Satse Salamanca: “Urge duplicar la plantilla de enfermería”

Entrevista con los responsables del sindicato de enfermería en la capital del Tormes, Óscar García y Laura García sobre el estado de la profesión y con motivo de este 12 de mayo

FuenteJavier A. Muñiz
Óscar García y Laura García, en la sede de Satse Salamanca

La enfermería está atravesando un verdadero aprieto por la falta de efectivos. Así al menos lo asegura Satse Salamanca en una entrevista para los lectores de NOTICIAS CASTILLA Y LEÓN. Charlamos con el secretario provincial, Óscar García, y con la profesional de Satse, Laura García, sobre el momento en el que está la profesión de enfermero y cómo se puede mejorar.

Explican las acciones que llevarán a cabo este domingo con motivo del Día de la Enfermería, que además coincide con la oposición en la que 5.000 personas van a examinarse para optar a un puesto de trabajo. Reclaman un aumento de la plantilla, mayor seguridad en el trabajo y gestores salidos de la propia profesión. Además, advierten sobre los riesgos que están atravesando las enfermeras embarazadas, sin que nadie ponga solución, y exigen tiempo para continuar formándose e investigando.

Satse ha crecido un 53% en filiación en los últimos cuatro años. Salamanca es la provincia de Castilla y León donde más ha crecido. Por esta razón, además, han anunciado el traslado de su sede. Abandonan la calle León Felipe para irse a la calle Transportistas, en el barrio Vida. Será una sede moderna, mucho más grande, adaptada a las necesidades de los afiliados y en la que crearán una unidad de investigación para los afiliados. Será después del verano.

-¿Cómo afrontan este 12 de mayo?

-OG: Este año es especial porque no solamente salimos a la calle para visibilizarnos, como solemos hacer, sino que además tenemos la gran oposición de enfermería. Aquí en Salamanca se van a examinar 5.000 personas. Además, hemos preparado actividades para que puedan disfrutar, no solo los profesionales de enfermería, sino también el resto de ciudadanos para que, des este modo, conozcan un poco más el sindicato y la profesión. Tenemos preparado este mismo domingo un tren turístico, que estará disponible de forma gratuita desde las 10:00 hasta las 20:00 horas. Todos los vecinos y visitantes que lo deseen podrán subir y dar una vuelta con el guía turístico sin adquirir ningún tique, solo haciendo la cola.

Además llevaremos a cabo una actividad que solemos hacer todos los años, que tiene bastante éxito, y que creemos que es muy importante, como es mostrarle la enfermería a los niños. La semana que viene iremos al colegio público Santa Catalina y ,a modo de cuento, les explicaremos qué es un enfermero y cuál su ámbito de actividad. Todo de un modo lúdico para que lo puedan entender. Suele gustar mucho y creemos que como toda actividad educativa hay que llevarla a cabo desde que son pequeños.

-Estarán acostumbrados a abordar la enfermería desde una perspectiva de género por ese mantra que repite que es una profesión femenina. ¿Hablan de eso con los niños?

-OG: Sí, de hecho nosotros les preguntamos antes sobre si conocen a los enfermeros y las enfermeras y ellos siempre tienen presente el lado femenino de la profesión: las enfermeras. Nosotros les decimos que también hay enfermeros, aunque no somos tantos, de hecho estamos en trono a un 85% de mujeres, pero cuando se lo explicas es fácil que lo entiendan.

“No es femenina. Es una profesión con mayúsculas”

-LG: Además, también cada vez hay más papás que son enfermeros. Es tradicionalmente una profesión femenina, pero como todas, está en progreso. Yo siempre digo que es una profesión muy antigua, pero que no deja de avanzar. Ha pegado un salto cualitativo importante que incluye la integración del género que más escaseaba, que es el masculino. La realidad es que no es una profesión femenina. Lo veo una profesión con letras mayúsculas que pueden ejercer hombres y mujeres. Ya no es esa administración de cuidados, que se podía ver como algo femenino y maternal, la enfermería es profesional y hay cabida para todos.

-Este 12 de mayo puede ser propicio para hacer balance. ¿En qué momento se encuentra la enfermería en Salamanca?

-OG: Ahora mismo el problema es la plantilla y los ratios de enfermería. En este momento, en España estamos por debajo de la media europea, y en Salamanca y en Castilla y León todavía más. La media europea es de 8,8 enfermeros cada mil habitantes, en España estamos en 5,3 y en Salamanca y Castilla y León, uno menos. Esto significa que tenemos que duplicar la plantilla de enfermería y analizar la situación por ámbitos.

El modelo de sociedad ha cambiado y creemos que el modelo de atención primaria debe cambiar también. Debe tener en cuenta a la enfermera y enfermero como pilar fundamental y el soporte básico. En atención especializada seguimos con los problemas de cobertura de bajas y otro, que nos parece muy importante, que es el itinerario laboral. No podemos permitir que profesionales muy cualificados “huyan” de la atención especializada en el hospital para irse a primaria, cuando lo que realmente les gusta es la especializada, porque no encuentran las condiciones laborales que necesitan. Nosotros estamos trabajando para tener un itinerario laboral en el que esos profesionales puedan desarrollar sus conocimientos, su cualificación y su experiencia en su ámbito preferido.

Además, en emergencias sanitarias las retribuciones son de las peores del país. Son profesionales que no cobran noches y tampoco festivos. Vemos cómo gente con mucha antigüedad en su puesto de trabajo no tiene salida cuando llega a ciertas edades. Para nosotros, la última legislatura del consejero ha sido catastrófica. Nefasta por su mala gestión. Aquí decimos que ha sido la legislatura judicial porque, por mucho que ellos se empeñen en vender datos, todo lo que se ha conseguido ha sido en el juzgado. Nos han empujado a recuperar nuestros derechos en los tribunales.

-Las listas de espera siguen siendo muy altas. ¿Cómo afecta eso a los profesionales de enfermería?

-OG: Lo estamos viendo a diario en los medios de comunicación. Ratios bajos, aumento de listas de espera… ¿Qué significa eso? Aumento de la carga de trabajo y, por lo tanto, del estrés, la ansiedad, la desmotivación, las bajas laborales… Y sobre todo las agresiones. Hay que condenar es tipo de actos, y no vamos a justificar la violencia, pero quien tiene que tomar cartas en el asunto es el responsable. Y en este caso es la Consejería.

-Hablando de espera, ¿cómo está siendo la espera por el nuevo hospital?

-OG: Con el nuevo hospital la esperanza que tenemos es mejorar las condiciones laborales de los profesionales y que se aumenten las plantillas. Un hospital de referencia con espacios importantes, amplitud y nuevas tecnologías lo que necesita son profesionales cualificados y un mayor número de profesionales. Actualmente estamos en una situación de espera… desesperanzada. No recibimos demasiada información y la que recibimos no es muy optimista. Respecto a la apertura, nos hablan de 2020, pero no nos dan fechas concretas. Con lo cual estamos un poco a la expectativa. Esto resume lo que ha sido la gestión del consejero de Sanidad.

-¿Se notan mucho las deficiencias del edificio antiguo con estos niveles de demanda de atención?

-OG: Sí, se notan mucho. Sabemos lo que hay a nivel de espacio, de luz, temperaturas… Ahora vamos empezar con el verano y vendrán lo de todos los años. La falta de climatización y aire acondicionado genera problemas para los pacientes, familiares y profesionales. De hecho, durante el verano aumentan mucho las quejas que nos llegan de los trabajadores por estas condiciones.

-LG: Aparte de la situación general. Es un hospital muy difícil para que se muevan los pacientes porque no está optimizado.

-¿Qué se puede mejorar a nivel de formación?

-OG: Hay una pelea continua del sindicato con la administración para actualizar los conocimientos de los profesionales y que sigan con una mejora diaria. Para eso la formación es imprescindible. Y también la investigación. Pero para ello es necesario que se facilite tiempo para llevarlo a cabo. Es decir, tiene que haber tiempo para la formación y la investigación dentro del cómputo de las horas de trabajo. Lo que no podemos pedirle a los trabajadores es que se formen, formen e investiguen si no tienen tiempo. Todos tenemos una vida aparte de la laboral y no podemos emplear las horas siempre en lo que ellos nos están pidiendo.

“El tiempo para la formación tiene que computar como horas de trabajo”

Le pedimos, por activa y por pasiva, a la administración que defina los criterios de concesión de permisos para formación e investigación, y que se concedan esos permisos dentro del cómputo de la jornada laboral. En resumen, no es fácil y no lo facilitan. Les interesa tener personal cualificado, pero no les interesa darnos ese tiempo para formarnos e investigar. Es cierto que tienen una plataforma de formación en el portal web de Sacyl, donde hay oferta, quizá no toda la que necesitamos, pero existe. Lo que pasa es que si no tenemos tiempo para llevarlo a cabo, es imposibles.

-LG: Todo tiene que salir de nuestro tiempo. Lo mismo sucede para acudir a los congresos. No se facilita ni aunque vayas de ponente. Es un problema porque todo sale del tiempo libre.

-¿Cuál es el problema más acuciante por el que pasa la enfermería en estos momentos?

-LG: El problema que nos estamos encontrando en una profesión que es eminentemente femenina, más cuando es un momento en el que la media es gente bastante joven, es que el hospital es un medio hostil para el embarazo. No encontramos ningún tipo de apoyo ni por parte del servicio de prevención, ni de la administración gerente y tampoco, si ya nos extendemos, del INSS.

“Se está exponiendo a las enfermeras embarazadas a riesgos innecesarios”

Hay una desprotección total a la mujer enfermera embarazada. No hay puestos adaptados en el hospital y no se hace nada por que existan. Las adaptaciones que se están haciendo ahora son peligrosas. No se puede solucionar diciendo que lo que una enfermera no puede hacer, que lo haga su compañera. Además, están intentando convencernos de que los medicamentos que se utilizan en quimioterapia, los citostáticos, no son peligrosos para el embarazo, cuando hay estudios que avalan todo lo contrario. En resumen, se está exponiendo a la mujer embarazada riesgos que no son necesarios.

-¿Ha habido algún caso en Salamanca?

-LG: Sí, ha habido casos en los que ha habido repercusiones negativas por malas adaptaciones del puesto de trabajo. Y esos casos los conoce este sindicato y los conoce también la gerencia del hospital y el servicio de prevención.

-Conocemos las situaciones más graves de inseguridad en dependencias hospitalarias, casi siempre por la intervención de la Policía. Pero, ¿sobre qué otras situaciones complicadas han tenido conocimiento?

-OG: Es algo que hay que matizar porque no solamente ocurre en el hospital. Está sucediendo también en atención primaria, en emergencias sanitarias y también en servicios sociales y Diputación. Entendemos que la gente pueda enfadarse porque la situación planteada por la Consejería es la peor. Estamos en el peor escenario. Pero siempre intentamos transmitir al usuario que la culpa no es del enfermero que está en la consulta o en el servicio hospitalario correspondiente, sino que viene se una mala gestión que deriva en ese aumento de listas de espera, de la disminución de plantillas… Evidentemente no podemos llegar a todo si no tenemos personal.

Situaciones como las que trascienden a la prensa no son las más habituales, aunque sí las más mediáticas porque hay una agresión física y presencia policial. Pero lo habitual y lo cotidiano es que tengamos agresiones verbales en cualquier ámbito porque la gente considera que la atención no es la adecuada. Evidentemente no van a analizar la situación y van a pensar que la culpa es de la administración, sino que dan “el golpe” contra la primera persona que se encuentran. Lo físico es lo que más suena, pero a diario se dan situaciones muy embarazosas y muy violentas con las agresiones verbales. Te increpan, te culpan de la situación y no es fácil. A diario lo vemos en el hospital, pero en el medio rural también es muy complicado porque nos encontramos con algunos consultorios locales donde no tenemos ningún tipo de seguridad.

-¿Cómo se puede mejorar la seguridad?

-OG: Nosotros desde Satse llevamos mucho tiempo trabajando con la Gerencia de Atención Primara para que se pongan los medios necesarios. Por ejemplo, que se instalen botones antipánico o se aumenten los vigilantes de seguridad. Pero aparte del desconocimiento que tienen de la situación, la respuesta siempre es la falta de dinero.

LG: No hay respuestas contundentes. Quitando cuando ocurre algo que aparece en toda la prensa, no hay realmente respuestas contundentes. Cuando se produjo la famosa agresión del barrio San Jóse pusieron un vigilante de seguridad que estuvo dos meses. Lo que duró el momento. Yo tengo la sensación de que nadie en la Gerencia de Salamanca se ha sentado realmente a analizar los problemas para establecer un verdadero plan de seguridad para los profesionales. Nadie. Luego se juntan todos a hacerse fotos en la puerta de donde haya sido, pero no hay un plan establecido. Ni en especializada, ni en primaria. Es más, los máximos representantes de ambas gerencias, que les hemos preguntado, desconocen el circuito establecido que garantiza la seguridad de los trabajares. Lo que hay que reivindicar es que de verdad se sienten, analicen cuáles son los riesgos reales y pongan medidas efectivas, porque las pocas medidas que ponen no responden a un estudio. No responden a la realidad.

-Los enfermeros cuidan de los pacientes, ¿quién tiene que cuidar de los enfermeros?

-OG: Esa pregunta es la que nos hacemos habitualmente. De momento nadie. El cuidado de los enfermeros corresponde a la administración y a sus gestores. Necesitamos profesionales que gestionen que realmente entiendan a la enfermería. Y nadie entiende mejor a la enfermería que los propios enfermeros.

“Queremos enfermeros en los puestos de gestión”

-LG: Nos maltratan. Queremos enfermeros en los puestos de gestión. No entendemos por qué una de las profesiones más numerosas en el sistema sanitario no puede acceder a según qué puestos del ámbito de la gestión. Es otra reivindicación que hacer. ¿Por qué? Si conocemos el sistema sanitario mejor que la mayoría de los que están ahora. No queremos gestores políticos, queremos gestores salidos del campo de batalla.

-Sea el que sea, ¿qué espera Satse del nuevo gobierno que se conforme en la comunidad?

-Necesitamos un cambio. Primero, que se acerquen a los profesionales, a las organizaciones sindicales, a Satse, y que nos escuchen. Que recojan todas las demandas y empiecen a tomar soluciones. Hay muchas cosas que cambiar. Tenemos profesionales de calidad, tenemos la mejor sanidad del mundo y tenemos que aprovecharla. De nada sirven las campañas políticas y las promesas si luego no se llevan a cabo. Nosotros estamos a diario en contacto con el paciente, sabemos cuáles son las necesidades y no tenemos ningún problema en hacérselo llegar.

Satse prepara un paseo en tren por el Día de la Enfermería

Satse recogerá firmas para adecuar la ratio de pacientes por enfermero

No hay comentarios