La USAL desarrolla un dron terrestre para optimizar obras civiles

TIDOP, Grupo de Investigación Reconocido de la Escuela Politécnica Superior de Ávila dirigido por el catedrático Diego González Aguilera, trabaja en la ejecución del proyecto, financiado por el MINECO y la CEE con cerca de 1.000.000 €

FuenteEuropa Press

El Grupo de Investigación Reconocido TIDOP de la Universidad de Salamanca (Grupo de Investigación sobre Tecnologías de la Información para la Digitalización 3D de Objetos Complejos), adscrito a la Escuela Politécnica Superior de Ávila y dirigido por el catedrático de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría Diego González Aguilera, ha desarrollado un dron terrestre «inédito hasta la fecha» que permitirá a las empresas constructoras agilizar los procesos de certificación y control de calidad de las obras civiles.

El diseño de la herramienta se enmarca en el proyecto nacional ‘Nueva tecnología de captura de datos en entornos interiores y algoritmos de procesado para integración BIM’ y está subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad y la Comunidad Económica Europea (Fondos FEDER) con un presupuesto en torno a un millón de euros, ha apuntado la Universidad de Salamanca (USAL).

Concretamente, los investigadores de la USAL forman parte del consorcio de ejecución del trabajo liderado por Vías y Construcciones y que también incluye a las empresas BAC, Aplitop, ApliCAD, el Centro Tecnológico Aimen y la Universidad de Vigo.

En palabras del director del GIR, el objetivo de la iniciativa es «desarrollar de un dron que posibilite auditar de manera automática el estado actual de una obra para poder compararlo con el diseño inicial de su proyecto».

De esta manera las empresas de la construcción «podrán llevar a cabo las correspondientes certificaciones y controles de calidad del avance de obra de una manera mucho más objetiva y automatizada», ha subrayado González Aguilera en la información de la USAL remitida a Europa Press.

Radiografías 3D

El dron terrestre está equipado con varios sensores de última generación, un escáner láser terrestre (TLS) que permite el radiografiado tridimensional de la obra, varios sensores que le permiten detectar obstáculos y un planificador de rutas que facilita que el dron transite de manera autónoma por la obra, independientemente del estado en que se encuentre.

Posteriormente, los datos capturados son procesados por un software específico desarrollado en el marco del proyecto con el objetivo de poder comparar el resultado del estado actual de la obra (modelo ‘as-built’) con el estado del modelo inicialmente proyectado (modelo ‘BIM’).

Así, según la USAL, «el sistema permitirá a las constructoras acometer los controles de calidad de las obras de forma más rápida y ágil, así como disponer de muchos más datos que los obtenidos con los sistemas clásicos de medición utilizados hasta ahora, además, todo ello, sin interferir en el desarrollo normal de la obra».

Prueba piloto

El potencial de esta nueva tecnología, que permite «capturar con todo lujo de detalle el estado tan complejo de una obra de edificación», ya ha podido ser contrastado por el consorcio de investigación el pasado mes de noviembre durante una prueba piloto programada en una obra de edificación de la ciudad de Badalona (Barcelona).

Para el ensayo, la obra a evaluar disponía de áreas en diferente estado de construcción (zona de pilares y zona de muros verticales, entre otros), de tal forma que el dron terrestre debía de ser capaz de transitar de forma automática por los variados escenarios dispuestos «deparando una digitalización tridimensional lo más objetiva posible del estado actual que se presentaba».

Los resultados de las pruebas realizadas en todos los contextos presentados han sido calificados como «éxito rotundo», tanto en lo que se refiere al «propio funcionamiento del dron dentro de la obra, como en lo referente a los datos obtenidos», han apuntado los investigadores a través de la USAL.

No hay comentarios