Salamanca ralentiza su envejecimiento: menos ancianos y menor éxodo juvenil

Análisis demográfico de los datos del padrón oficial de 2019 publicado por el INE

FuenteJavier A. Muñiz

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los datos sobre el padrón oficial de población a 1 de enero de 2019, que mitigan la sangría demográfica en la provincia de Salamanca. Y es que durante el último año perdió por encima de los mil trescientos habitantes y su población se acerca al suelo demográfico que se dio en el año 1920.

El descenso de población se debe principalmente a la fuerte emigración juvenil mientras Salamanca envejece a marchas forzadas. En concreto, hay 87.712 mayores de 65 años, casi quinientos más que hace un año, mientras que los jóvenes son 61.066, unos setecientos menos.

La diferencia entre ambas generaciones se acrecienta cada año que transcurre y al mismo tiempo se reduce otra diferencia más significativa sobre lo que es la pirámide de población de Salamanca. Los mayores de 80 años, lo que ya se denomina cuarta edad, son 34.210, unos trescientos menos que hace un año, cerca de los niños menores de quince años, 37.695, seiscientos menos, por lo que las posibilidades de relevo generacional siguen siendo escasas.

Teniendo en cuenta la evolución de ambas generaciones, con siete mil ancianos más que hace una década, mientras que los niños son tres mil trescientos menos, a ese ritmo en apenas un lustro ya habrá más mayores de ochenta años que niños en la provincia de Salamanca.

El descenso de la población se debe fundamentalmente a la emigración. La llegada de inmigrantes desde todas partes del mundo, principalmente Marruecos, Sudamérica y el Este de Europa paliaba este problema a comienzos del siglo XXI, pero ya no llegan tantos extranjeros a Salamanca. Y ello pese a que durante el último año fueron un millar más, hasta 13.221, cumplienod el segundo año consecutivo al alza.

No hay comentarios