Aumento de ayudas a la dependencia con 4.600 usuarios al año

En 2018 se atendieron a 739 personas más que el año anterior con estos programas municipales que carecen de lista de espera gracias a una inversión de 4,47 millones de euros, el 11% más que en 2017. El 58% de los usuarios son mujeres y el 76% mayores de sesenta años. Más de un millar se benefician de estos servicios de forma gratuita debido a su especial situación personal

El Ayuntamiento de Salamanca tiene como una de sus prioridades el bienestar y calidad de vida de las personas mayores de la ciudad. Entre las cien medidas del IV Plan de Personas Mayores para dar respuesta a sus necesidades, además de fomentar su participación activa en la sociedad, están los programas de atención a la dependencia mediante Teleasistencia, Ayuda y Comida a Domicilio, que carecen de lista de espera y de los que se beneficiaron 4.649 personas el año pasado (el 58% mujeres y el 76% mayores de sesenta años), 739 más que el anterior gracias a un aumento de la inversión hasta los 4,47 millones de euros, un 11% más.

La Teleasistencia Domiciliaria es un servicio integral de atención personal e inmediata, que se presta a través de la línea telefónica, y que con sólo accionar un terminal permite movilizar recursos ante una situación de emergencia sanitaria o social. El año pasado atendió a 2.017 personas, un 8% más que el anterior (el 80% mujeres, el 98% mayores de sesenta años y la cuarta parte en situación de dependencia), con una aportación municipal de 313.197 euros. La décima parte de los beneficiarios de este servicio lo recibe de forma gratuita debido a su especial situación personal.

El Ayuntamiento de Salamanca dispone además del ‘Carnet de Teleasistencia’ para ayudar a los usuarios cuando están también fuera de su vivienda y se encuentren en una situación de emergencia. Se trata de una identificación personalizada, en la que figura el nombre y apellidos de quien lo porta, junto a un código, y un teléfono que está operativo las 24 horas del día los 365 días del año.

Desde el Centro de Atención Permanente del Servicio se colabora localizando y dando aviso a familiares u otros contactos establecidos en la ficha personal del usuario, o informando sobre posibles cuestiones relevantes recogidas en su expediente, como datos médicos. Esta identificación sirve, además, para acceder a las actividades complementarias dirigidas a las personas usuarias del servicio, tales como charlas, talleres o visitas entre otras propuestas.

Por su parte, en la Ayuda a Domicilio el personal especializado de este programa pretende facilitar el desarrollo o mantenimiento de la autonomía personal del beneficiario, prevenir el deterioro individual o social y promover condiciones favorables en las relaciones familiares y de convivencia. El año pasado atendió a 2.131 personas, un 31% más que el anterior (el 67% mujeres, el 72% por dependencia y el 91% mayores de sesenta años), con una aportación municipal de 3,46 millones de euros. Además, las personas que pueden disfrutar de este servicio sin tener que abonar dinero debido a su situación personal han pasado del 22 al 44%.

Mientras, en la Comida a Domicilio el objetivo es favorecer una alimentación adecuada de personas mayores con reducida autonomía y prevenir posibles trastornos de salud derivados de la alimentación insuficiente o de una dieta poco equilibrada en las personas con situaciones de limitación de su autonomía personal. El año pasado atendió a 501 personas, un 20% más que el anterior (el 62% mujeres y el 96% mayores de sesenta años, se solicita al margen de dependencia), con una aportación municipal de 695.478 euros. Los usuarios que reciben gratis el servicio debido a su especial situación personal han aumentado hasta el 36%.

Además, los mayores son los grandes beneficiados por las bonificaciones fiscales aprobadas por el Ayuntamiento de Salamanca. Destacan hasta un 50% en la tasa de recogida de basuras, 25% en la tasa de alcantarillado, hasta un 100% en los servicios de teleasistencia, ayuda y comida a domicilio, un bonobús especial a 3 céntimos el viaje, y precio reducido en piscinas municipales y Multiusos Sánchez Paraíso.

Novedades tecnológicas

El servicio de Teleasistencia, que es gratuito para las personas con menos recursos, ha ido incorporando novedades tecnológicas para mejorar la calidad de vida de las personas más vulnerables, como la instalación de detectores de caídas, gas y humos en las propias viviendas.

Gracias a innovaciones tecnológicas, el Ayuntamiento de Salamanca facilita a personas sordas comunicarse con el servicio a través de una tablet que permite hacer vídeollamadas y comunicarse con un intérprete de signos. Las personas con problemas de habla, por su parte, portan un dispositivo en el que han establecido un código con pitidos para poder comunicarse con el centro de atención. A estos sistemas y prestaciones se suman actividades de carácter preventivo, como talleres para evitar accidentes, de cuidados al cuidador, de recursos o de habilidades sociales.

Otro de los servicios puestos en marcha es la custodia de llaves para personas que viven solas y no tienen apoyo familiar para permitir la atención inmediata ante situaciones de emergencia y necesidad. Cuando la situación de soledad y riesgo lo aconsejen, se ofrece también un servicio de petición de citas médicas y de acompañamiento a las consultas médicas y en situaciones de duelo.

Salamanca Acompaña

El Ayuntamiento de Salamanca ha puesto en marcha el nuevo programa Salamanca Acompaña, una iniciativa pionera para ayudar a las personas mayores que se encuentran en situación de soledad no deseada, porque su bienestar y calidad de vida son una prioridad.

Cualquier ciudadano que esté en contacto con una persona mayor, ya sea un familiar, un amigo, un vecino, el médico al que visita, la persona del banco que le atiende, el comerciante de su zona, o un compañero de una actividad a la que acuda, cualquiera que detecte que una persona mayor está sola y puede necesitar ayuda, puede ponerse en contacto con el Ayuntamiento. La proximidad y la cercanía vecinal es la que va a permitir mejorar la detección y facilitar el desarrollo de la intervención.

Para llevar a cabo este programa se ha diseñado un protocolo de detección de situaciones de vulnerabilidad y soledad no deseadas. Se contratará un equipo formado por seis profesionales sociocomunitarios y dos técnicos que contactarán con las personas mayores que vivan solas, y se desplazarán a sus domicilios, siempre que así lo autoricen los propios mayores, para preguntar sobre sus necesidades, intereses y expectativas e informarles sobre los recursos disponibles en la ciudad que más se adecúen a su situación.

El Ayuntamiento de Salamanca pondrá a disposición de los ciudadanos un número de teléfono y un correo electrónico donde contactar con el personal cualificado que gestionará la información correspondiente al proceso de detección de situaciones de soledad. Una vez realizada esta toma de contacto, en función de la información recibida, y del Plan de intervención previsto en el Protocolo, se derivará inmediatamente el caso para su diagnóstico a los Centros de Acción Social (CEAS) de la ciudad, o bien, si no se da una situación de vulnerabilidad o dependencia se orientará a los recursos de envejecimiento activo que ofrece el Ayuntamiento de Salamanca o la Federación o Asociaciones de Mayores de su entorno domiciliario.

La ciudad cuenta con unas 52.000 personas mayores de 60 años, de las cuales 18.000 viven solas, una población muy importante a la que el Ayuntamiento quiere ofrecer todos los recursos y programas existentes que eviten su aislamiento social o situaciones de desprotección. El nuevo servicio se pondrá a disposición de todos aquellos mayores que se encuentran solos involuntariamente, por diferentes razones, bien para apoyarles y darles ayuda en su día a día si así lo necesitan, o para informales y orientarles sobre los diferentes servicios que ofrece el Ayuntamiento específicamente para ellos.

No hay comentarios