¡Chicos, a plantar olmos!

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, planta en Salas Bajas junto a alumnos del Colegio Marista Champagnat el primero de los ejemplares que han sido donados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

El Plan Especial de Protección de la Infraestructura Verde y la Biodiversidad de Salamanca (PEPIVB) comienza a ser una realidad. El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y el jefe del Área de Recursos Genéticos Forestales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Felipe Pérez Martín, han procedido hoy, junto a alumnos del Colegio Marista Champagnat, a plantar en Salas Bajas el primero de los 93 Ulmus minor, resistentes a la grafiosis, procedentes del ‘Programa Nacional de Mejora y Conservación de los Recursos Genéticos de los Olmos Ibéricos’.

Se trata de los primeros olmos autóctonos resistentes a la grafiosis que se plantan en Salamanca con el objetivo de recuperar una variedad que ha ido desapareciendo de muchos lugares de la Península Ibérica por esta enfermedad en los árboles. La Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal los ha obtenido a partir de otros ejemplares de Ulmus minor cuya resistencia está probada. Durante los próximos días se plantarán los demás árboles en diez parajes de la ciudad, dentro de terrenos del Ayuntamiento de Salamanca con el mantenimiento de los servicios municipales, proporcionando una adecuada protección frente al vandalismo y la presencia de animales sueltos.

En concreto, 25 se ubicarán en el Parque del Baldío, agrupados en bosqueje y protegidos por un vallado, pues en este parque está permitida la presencia de animales sueltos; 20 en el Cerro de San Vicente, en un paraje donde originariamente había olmos junto al yacimiento arqueológico que constituye el origen de la ciudad de Salamanca; 10 en el Parque de Don Juan Tenorio, junto a la calle Antonio Llorente Maldonado, agrupados en bosqueje y con riego automático; 8 en la ribera del Tormes entre la estación depuradora municipal y el Puente de Juan Carlos I, en uno de los meandros de la orilla derecha del río, en segunda línea de ribera; 7 en la ribera del arroyo Zurguén en Salas Bajas, junto al Parque de Antonio de Nebrija; 6 en la ribera del arroyo Zurguén, colindantes a la Vía de la Plata, protegidos con tubos para evitar ser roídos o dañados por la fauna; 6 en el Parque Botánico de Huerta Otea, en segunda línea de la ribera, donde ya hay sesenta especies de plantas; 5 en el Parque de los Jesuitas, entre las pistas deportivas y la zona de juegos infantiles; 4 en el paseo del Rector Esperabé, en una zona ajardinada con riego automático; y 2 en el parque de La Alamedilla, en los dos parterres con menos densidad para garantizar su crecimiento en este pulmón de la ciudad.

Salamanca cuenta con más superficie de parques y jardines por habitante que la media española, según el último estudio en el que ha participado la Federación Española de Municipios y Provincias. En los últimos años, el Ayuntamiento ha realizado un importante esfuerzo para mejorar los parques y jardines existentes, así como para aumentar el número de elementos vegetales. Prueba de ello es una inversión ejecutada superior a los 4,4 millones de euros en la mejora de estos espacios públicos, más otros 2,1 millones en fase de licitación o ya adjudicados. El Consistorio también ha llevado a cabo desde 2011 la plantación de 4.621 árboles y se encuentra en licitación el contrato de suministro y plantación de 481 árboles en diversas zonas de la ciudad.

Plan de Infraestructura Verde: 88 medidas ya presupuestadas con 10,7 millones para los primeros cinco años

El Ayuntamiento de Salamanca quiere potenciar el medio natural de la ciudad, protegiendo y aumentando la biodiversidad en todo su término municipal y comunicando los espacios naturales para mejorar el estado y el funcionamiento de los diferentes ecosistemas, evitando su fragmentación física y funcional. Esto se traduce en la recuperación de la conexión entre la ciudad y su entorno natural, aprovechando las posibilidades y la riqueza singular de Salamanca.

El Plan de Infraestructura Verde, recogido en la Estrategia de la Unión Europea sobre la biodiversidad hasta 2020, colocará a la ciudad en la vanguardia de la defensa del medio ambiente y del desarrollo urbano sostenible, pues Salamanca es la primera Ciudad Patrimonio de la Humanidad con un clima tan especial que aborda un proyecto medioambiental de tal magnitud, que plantea 276 actuaciones durante los próximos quince años, las 88 primeras a desarrollar en cinco años con un presupuesto en torno a 10,7 millones de euros.

Entre las medidas ya presupuestadas se encuentran la renaturalización de la ciudad con la plantación de más árboles y la ampliación de las zonas verdes para conectar corredores y mitigar el impacto de la emisión de gases de efecto invernadero, así como la creación de viveros y cultivos ecológicos. En el río se promueve la incorporación de refugios para aves y de elementos para la reserva de la biodiversidad y la fauna, o la recuperación de molinos y acequias con fines educativos.

Dentro de la propia ciudad, establecer medidas para mitigar los efectos del cambio climático, favoreciendo la integración de las energías renovables en los edificios, la transformación de espacios con más paseos arbolados, siguiendo la actuación ya llevada a cabo en el barrio de San Bernardo, o fachadas y muros verdes. Por otra parte, el Plan de Infraestructura Verde contempla la catalogación y, en consecuencia, la protección de 19 bienes de patrimonio arqueológico, industrial y etnográfico.

Actuaciones con la participación de los ciudadanos en espacios como La Aldehuela, las riberas del río Tormes, el arroyo Zurguén, los barrios trastormesinos, Los Claudios, Los Montalvos, el polvorín de Tejares, Los Pisones, la Ciudad Vieja, los barrios del ensanche, los nuevos barrios de la periferia y los límites con todos los términos municipales del alfoz de Salamanca (Aldeatejada, Arapiles, Cabrerizos, Carbajosa de la Sagrada, Carrascal de Barregas, Doñinos de Salamanca, Santa Marta de Tormes, Villamayor de Armuña y Villares de la Reina).

Beneficios para la salud de los habitantes y la economía local

El Plan de Infraestructura Verde reportará a Salamanca importantes beneficios medioambientales, para la salud de sus habitantes y para la economía local. Por la protección del patrimonio natural, cultural, arqueológico y social, y la adaptación al cambio climático.

Además, la promoción de la movilidad sostenible, las medidas de eficiencia energética y el aumento de zonas verdes generarán una mayor calidad del aire, lo que redundará en una mejor salud de los ciudadanos. Así se ha demostrado ya en otras ciudades con infraestructuras verdes, según estudios realizados por organismos oficiales.

También se ha demostrado que un Plan de Infraestructura Verde genera riqueza y empleo mediante actividad económica asociada a las medidas puestas en marcha. Por ejemplo, con negocios particulares que surgen en torno al río, avistamiento de aves o visitas guiadas.

14,5 millones movilizados para proyectos vinculados a la EDUSI TORMES +

El Plan de Infraestructura Verde y Biodiversidad del Ayuntamiento de Salamanca va más allá de la estrategia EDUSI Tormes+, que ya ha movilizado 14,5 millones de euros, cerca de un 77% del importe total de los proyectos, que asciende a 18.900.000 euros, cofinanciados al 50% con fondos FEDER. Todas las iniciativas pueden verse detalladamente en una exposición en el Centro Municipal Integrado de Tejares, situado en la Avenida Juan Pablo II, número 24, hasta el 15 de marzo. El horario de apertura al público es de lunes a sábado de 12,00 a 14,00 horas y de 17,00 a 21,00 horas.

El Consistorio salmantino está trabajando en numerosos actuaciones enmarcadas en este gran proyecto urbano sostenible e integrado que pondrá en valor nuestro río y su entorno como espacio de oportunidad para desarrollar iniciativas de regeneración física, socioeconómica y ambiental, mejorando la calidad de vida de las salmantinas y salmantinos.

Actualmente se están desarrollando los proyectos de la rehabilitación de la Pesquera de Tejares y la reurbanización y modernización de este barrio, y hacia el verano comenzará con la mejora de la Plaza de Extremadura, en el barrio de Buenos Aires, así como la reforma del parque Lazarillo de Tormes, que cambiará sustancialmente la imagen de este espacio público con nuevas sendas peatonales y espacios naturales. Después del verano, el Ayuntamiento de Salamanca ejecutará otro importante proyecto que permitirá dotar a los barrios de Tejares y Buenos Aires de nuevas instalaciones deportivas y espacios de recreación y esparcimiento, así como de nuevos espacios con elementos biosaludables.

Por otra parte, el Ayuntamiento continúa trabajando en otros importantes proyectos ligados a esta estrategia, además de los mencionados, como la creación de un gran parque con 600 huertos urbanos ecológicos, la rehabilitación de la Fábrica de la Luz, la creación de una nueva pasarela peatonal y ciclista, la adecuación de pasarelas existentes sobre el río Tormes, la ampliación del paso sobre el ferrocarril en las calles San Ildefonso y Avena y el desarrollo de corredores verdes desde Salas Bajas a Buenos Aires y en la zona de El Marín.

No hay comentarios