Salamanca impulsa otro modelo medioambiental con la Estrategia para el Desarrollo Verde

El alcalde, Carlos García Carbayo, destaca durante un acto con escolares del Colegio Lazarillo de Tormes con motivo del Día Mundial del Agua la puesta en marcha de iniciativas que supondrán una inversión de 2,2 millones de euros

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, visita con niños las obras en la Pesquera de Tejares en el Día del Agua

El Ayuntamiento de Salamanca impulsará un nuevo modelo medioambiental con la nueva Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde, que incluye 276 medidas a ejecutar durante los próximos quince años, y que ya está en marcha tras la plantación hace un mes de 93 olmos resistentes a la grafiosis en distintas zonas verdes y parques de la ciudad.

Se trata de crear un nuevo modelo de desarrollo de la ciudad que integra la naturaleza con el patrimonio histórico y cultural, mejora la salud urbana, cohesiona los barrios y promueve la educación en valores, además de fomentar el empleo y el emprendimiento a través de nuevas actividades económicas ligadas al turismo, el medioambiente y la agroalimentación. Es una estrategia ligada a los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para frenar el cambio climático antes del año 2030.

Con motivo del Día Mundial del Agua, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha participado junto a escolares de segundo, tercero y cuarto de Primaria del Colegio Lazarillo de Tormes en un acto para poner en valor los proyectos del ciclo hidráulico de la Infraestructura Verde. Tuvo lugar en el espacio ajardinado frente a la Fábrica de la Luz, donde se está reconstruyendo la pesquera de Tejares y se encuentran además un nuevo mirador y un pantalán construidos gracias a la Estrategia Tormes+, que en total cuenta con un presupuesto de cerca de 19 millones de euros, cofinanciados por los fondos FEDER y el Ayuntamiento de Salamanca. Las niñas y niños recibieron tiestos con brotes de encinas y un folleto sobre cómo cuidar cada árbol, dentro de un proyecto educativo medioambiental que tendrá su continuidad en el tiempo.

El regidor municipal recordó que este edificio, cuya historia fue explicada a continuación a los escolares por el arqueólogo municipal, será rehabilitado con una inversión aproximadamente de 450.000 euros para que se convierta en un espacio destinado a la puesta en valor y la difusión del conocimiento sobre el Tormes, tanto del propio río, y sus funciones como de la riqueza medioambiental de la zona a través de su flora y fauna. Todo ello con tecnología digital que permita la versatilidad y ampliación de contenidos sobre un río que el Ayuntamiento está integrando en la ciudad, de manera que sea eje vertebrador de los barrios Tejares, Chamberí, Buenos Aires, Huerta Otea, Arrabal, La Vega, El Tormes y San José. El objetivo es que el Tormes sea una calle más por la que pasear y disfrutar a través de sendas peatonales, pasarelas, carriles bici y recorridos culturales.

El Ayuntamiento incluye entre su Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde acciones a desarrollar hasta el año 2023 con un presupuesto total de 2.235.000 euros. Iniciativas en las que ya se está trabajando y actuando, abiertas a la participación ciudadana para promover también la educación medioambiental como eje prioritario en el cuidado del entorno natural.

Entre otros proyectos, destaca un Plan de Micropaisajes y Microhábitats, acompañado de la iniciativa de divulgación escolar “Plantas en el Cole”; la preservación del espacio fluvial para la prevención de inundaciones y la regulación de escorrentías; la redacción de un estudio técnico del ciclo integral del agua en el ámbito municipal, persiguiendo la eficiencia del recurso y la mejora de los procesos naturales; el estudio de las posibilidades de ampliar las superficies de encharcamientos existentes; y la realización de encuestas periódicas de satisfacción dirigidas a la ciudadanía.

Asimismo, el Consistorio promoverá a medio plazo la implementación de sistemas urbanos de drenaje sostenible para el filtrado de aguas pluviales y el incremento de la recarga de los acuíferos; la recuperación de los pozos urbanos y utilización del agua para riego de jardines, limpieza viaria y otros usos; sistemas para el drenaje de las vías de tráfico; y la renaturalización de la desembocadura del Tormes actuando sobre las riberas del arroyo Zurguén.

Proyecto pionero en el mundo para el desarrollo de una Infraestructura Verde

Salamanca es la primera Ciudad Patrimonio la Humanidad con un clima tan especial que pone en marcha una Estrategia para el Desarrollo de una Infraestructura Verde. El alcalde destacó que Salamanca quiere liderar entre las ciudades medioambientalmente sostenibles la consecución de los objetivos marcados por la ONU para frenar el cambio climático. Por eso este proyecto va mucho más allá de la Estrategia Tormes+ y de un plan de ordenación del territorio al uso.

Se trata de una nueva forma de hacer y construir la ciudad integrando los valores del entorno natural, haciéndola más habitable para las personas, a la vez que se generan nuevas oportunidades para atraer y retener población y talento. Es una estrategia para recuperar espacios degradados, pero también para poner en valor el capital natural del término municipal, sus distintos ecosistemas, desde el río hasta la dehesa, o los corredores ecológicos. Un proyecto de ciudad a medio-largo plazo que necesita la implicación de la ciudadanía y de los diferentes sectores y agentes de referencia de la sociedad.

Por tanto, el desarrollo de una Infraestructura Verde no es sólo una red convencional de parques periurbanos, como las existentes en otras ciudades europeas con los denominados anillos verdes; es una estrategia más innovadora que persigue conectar la ciudad con la naturaleza creando una infraestructura verde que se coordine y complemente el otro gran valor de Salamanca: su patrimonio histórico.

Esta estrategia supone una mejora urbana y del territorio, con actuaciones en campos tan diversos como el agua, la economía, la biodiversidad, el patrimonio, la cohesión social, la mejora de salud urbana, la mitigación y adaptación al cambio climático, etcétera, que puede permitir a Salamanca convertirse en un referente en la implicación de las ciudades con la Agenda Global de la ONU. La ciudad se adelanta a los retos de un futuro en el que las urbes tendrán que adaptarse a un cambio medioambiental, y plantea medidas ya realizables para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, garantizándoles un devenir saludable, justo y sostenible.

No hay comentarios