Los médicos salmantinos, en pie de guerra por sus derechos laborales

Concentración de profesionales médicos frente el Hospital Clínico Universitario de Salamanca convocada por el sindicato CESM para protestar por el deterioro sus derechos laborales

FuenteJavier A. Muñiz

El sindicato CESM, tanto a nivel provincial, como autonómico y nacional, ha llamado a los médicos a concentrarse “ ante la caótica situación de la Sanidad y el desprecio absoluto a las condiciones laborales de los profesionales y la atención sanitaria de los ciudadanos que demuestran nuestros gestores políticos”.

Con esta premisa, los médicos se han concentrado este jueves frente al Hospital Clínico Universitario y frente a la Gerencia de Atención Primaria, ubicada en la cale Arapiles de la capital, arrancando una serie de movilizaciones que se ampliarán “a todos los niveles” hasta desembocar en la manifestación nacional señalada para el próximo 7 de marzo en Madrid.

En este sentido, CESM ha lanzado la campaña ‘Hay más razones’, dando continuidad a la campaña del pasado año titulada ‘Hay razones’, puesto que “por desgracia, las reivindicaciones siguen dolorosamente vigentes”. El sindicato ha anunciado que su intención es “no parar hasta conseguir un acuerdo que respete a los profesionales médicos, aunque haya que llegar hasta las últimas consecuencias”.

Nueve medidas

Los médicos piden la recuperación del recorte del salario base y pagas extras de los médicos y demás titulados superiores, llevados a cabo mediante el Real Decreto-ley 8/2010 de 20 de mayo; así como la recuperación de la pérdida de poder adquisitivo, que llega hasta el 25%, adecuando las retribuciones a la formación requerida, la responsabilidad y las funciones desempeñadas por los médicos.

En segundo lugar, reclaman restablecer la jornada de 35 horas. Aducen que los médicos son los más afectados con esta medida mantenida que altera sus derechos laborales, exigiendo una disponibilidad que interfiere sustancialmente con la conciliación de la vida personal y familiar. Aseguran que en Atención Hospitalaria propicia “horarios prolongados e imprevistos, jornadas de tarde y jornadas añadidas;” y en Atención Primaria, se imponen las denominadas “acumulaciones” que suponen una sobrecarga de trabajo, así como la falta de contrataciones de médicos de nueva incorporación que provoca “repercusión en la calidad asistencial, el incremento de las listas de espera y el deterioro de la salud laboral”.

Además, reclaman la retribución de las guardias al menos como hora ordinaria y que computen como tiempo de trabajo. “Los médicos somos el único colectivo con una retribución de la jornada extraordinaria inferior a la ordinaria”. En este sentido, reclaman el pago de una deuda arrastrada desde el 2009 y el pago inmediato de la manutención de las guardias de Atención Primaria.

Acabar con la precariedad y temporalidad es otro de los objetivos de esta movilización, ya que, según los datos aportados por CESM, más del 40% de los médicos no tienen plaza en propiedad, entre los que se incluyen interinos y un “significativo y creciente” número de médicos con contratos eventuales y precarios. Para acabar con esta situación, exigen contratos de larga duración, al menos de 3 años, y la convocatoria anual de ofertas de empleo público con concurso de traslados previo.

La carrera profesional es otra de las reivindicaciones del sindicato médico. En este sentido piden que se active, homogeneice y amplíe, así como reclaman una mayor planificación de las necesidades de los profesionales médicos. Por ahí reclaman la revisión del plan de formación sanitaria especializada y unidades docentes para aumentar el número de plazas MIR. Aseguran que actualmente hay una carencia de médicos formados por falta de previsión en las necesidades, sin tener en cuenta el elevado número de jubilaciones.

Asimismo, piden la jubilación flexible entre los 60 y los 70 años. “Las jubilaciones forzadas, tanto por anticipación como prolongación, contra los derechos y expectativas de los médicos, redundan siempre en una lesión de nuestros derechos y empeoramiento de la calidad asistencial”, denuncian.

La octava reclamación del sindicato tiene que ver con la titulación de los profesionales. Reclaman la necesidad de garantizar que todos los médicos contratados por el Servicio Nacional de Salud cumplan los requisitos de titulación para trabajar en él o hacerlo en la especialidad correspondiente. Algo que, según denuncian, no se está cumpliendo.

Finalmente, advierten que se debe consolidar y garantizar la calidad del Servicio Nacional de Salud como uno de los pilares básicos del Estado del bienestar. Para ello, reclaman un modelo de financiación “estable y suficiente “que permita contar con los recursos humanos y técnicos adecuados para atender de la mejor manera posible la demanda de asistencia por parte de los ciudadanos.

No hay comentarios