El nuevo reglamento municipal de Participación Ciudadana carece de “participación ciudadana”

"Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio" considera que la Participación Ciudadana en Salamanca debe ser previa a la elaboración de los proyectos municipales. La Asociación denuncia que el proceso administrativo para la modificación del reglamento municipal carece, precisamente, de la participación de la ciudadanía.

La concejala de Participación Ciudadana, Carmen Sánchez Bellota

La Asociación “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” presentó en el mes de diciembre del año 2017 una serie de aportaciones ante la elaboración del borrador de nuevo “Reglamento para la Participación Democrática” por parte del Ayuntamiento de Salamanca, encaminadas a que el nuevo documento fuese adaptado a una sociedad más abierta en la que los dirigentes institucionales y los técnicos municipales deben ser más receptivos a las demandas, sugerencias y necesidades de los ciudadanos.

La Asociación, entonces, ya se interesó por conocer el calendario hacia la aprobación definitiva sin obtener respuesta. Tan sólo otra entidad participó en aquel momento, muy probablemente porque de forma casual tuviese conocimiento de un plazo que fue abierto sin publicidad alguna.

“Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” abogaba en sus consideraciones por un reglamento que diese mayor transparencia, de cara a la ciudadanía, de los procedimientos, inversiones y adjudicaciones del Consistorio; garantizar el acceso a la información; la creación de itinerarios para la tramitación de iniciativas; que cualquier sugerencia, queja, denuncia, etc. concerniente a la gestión municipal sea debidamente contestada; y que la participación ciudadana sea previa a la redacción de cualquier proyecto, inversión municipal, contrato de licitación, etc.

La participación ciudadana debe entenderse, por tanto, como el origen de la planificación municipal y no como aquello a lo que ha sido orientada en los últimos años; bien para aportar ideas de las que sólo prosperan aquellas que son de interés de los gobernantes y que además pueden atribuirse, bien para, a conveniencia, justificar decisiones difíciles de explicar en base a criterios sensatos o de un orden de prioridades lógico.

Un buen ejemplo de cómo funcionan los canales que para la Participación Ciudadana dispone el Ayuntamiento de Salamanca serían los Consejos Sectoriales. Al menos esta Asociación, en primera persona, puede denunciar públicamente que el Consejo Sectorial de Medio Ambiente y Urbanismo no se reúne desde el 30 de octubre de 2017 pese a que su Reglamento establece que debería reunirse “al menos una vez al semestre con carácter ordinario”.

Si dicho Consejo funcionase como cabe esperar por él pasarían proyectos de urbanización, reformas, actuaciones, planes, contratos, propuestas, etc. antes de iniciarse la tramitación política en comisiones y pleno municipal. Pero dado que el propósito es desprenderse de todo asesoramiento de la ciudadanía, de los contribuyentes, de los vecinos, dicho Consejo, cuando se ha reunido, sólo ha funcionado a título informativo o expositivo por parte del Ayuntamiento de Salamanca.

En las aportaciones que “Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio” hacía a la modificación del “Reglamento para la Participación Democrática” en la ciudad de Salamanca estaba una revisión de ese mejorable funcionamiento de los Consejos Sectoriales, la creación de otros nuevos, la incorporación y desarrollo de los “Presupuestos Participativos” y potenciar el “Concejo Abierto” como fórmula para la participación abierta, directa y sin trámites administrativos de todos los ciudadanos.

La Asociación ha tenido conocimiento de que el plazo para realizar alegaciones al Borrador de la Modificación del Reglamento fue de 13 días naturales durante el pasado verano, lo que únicamente fue anunciado en la sección correspondiente del sitio web del Ayuntamiento de Salamanca, quien no consideró conveniente comunicar por otras vías a las entidades inscritas en el Registro Municipal de Asociaciones la publicación del citado borrador, mientras que en los seis meses siguientes tampoco ha habido comunicación o resolución alguna que informe a las entidades ciudadanas de la tramitación del Reglamento que regula su participación en las decisiones municipales.

Como se desprende de todo el proceder que al parecer se está siguiendo la redacción del nuevo reglamento de Participación Ciudadana ésta adolece, precisamente, y de forma deliberada, de esa participación necesaria, obvia y demandada para el buen funcionamiento de la ciudad y de las relaciones entre la Administración Local y la ciudadanía.

No hay comentarios