera Risco, quien lamenta que el equipo de Gobierno del PP siga “mirando para otro lado”.

Asimismo, Ganemos Salamanca insiste en que la gestión de las piscinas municipales se encuentra en situación de ilegalidad desde que se encuentra en poder de Clequali. En un principio, el servicio fue adjudicado a una Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Enjoy Wellness y Clequali, pero la primera terminó cediendo la gestión a la segunda, lo que incumple los requisitos recogidos en la contratación municipal, y todo ello “con el visto bueno del PP, que sigue tratando de manera privilegiada a sus empresas amigas”, apunta el concejal Risco.

No hay comentarios