Campo Vidal: “Las noticias falsas representan una oportunidad para el buen periodismo”

El periodista ha ofrecido una charla en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia por su trigésimo aniversario con la incidencia de las 'fake news', como asunto de cabecera, y la trascendencia de los debates, de fondo

FuenteJavier A. Muñiz
Manuel Campo Vidal posa en el plató de la Facultad de Comunicación con los profesores / MUÑIZ

El presidente emérito de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión, Manuel Campo Vidal, ha ofrecido este miércoles una conferencia en la Universidad Pontificia de Salamanca que ha versado sobre ‘Noticias falsas: La oportunidad del Periodismo’. La charla ha sido conducida por la decana, Carmen María Alonso, en un repleto plató de televisión de la Facultad de Comunicación con motivo de su 30 aniversario. Campo Vidal ha reconocido en una charla con periodistas que tiene un gran aprecio por la institución académica salmantina, habida cuenta de que, según ha revelado, hasta cinco de sus colaboradores proceden de sus aulas.

Durante su intervención, el periodista se ha referido a la oleada de noticias falsas que han contaminado los procesos electorales en distintos países, también en España, y que representan una oportunidad para recuperar la credibilidad del periodismo. “Las noticias falsas son el corazón de las batallas comunicativas y políticas que se libran en todo el mundo”, ha valorado Campo Vidal, reconociendo que han existiendo siempre, aunque apreciando el matiz de que en la actualidad hay más y más versátiles medios de difusión al alcance de cualquiera.

Sin embargo, el experimentado profesional de la comunicación ve en el buen periodismo la alternativa a esas noticias falsas. Especialmente aquel que huye de hacer solo información de propaganda y contrapropaganda, que tan en auge está en las últimas semanas tras la concatenación de dos campañas electorales. “Es una oportunidad para el buen periodismo. Hay que reivindicar la marca de los medios de comunicación y también la de cada uno de los periodistas que se labren su credibilidad”, ha manifestado.

Además, Manuel Campo Vidal ha querido rendir un homenaje a todas aquellas asociaciones de periodistas que editan publicaciones con el único fin de desmentir noticias falsas nombrando varios ejemplos. En este sentido, y huyendo del sentido corporativista, ha recordado que no cualquiera puede ser periodista. “Las facultades tienen sentido y también las marcas y cabeceras. Cabe recordar que cien millones de norteamericanos leyeron que el Papa apoyaba a Trump o que Obama había nacido en Kenia. El Brexit es otro ejemplo de la influencia que tienen las noticias falsas en las votaciones.

El comunicador no ha querido dejar se lado el sentido crítica para recordar la importancia de una buena educación periodística. “Tengo la sensación de que en las facultades se olvidan de contar eso de que es necesario que haya una segunda o una tercera fuente”, ha advertido, aludiendo a la carrera de los medios por ser los primeros en publicar una información, muchas veces, sin haberla verificado. “Los medios que van a la batalla del tiempo en lugar de acudir al rigor están haciendo mucho daño”, ha extraído como conclusión.

Experto conductor de debates

Manuel Campo Vidal es el conductor por excelencia de los grandes debates políticos en televisión. Un referente en un género que estuvo en barbecho durante años, pero que resulta muy esclarecedor a la hora de afrontar unos comicios desde el primero que condujo en 1996 entre el entonces presidente, el socialista Felipe González, y el aspirante popular, José María Aznar. Para Campo Vidal son, ante todo, “un derecho ciudadano”.

Y lo son porque han de entenderse como un proceso de “selección de personal” en el que el ciudadano, con su voto, adquiere un contrato con el representante que más le convence. Además es un producto de interés, como demuestran los diez millones de personas que siguieron los dos últimos durante la campaña de las generales, algo solo al alcance de “las grandes finales de fútbol”.

Finalmente, Manuel Campo Vidal ha ofrecido una interesante perspectiva desde la que los debates también pueden ayudar a combatir las noticias falsas. “Hoy en día uno está conectado solo con aquellos que dicen lo mismo que él y así se siente complacido. Sin embargo, el único momento en el que escuchan también a la parte contraria es en un debate. Por lo tanto, los debates pueden servir para decidir el voto y también para movilizar al electorado, asentar algún liderazgo o llevarse alguna decepción·, ha finalizado.

No hay comentarios